La banca eleva al Ibex-35 por encima de los 10.500 puntos

Bolsa de Madrid./Efe
Bolsa de Madrid. / Efe

El selectivo nacional remonta un 0,74% en la sesión, hasta los 10.523,40 puntos

REGINA R. WEBBMadrid

Atrás han quedado las dudas del arranque de semana. Con la temporada de resultados en plena ebullición, los inversores han hecho sus apuestas y, tal y como iba adelantando las expectativas del consenso, se esperan buenas cifras. Con ello, las principales plazas europeas han prolongado los buenos ánimos del cierre del lunes con subidas que rozaron el 1% de manera generalizada.

El principal indicador de la Bolsa española lideró entre los grandes índices. El Ibex-35 cerró con una subida del 0,74%, hasta los 10.523,40 puntos. La clave no es otra que la banca, donde los inversores comienzan a poner en precio la recuperación de sus márgenes ante la subida de los tipos. Han sido la gran apuesta del día. Banco Sabadell escaló un 3,69% en la sesión, Bankia un 2,80%, Bankinter un 2,22%, CaixaBank un 2,07%, BBVA un 2,02% y Banco Santander un 1,84%. Mañana miércoles presentan resultados Bankia y Bankinter; el jueves BBVA; y el viernes el Sabadell, CaixaBank y Banco Santander.

El rally en el cobre se contagió a las mineras, que han tenido una buena sesión en consecuencia. En el mercado nacional, eso se tradujo en una subida del 3,24% en ArcelorMittal.

Ferrovial (-2,08%) se desmarcó del optimismo, castigado por un informe negativo del equipo de analistas de Deutsche Bank, que retira su valoración de “compra” y reduce su precio objetivo para la compañía. Un 1,45% se dejó Grifols y un 0,89% Indra.

El grueso de la temporada de resultados del segundo trimestre arranca mañana. Además de la banca, se enfrentarán al mercado las cuentas de Abertis, Gas Natural, Endesa, Gamesa, Mapfre, Mediaset, Ence, Ebro Foods, NH Hoteles y Neinor Homes.

En el resto de Europa, el FTSE 100 londinense escaló un 0,77%; el Cac francés, un 0,65% y el FTSE MIB italiano, un 0,62%. El Dax alemán fue el más rezagado, con una subida del 0,45%. Y es que la renovada fortaleza del euro hace temer por los efectos negativos de la divisa en las exportadoras alemanas. La divisa comunitaria ha cogido un nuevo impulso frente al dólar tras conocerse que la confianza empresarial en Alemania batió las expectativas. Así, el euro se va a máximos de casi dos años, para intercambiarse al cierre europeo por 1,1653 dólares americanos.

Un impulso que también se ha visto en el petróleo por segundo día consecutivo. El barril de crudo Brent se disparó un 2,84%, hasta los 49,98 dólares la unidad ante la promesa de Arabia Saudí de mayores recortes en las exportaciones de crudo.

En Wall Street también están sentando bien los resultados empresariales, aunque con ánimos más tímidos que en Europa. Las buenas cifras de Caterpillar y McDonald’s llevan al Dow Jones a una subida del 0,58%, mientras que la decepción de las cuentas de Google (Alphabet) pesa en los índices de tecnología.

En el mercado de deuda, el Tesoro americano retrocede ante el arranque de dos días de reunión de la Reserva Federal. Los inversores también optaron por vender intensivamente deuda de gobiernos europeos y con mayor fuerza la de los periféricos. Así, la rentabilidad exigida al bono español a 10 años subió al 1,520% y la prima de riesgo repuntó a los 97 puntos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos