Los productores fotovoltaicos proponen crear parques sociales que viertan energía a la red

Óscar Puente, entre Alberto Nieto (izda) y Juan Antonio Cabrero./ALBERTO MINGUEZA
Óscar Puente, entre Alberto Nieto (izda) y Juan Antonio Cabrero. / ALBERTO MINGUEZA

Las familias de la región afectadas por el recorte retributivo reciben el apoyo de Óscar Puente para «un cambio radical de política energética»

Ángel Blanco Escalona
ÁNGEL BLANCO ESCALONAVALLADOLID

Las familias agrupadas en la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica (Anpier), que claman y reclaman contra los recortes aplicados en las primas que asfixian a quienes apostaron por la inversión en placas solares, demandan «un impulso de la producción renovable y social de la energía», con un nuevo marco normativo «que deje de bloquear el acceso de los españoles a la generación a través del autoconsumo», o bien permita crear «parques sociales que viertan energía a la red general y redistribuyan los beneficios».

En una asamblea que reunió a un centenar largo de afectados en el hotel Lasa Sport de Valladolid, los productores fotovoltaicos recibieron el apoyo expreso y total del alcalde de Valladolid y portavoz del PSOE, Óscar Puente. «Defiendo un cambio radical en lo que estamos haciendo y doy mi respaldo absoluto a las reivindicaciones de la asociación», dijo, porque «una apertura y una generalización de la energía fotovoltaica entre los particulares y las pymes, favoreciendo el autoconsumo» permitiría «acabar con la dependencia de las energías fósiles», corresponsables además de que «llevemos cinco meses sin ver una gota de lluvia».

Desde Anpier recordaron que hay 62.000 familias españolas, 6.000 de ellas en Castilla y León y 1.200 en Valladolid, «que destinaron sus ahorros e hipotecaron sus bienes para apoyar el desarrollo de un nuevo modelo energético en España solicitado por el propio Estado y que ahora ven cómo este Gobierno sí indemniza a los inversores foráneos». El vicepresidente de la asociación, Juan Antonio Cabrero, lamentó la ausencia de receptividad por parte del ministro Álvaro Nadal, «que ya ha dicho que no piensa revisar el marco de renovables en los próximos dos años», pese a que los arbitrajes internacionales .

Quién manda en España

«En España mandan las grandes compañías eléctricas, que para salvaguardar sus intereses en el ciclo combinado han conseguido un rescate mediante el déficit tarifario equiparable al de la banca y que provoca que en España el precio de la luz para hogares e industrias sea el más alto de todos los países de nuestro entorno», explicó Cabrero.

Para Anpier, «no nos encontramos ante una transición energética, sino ante una revolución tecnológica que hará que, gracias a las bajadas de precios de los equipos de producción, la energía dominante en el futuro, la que más vertirá a la red, será la producida por el sol».

La jornada sobre generación social fotovoltaica celebrada en Valladolid está enmarcada en la III edición del Camino del Sol y está recorriendo España, con 27 actos programados, «para trasladar a la ciudadanía, a los medios de comunicación, a los políticos y a los responsables de todas las Administraciones autonómicas, las urgencias que en materia energética se han de afrontar en España y en las que deben implicarse todos y cada uno de ellos».

En este sentido, Anpier ha creado una aplicación que prevé colocar en la web caminodelsol.org y permite visualizar el potencial generador de energía fotovoltaica de los municipios vallisoletanos de hasta 100.000 habitantes: ahorros posibles por autoconsumo, ahorros municipales e incluso los ingresos que podría obtener cada localidad a través de proyectos sociales de generación.

Como ejemplo, si dos de cada diez familias de Laguna de Duero (1.513 familias) destinaran 16.500 euros en una instalación cooperativa de generación fotovoltaica, lograrían un parque de 30 Mw, cuyos ingresos superarían los 35 millones de euros en 25 años, a repartir entre las familias inversoras. «Unos retornos económicos que se quedarían en la comarca».

Y si el 30% de las familias de Laguna instalaran sistemas de autoconsumo fotovoltaico lograrían, 25 años después, ahorrar 17 millones en gasto energético. «Un montante que también se quedaría en la ciudad».

Con una central fotovoltaica cooperativa de 30 Mw para la venta de la energía a la red, con autoconsumo fotovoltaico en el 30% de las viviendas privadas y con autoconsumo municipal para edificios públicos y alumbrado, Laguna de Duero y sus habitantes dispondrían de un beneficio total, al cabo de 25 años, de 55 millones, «con lo que se evitaría anualmente 22.000 toneladas de CO2» y generaría «un efecto económico multiplicador en otros sectores de la ciudad, al disponer los ciudadanos de más renta y supondría un menor gasto municipal, además de crear cientos de puestos de trabajo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos