El Norte de Castilla

Dieter Zetsche, presidente de Daimler y Carlos Ghosn, de Renault Nissan, en la sala de prensa del Salón del Automóvil de París. AFP
Dieter Zetsche, presidente de Daimler y Carlos Ghosn, de Renault Nissan, en la sala de prensa del Salón del Automóvil de París. AFP

Daimler ratifica su pacto con Nissan Renault que supone el 16% de los motores K9 de Valladolid

  • Los presidentes de ambas entidades destacan que tras siete años de colaboraión los proyectos comunes se intensifican en todos los ámbitos vehículos, motores y aprovisionamientos cruzados, en tres continentes

Daimler, la multinacional alemana mantiene un acuerdo con la alianza automovilística formada por Nissan y Renault que en estos siete años de pacto ha ahondado en la colaboración, que comenzó precisamente por los motores que desde Valladolid salen hacia dos factorías: la de Rastatt, en Alemania donde se produce el modelo Mercedes Clase A y la de Maubeuge, en el norte de Francia, de cuya cadena de montaje surgen tanto la Renault Kangoo como la furgoneta Mercedes Benz Citan. Los máximos responsables de ambas agrupaciones industriales, el presidente del consejo de administración de Daimler y responsable de Mercedes-Benz Cars, Dieter Zetsche y el presidente y consejero delegado de Nissan Renault, Carlos Ghosn, han expresado su confianza en la continuidad de un acuerdo beneficioso para ambas partes en el marco del Salón del Automóvil de París.

«A punto de cumplir su séptimo año en 2016, la colaboración estratégica entre la Alianza Renault-Nissan y Daimler AG entra en su fase de madurez», han declarado los dirigentes de ambas empresas durante el resumen anual de prensa en el Salón Internacional del Automóvil de París.

«La colaboración entre Daimler y la Alianza ha crecido y ha madurado» ha comentado Ghosn. «Esta colaboración se fundamenta en la cooperación y la confianza que se han visto fortalecidas a lo largo de estos años, con unos resultados claramente beneficiosos para cada uno de los socios. Al compartir los costes de desarrollo y de producción, hemos podido explorar nuevos segmentos y ofrecer a nuestros clientes unos vehículos más atractivos, dotados con las últimas tecnologías, a unos precios más competitivos», ha añadido el máximo representante de la multinacional francesa, con tres factorías en Castilla y León.

Dieter Zetsche ha agregado: «En estos últimos siete años, hemos establecido una colaboración que actualmente engloba desde los repuestos hasta las plataformas, desde el desarrollo conjunto a la coproducción y desde los turismos a los vehículos comerciales. Esto se ha logrado con unos equipos de proyecto muy diversos, que comparten sus competencias entre los distintos continentes. Nuestros ingenieros seleccionan las mejores ideas –lleguen de París, Stuttgart o Yokohama. Nuestra cooperación sigue prometiendo grandes resultados en el futuro, ha manifestado el dirigente de la compañía germana.

Un empujón para la planta vallisoletana

Cuando nació la colaboración entre Daimler y la Alianza Renault Nissan en abril de 2010, su perímetro se limitaba a tres proyectos, esencialmente en Europa. Desde estos modestos inicios, los proyectos comunes de ambos socios se han multiplicado en todos los ámbitos (productos, motores y aprovisionamientos cruzados) en Europa, Asia, Norteamérica y América Latina. Ese modesto comienzo, sin embargo, supuso un empujón para la fábrica de motores de Valladolid en un difícil momento para la firma gala, que veía peligrar la continuidad de algunas de sus instalaciones en España. La factoría de Motores vallisoletana surte desde entonces a la firma Mercedes de una versión del motor diésel K9 destinada al modelo Mercedes Clase A. Esta colaboración supone en la actualidad para la planta vallisoletana el 4% del total del cerca de millón de motores de gasóleo que se montan en estas instalaciones. Otro 12% de estos propulsores se destinan a los modelos Renault Kangoo y Mercedes Benz Citan que se fabrican de forma conjunta en las instalaciones de Maubege, en el norte de Francia.

