10.000 personas piden en Valladolid unas pensiones dignas para el presente y el futuro

Manifestación en defensa de las pensiones en Valladolid. / Ramón Gómez

Una marea de manifestantes ha llenado el centro de la ciudad, entre la Plaza Zorrilla y sus aledaños y la Plaza Mayor

El Norte
EL NORTEValladolid

Miles de personas, 10.000 según la Subdelegación del Gobierno (recuento de la Policía Nacional), han advertido hoy en Valladolid al Gobierno de que «tome nota» y «dignifique» el sistema público de pensiones que han puesto en peligro con sus reformas, al tiempo que han incidido en que las mejoras deben ir más allá de subir las mínimas, las de viudedad o bajar impuestos a los que más pensión cobran, porque eso es «pan para hoy y hambre para mañana».

Contenidos relacionados

La concentración ha tenido dos ramales que han confluido en la Acera de Recoletos. La primera de ellas estaba convocada por la Coordinadora Por unas Pensiones Dignas, mientras que para la segunda el llamamiento venía de los dos sindicatos mayoritarios, CCOO y UGT. Una vez allí, la cabecera de la manifestación se ha dirigido hacia la Plaza Mayor donde ha llegado la cola de la misma sobre las 13.00 horas, según informa Europa Press.

Lemas como 'Gobierne quien gobierne, las pensiones se defienden? o 'Corruptos y banqueros devolved nuestro dinero' la movilización ha exigido «protección» de un sistema que pasa por «problemas» y que, de no resolverse, ponen «en serio peligro» a los pensionistas del «futuro».

Así lo ha señalado Carmen Pérez, portavoz de la Coordinadora por unas Pensiones dignas de Valladolid, que, aunque asegura que el Gobierno es «sordo y ciego» ellos van a seguir con las movilizaciones hasta que «atiendan a todas nuestras reivindicaciones».

Unas reivindicaciones que pasan por subir las «pensiones mínimas al mínimo interprofesional», ya que denuncia que con un sueldo de 300 y 400 euros «no se puede vivir», que se «revaloricen al IPC real con carácter retroactivo» hasta llegar al salario que recoge la «Carta Social Europea y que estipula una dotación de 1.080 euros», ha continuado.

En este punto, el secretario general de UGT en Castilla y León, Faustino Temprano, ha advertido de que esta movilización no será la «última» porque hay que «conseguir los objetivos por los pensionistas actuales y por los del futuro».

«Las pensiones se tienen que revalorizar de acuerdo al IPC y el sistema de sostenibilidad de las pensiones tiene que modificarse con las reformas que hizo el PP en 2013 con el objeto de que los pensionistas no perdieran su base de cotización», ha reflexionado, para concluir diciendo que esta movilización debe convertirse en un «punto de inflexión».

Su homólogo en CCOO, Vicente Andrés, ha insistido en que el gobierno no puede ser «tan torpe de mirar a otro lado» después de la movilización «tan contundente» que no solo se está viviendo hoy en Valladolid, «sino también en el resto de la comunidad y España».

«Si no toma nota la movilización será mucho más contundente y se trasladará también al ámbito laboral, porque el problema de las pensiones tiene mucho que ver con él», ha reconocido para denunciar que el Gobierno esté intentando ligar las reformas a la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado.

«Esto no es cuestión de buscar socios o aliados para seguir Gobernando, sino de dar una solución a un problema que se está enquistando», ha admitido Andrés para señalar que está «en la mano del Gobierno hacerlo» y tiene «propuestas de los sindicatos encima de la mesa que son viables».

En la movilización han participado también representantes de la esfera política de Castilla y León. Entre ellos, la vicesecretaria general del PSOE, Virginia Barcones, que ha querido unir la voz de su formación a la del resto de la sociedad porque «creemos y defendemos el sistema público de pensiones de hoy y de mañana», ya que, ha señalado, «es uno de los pilares del estado de Bienestar».

Barcones ha denunciado las dificultades que tiene el PP con el «sistema público», ya que, ha recordado, que hace semanas se reclamaba una «mejor Sanidad Pública» y ahora unas «pensiones dignas». «El Gobierno tiene dificultades con el sistema público porque no cree en él», ha espetado.

Barcones, que ha incidido en que en un año los pensionistas de Castilla y León --«un cuarto de la población»-- han perdido cerca de 177 millones, ha cargado contra el Gobierno al considerar «inadmisible» que aquellos que han «soportado la crisis manteniendo también a sus hijos» se vean ahora «en esta situación» por lo que ha pedido al PP que vuelva al Pacto de Toledo que «rompió de forma unilateral».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos