El Norte de Castilla

España supera a Brasil y se consolida como octavo fabricante mundial de vehículos

Línea de producción del Captur en la planta de Renault en Valaldolid.
Línea de producción del Captur en la planta de Renault en Valaldolid. / G. VILLAMI
  • El 18% de la producción del año pasado salió de alguna de las cuatro factorías abiertas en Castilla y León

España ocupó en el año 2015, la octava posición como fabricante mundial, superando a Brasil, según los datos de OICA (organización Mundial de Constructores de Automóviles). En total, en el año 2015 se fabricaron en el mundo 90 millones de vehículos, de los que el 3%, es decir, 2.733.201 vehículos, son “made in Spain”.

El ránking estuvo liderado, un año más por China, que fabricó 24.503.326 vehículos con un crecimiento del 3,3%, en segunda posición quedó Estados Unidos con un total de 12.100.095 vehículos y un incremento del 3,8% y cerrando el pódium, Japón con un total de 9.278.238 vehículos y un descenso del 5,1%.

Cabe destacar que España es el país que mayor crecimiento registró el pasado año entre los países del top-10 mundial, con un incremento del 13,7%. Con estas cifras España vuelve a ser el segundo fabricante europeo de vehículos, sólo por detrás de Alemania. Si nos referimos a vehículos comerciales e industriales, España volvió a liderar el ránking europeo.

Casi uno de cada cinco vehículos que se fabricaron en España durante el año pasado salió de una de las cuatro factorías abiertas en Castilla y León. La comunidad autónoma ha ganado peso en la producción automovilística el año pasado y la cuota de fabricación de la región ha pasado desde el 15,7% del total de las unidades fabricadas en el año 2014 a ensamblar el 18,2% del total de los vehículos que se montaron el año pasado en las fábricas españolas. Un crecimiento de 2,5 puntos que supone un afianzamiento de la industria de la automoción castellano y leonesa cuyas cuatro plantas ensambladoras han cerrado el año con cifras de incremento con relación a las del ejercicio anterior. Aún así, no se logró, aunque por poco, el objetivo de superar el medio millón de unidades y el año finalizó con 2.500 menos que ese máximo.