Por todo el mundo

La colaboración se extiende en la actualdiad a la elaboración conjunta de eléctricas de los nuevos Smart Fortwo, Smart Cabrio y Smart Forfour, que junto con Renault Twingo fueron los primeros vehículos construidos sobre una plataforma común para Daimler y la Alianza. Lanzado en 2014, el Smart dos plazas se fabrica en la planta Daimler de Hambach (Francia), mientras que los vehículos de cuatro plazas se producen en la factoría Renault de Novo Mesto, en Eslovenia. Las primeras reacciones de los clientes ante los tres modelos fueron muy positivas. Por ello, se decidió profundizar en el proyecto y así lo anunciaron los dos dirigentes. Las versiones eléctricas han sido desveladas en el Salón del Automóvil de París. Los nuevos motores se producen en la factoría Renault de Cléon, en Francia, y una filial de Daimler, Deutsche ACCUmotive (Kamenz, Alemania) fabrica la batería para el Smart. Smart se convierte en la primera marca en proponer cada modelo de su gama con un motor de combustión o uno eléctrico con batería.

Compas es, por otra parte, la primera fábrica común de producción: en 2015, Nissan y Daimler colocaron la primera piedra de la fábrica de Aguascalientes, México, con una inversión de mil millones de dólares, donde se producirá la nueva generación de vehículos compactos de gama alta para Infiniti a partir de 2017 y para Mercedes-Benz a partir de 2018. En mayo de 2016, de acuerdo con el calendario establecido, comenzaron las contrataciones y se empezó la construcción de la factoría. Se prevé que la planta esté terminada en 2017 y que se inicien entonces los preparativos para la producción piloto de vehículos Infiniti. Se establecerá un nuevo protocolo de evaluación de la calidad. Se calcula que la factoría produzca más de 230.000 unidades al año antes del 2020. Estos modelos se fabricarán también en otras plantas de Daimler y de Nissan en Europa y en China.

Una pick-up fabricada en Córdoba y Barcelona

La cooperación se amplía a la pick-up de una tonelada: En 2015, Daimler y Nissan anunciaron el desarrollo común de la primera pick-up Mercedes-Benz. Esta pick-up compartirá una parte de su arquitectura con el nuevo Nissan NP300. Daimler se encargará de la ingeniería y del diseño para responder a las necesidades específicas de sus clientes en Europa, Australia, Sudáfrica y América Latina. Este vehículo hará gala de todas las características y prestaciones que distinguen a Mercedes-Benz. La pick-up Mercedes-Benz se producirá en la factoría Renault de Córdoba, Argentina, y en la de Nissan de Barcelona, donde también se fabricarán sus 'primas' Nissan NP300 Frontier y Renault Alaskan. En octubre, Mercedes-Benz avanzará más detalles sobre el diseño, la estrategia comercial y los mercados de la nueva pick-up.

En el caso de Norteamérica el acuerdo supone la producción común de motores y el desarrollo de proyectos de aprovisionamientos cruzados para las piezas de motor, lo que evidencia una cooperación inédita en el segmento de los grupos motopropulsores que abarca tanto los motores como las transmisiones. La fábrica Nissan de Decherd de Tennessee, en los Estados Unidos, es representativa del éxito de la fabricación compartida de motores. En junio de 2014, se inició la producción de motores de gasolina de 2 litros y 4 cilindros para Nissan y las operaciones para los motores Daimler comenzaron en octubre de 2014. Desde entonces, la fábrica ha producido alrededor de 250.000 motores. La ampliación de la fábrica, que se decidió a principios de 2016, está en marcha. La fábrica Nissan de Decherd se ha convertido en un pilar importante de la red mundial de producción de Daimler, que se caracteriza por su flexibilidad (además de responder a la demanda local, la fábrica exporta motores hacia las plantas sudafricanas de Mercedes en East London, y componentes mecanizados hacia Alemania). .