El Norte de Castilla

CC OO alerta de que la protección de los parados se reduce más rápido que el paro

Carlos Castedo y Saturnino Fernandez.
Carlos Castedo y Saturnino Fernandez. / Á. B.
  • La mitad de los desempleados de Castilla y León no reciben prestación y el sindicato cree que la recuperación permite revertir los cambios que endurecieron el cobro

Puede que Castilla y León tenga menos paro que el conjunto de España, pero las condiciones en las que sobreviven los parados de esta región son más duras que en la media del país, según se deduce de un informe elaborado por el gabinete técnico de CC OO. Los datos revelan que la tasa de cobertura del desempleo es en la comunidad del 50,4%, frente al 57,7% de promedio nacional y que el porcentaje de desempleados con experiencia laboral que reciben prestaciones, ya sean contributivas o asistenciales, ha caído más de veinte puntos, desde el 72,8% del año 2010.

Con las estadísticas del mes de julio en la mano, Castilla y León se sitúa como la cuarta comunidad autónoma con una menor tasa de cobertura del desempleo. Peor parada sale Valladolid, que es la provincia con ratio más baja, del 47%, frente a los datos de Soria y Burgos, prácticamente en la media del país. En concreto, el número de personas desempleadas que perciben una prestación ascienden en la región a 76.893, de modo que hay otras 76.000 que han consumido ya el cobro de lo que les correspondió por haber cotizado y también el subsidio asistencial y al resto de ayudas (RAI y PAE).

Según ha alertado Caslos Castedo, responsable del gabinete técnico de CC OO, mientras en desempleo se ha reducido el 9,2% en la región en los últimos doce meses (hasta julio), el número de beneficiarios de prestaciones ha descendido el 12,2%. "Si cruzamos los datos del Servicio Público de Empleo con los de la EPA, más fiables en cuanto a número de parados, el resultado que es que la cobertura baja aún mas, hasta el 41,2%", ha señalado.

Asimismo ha llamado la atención sobre lo insuficiente de las cuantías percibidas, que son de 426 euros (congelado desde 2010) en el caso de la asistencial mínima, de unos 500 en caso de que el parado tenga cargas familiares y de 767 euros de media en cuanto a las contributivas. Una cantidad esta que era de 843 euros en 2012, antes de que el Gobierno introdujese una serie de modificaciones para endurecer su cobro y reducir el montante económico.

Los datos expuestos por Castedo han servido de base para que Saturnino Fernández, secretario regional de Empleo y Formación de CC OO haya reclamado "la reversión de los cambios que se introdujeron, ahora que estamos en periodo de recuperación del empleo". Según ha defendido, todos los subsidios asistenciales que se han creado para paliar la disminución de las prestaciones que son resultado de la cotización deberían replantearse para devolver a estas últimas las condiciones anteriores a la reforma. También ha demandado" la recuperación del subsidio para mayores de 52 años en las condiciones de acceso y garantías anteriores a la pasada legislatura" y que se articulen "mecanismos para que los parados de larga duración de más edad puedan recibir una pensión de jubilación digna".