La mayoría del Pacto de Toledo, partidario de volver a vincular las pensiones al IPC

La mayoría del Pacto de Toledo, partidario de volver a vincular las pensiones al IPC

La oposición fuerza a debatir la próxima semana la fórmula para revalorizar estas prestaciones

LUCÍA PALACIOSMadrid

Volver a vincular las pensiones al IPC. Así lo piden los miles de pensionistas que en las últimas semanas se están movilizando con mayor virulencia en las principales ciudades del país y así lo quiere la mayoría de grupos parlamentarios que desde hace varios meses mantienen reuniones periódicas en el marco de la comisión del Pacto de Toledo. Este clamor mayoritario ha forzado a modificar la hoja de ruta de esta comisión, que ayer -durante una reunión de alta tensión- acordó pasar a debatir este tema en el encuentro que mantendrán el próximo miércoles 7 de marzo. Así lo apoyaron también PNV, ERC y PDeCAT a iniciativa de PSOE y Unidos Podemos y pese a la oposición del PP, que quería continuar con el plan de trabajo previsto.

Hasta ahora la recomendación 2, que trata sobre el mantenimiento del poder adquisitivo y la mejora de las pensiones, había sido aparcada al tratarse de una línea roja para partidos como los dos principales partidos de la izquierda, que desde el comienzo de la puesta en marcha del Pacto de Toledo habían defendido que no se lograría llegar a un consenso mientras no se derogara el actual índice de revalorización y se volviera a vincular estas prestaciones con la evolución de los precios, tal y como se hacía antes de la reforma que el PP aprobó unilateralmente en 2013.

“Hay que recuperar el IPC o un índice que garantice el poder de compra de los pensionistas. No nos vamos a empeñar en que sea el IPC”, explicó la portavoz de los socialistas en esta comisión, Mercè Perea, que puntualizó que el PSOE no piensa “levantarse de la mesa” hasta que no haya acuerdo sobre este tema y, si no se logra unanimidad, presentará su voto particular para someterlo a votación y tratar de doblegar al PP en el Congreso.

Perea mostró su enfado porque ahora se tache de “oportunista” al PSOE por pedir algo por lo que llevan luchando desde el principio. “Llevamos más de un año batallando por las pensiones, hemos presentado ya 24 iniciativas y nos dicen oportunistas”, se lamentó la diputada socialista, que mostró su satisfacción porque su grupo “ha hecho lo que tenemos que hacer”. En este sentido, Perea pidió a Ciudadanos que pidiendo a si, como ha dicho su presidente, Albert Rivera, están a favor de mantener el poder adquisitivo de los pensionistas, adopten esa misma posición decidida en los debates del Pacto de Toledo.

Y es que la formación naranja es la que mantiene una posición más imprecisa a este respecto. “No podemos permitir una caída del poder adquisitivo de los pensionistas”, sostuvo a este periódico Sergio del Campo, portavoz de Ciudadanos en la comisión del Pacto de Toledo, que explicó que lo que defiende su partido es “buscar otra fórmula” de revalorización. “Si el Gobierno propone algún ajuste al índice de revalorización, ahí vamos a estar”, aseguró, mientras puntualizó que ellos son más partidarios de incrementar las pensiones mínimas que una subida generalizada, así como abordar el verdadero problema, que es cómo aumentar los ingresos.

Por su parte, la portavoz de Unidos Podemos en la comisión, Aina Vidal, pidió al gobierno “una rectificación clara” y vovler a vincular las pensiones al IPC. “Hay que dar respuesta a las demandas, los miedos y las dudas, más que justificadas, que tiene una parte de la ciudadanía", sostuvo.

La comisión de Toledo se reúne semanalmente desde hace varios meses y, aunque desde fuera muchas veces se le acusa de inmovilismo, la realidad es que han avanzado en varias recomendaciones, aunque bien es verdad que por el momento sin cerrar ninguna. Donde sí parece haber un amplio respaldo es en la necesidad de que una parte de los gastos actuales de la Seguridad Social se paguen vía presupuestos, como las políticas activas de empleo (como las deducciones y bonificaciones como la tarifa plana de los autónomos), los gastos de personal del sistema o la diferencia de cotización de ciertos regímenes respecto al general (los trabajadores del campo pagan menos pero tienen las mismas prestaciones), algo que supondría un ahorro para la Seguridad Social de miles de millones de euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos