Las peticiones de liquidez de la banca al BCE se moderan tras la calma en Cataluña

Sede del Banco de España. /EFE
Sede del Banco de España. / EFE

La deuda de las entidades con el emisor cae un 2,3% en noviembre tras dispararse en los días posteriores al referéndum del 1-O

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Los bancos españoles están regresando poco a poco a la calma financiera tras un mes de octubre marcado por la tensión independentista, que les llevó a disparar las peticiones de liquidez al Banco Central Europeo (BCE) por la incertidumbre generada en torno al proceso en Cataluña. En noviembre, la demanda de dinero que el conjunto de las entidades requirió al organismo emisor descendió un 2,3% hasta situarse en los 170.902 millones de euros, según los datos del Banco de España.

Esta menor apelación de dinero al BCE con respecto al mes anterior se encuadra en la calma registrada en el conjunto de los actores económicos tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución por parte del Gobierno, que le llevó a intervenir la Generalitat y convocar elecciones autonómicas para el próximo jueves día 21. La distensión, a la espera de los resultados de la cita electoral y de la posible formación de un nuevo gobierno en Cataluña, parece haberse instalado entre los banco españoles.

No fue así en octubre, cuando las peticiones de liquidez al BCE se dispararon hasta los 175.000 millones de euros, unos 4.000 millones de euros más que en el mes anterior. De hecho, en la primera semana de octubre, esa demanda de dinero alcanzó niveles récord hasta situarse en los 21.343 millones de euros.

Fueron los días en los que la inestabilidad política de la comunidad autónoma tras el referéndum del 1-O llevó a las dos grandes entidades con sede en Cataluña, CaixaBank y Banco Sabadell, a trasladar sus domicilios sociales a la Comunidad Valenciana ante la incertidumbre generada. Posteriormente, los bancos rebajaron esa demanda hasta niveles de unos 3.000 millones de euros diarios.

En cualquier caso, en noviembre, la deuda de las entidades españolas con el instituto emisor, no obstante, es un 25,68% superior con respecto al mismo mes de 2016. Así, la apelación de los bancos residentes en España al instituto emisor en noviembre representó el 22,29% de la apelación total del conjunto del Eurosistema, ligeramente por debajo del dato del mes anterior (22,66%).

Por su parte, la apelación bruta del conjunto del Eurosistema al organismo que preside Mario Draghi alcanzó en noviembre los 766.785 millones de euros, un 0,68% menos que el mes anterior, aunque un 40,69% más que el mismo periodo de un año antes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos