El INE coloca a Castilla y León a la cola del crecimiento de la tabla autonómica en 2017

El INE coloca a Castilla y León a la cola del crecimiento de la tabla autonómica en 2017
Fotolia

La región pierde una décima de peso en la riqueza nacional y salva el tipo en la comparación por habitante gracias a la pérdida de población

Ángel Blanco Escalona
ÁNGEL BLANCO ESCALONA

El INE dijo la última palabra y no fue precisamente buena para Castilla y León. El pasado 1 de marzo la Contabilidad Nacional Trimestral de España estimó el crecimiento en volumen del PIB para los cuatro trimestres del año 2017, con un resultado del 3,1% para el conjunto del año. La distribución regional de ese dato refleja que Aragón fue la comunidad autónoma que registró un mayor crecimiento económico en términos de volumen (3,6%), seguida de Asturias (3,5%) y Madrid (3,4%). Los menores crecimientos correspondieron a La Rioja (1,8%) y Castilla y León (1,9%).

La mayoría de comunidades se situaron por encima del dato de la Unión Europea, que fue del 2,4%. Solo Castilla y León, La Rioja y las ciudades autónomas de Melilla y Ceuta se quedaron por debajo.

Por lo que respecta a la tasa de variación interanual del PIB a precios corrientes, Estadística la cuantificó en el 2,8% para la región (4% para el conjunto del país), un resultado que está tres décimas por encima del calculado por la Consejería de Economía y Hacienda pero que de todas formas es el menor de todas las autonomías, empatado con La Rioja.

Por secciones de actividad, las que registraron el mayor crecimiento en volumen en Castilla y León en 2017 fueron las actividades profesionales, científicas y técnicas; actividades administrativas y servicios auxiliares (6,8%);seguidas de la construcción (5,4%); la información y comunicaciones (4,4%);y el comercio al por mayor y al por menor; reparación de vehículos; transporte y almacenamiento; y hostelería (2,4%).

Tuvieron resultados negativos las actividades financieras y de seguros (-3,5%); y la agricultura, ganadería, silvicultura y pesca (-2,4%).

Con el 1,9% de incremento en su riqueza económica, Castilla y León encadenó el año pasado su cuarto ejercicio con incremento. Con los datos del INE, en 2013 la región creció el 0,2%;en 2014 lo hizo el 2,7%; y en 2016 el avance fue del 3,6%. Solamente en esta última ocasión logró la comunidad un incremento superior al del conjunto de España (3,3%).

Al informar sobre el crecimiento medio por autonomías en el periodo 2010-2017, Madrid y Murcia se alzan como las vencedoras con un acumulado del 1,5%, seguidas de Baleares (1,3%), Navarra (1,2%) y el País Vasco (1,1%). Castilla yLeón se queda con un modesto 0,2%, mejor que Cantabria (0,1%), que Castilla-La Mancha (0%);Asturias (-0,3%) y La Rioja (-0,5%). La media del país fue del 0,9%.

Riqueza por cabeza

El informe analiza también el PIB per cápita, el indicador que mide la relación entre el nivel de renta y la población, que se obtiene al dividir el Producto Interior Bruto de un territorio entre el número de sus habitantes. De acuerdo con la estimación del INE, la riqueza por barba se situó en Castilla y León en 23.555 euros, el 3,8% menos (1.444 euros) que los 24.999 de media nacional. La tasa de variación anual para la comunidad fue del 8,2%, superior al 7,4%del promedio del país y la segunda más elevada de la clasificación autonómica por detrás de Galicia (8,8%). Sin embargo, este acelerón no fue suficiente para que Castilla y León se alejase un poco más del ‘español medio’, ya que ese PIB per cápita que es el 94,2%de la media de España, en el año 2016 era el 94,4%.

Una vez más, la pérdida de población sufrida por la comunidad tiene como repercusión directa un incremento en su riqueza por habitante, que creció en 832 euros. Castilla y León ya batió en 2016 su anterior récord de riqueza por habitante, que eran los 22.421 euros de 2008. En 2016 fueron 22.723.

La comunidad de mayor PIB per cápita es la madrileña, con 33.809 euros, lo que representa el 43,5% más que la castellano y leonesa (en euros, 10.254).

Detalla el INE que Castilla y León perdió 20.000 habitantes de 2016 a 2017, año en que totalizó 2.423.900 personas. El retroceso es del 0,8% en términos porcentuales, el más pronunciado de España. Por ello, la región tiene una participación en la estructura poblacional de España del 5,2%, una décima menos que un año antes.

Y si ese es el peso de Castilla y León dentro del país desde el punto de vista humano, desde el económico sucede algo parecido. Los 57.094,3 millones de euros de valor total de su producción en 2017 otorgaron a la región una cuota participativa del 4,9% dentro del conjunto de España. El INE constata por primera vez la pérdida del soporte del 5% que sí registraba la comunidad en 2016.

Según puso de manifiesto un estudio de Ángel de la Fuente con series homogéneas y enlazadas del PIB, salvo en dos periodos de tiempo (de 1981 a 1987 y los años 1993 y 1995), la economía de Castilla y León siempre ha ido menguando dentro del Producto Interior Bruto nacional, en unas ocasiones solo unas centésimas y en otras, más de una décima. La suma de las nueve provincias de la región concentraba en 1955 el 8,2% de la riqueza del país y recién llegada la democracia, la economía castellana y leonesa representaba el 6,1% del PIB nacional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos