El Norte de Castilla

Una huelga en la mayor productora de cobre del mundo preocupa a los mercados

Varios mineros chilenos se preparan para su protesta.
Varios mineros chilenos se preparan para su protesta. / Magaly Vicedo (EFE)
  • Las empresas chinas "no tienen opción, pues tienen existencias de cobre para algunos días, no para tres meses"

La mina Escondida, la mayor productora de cobre del mundo, fue paralizada este jueves por un huelga por tiempo indefinido que amenaza la oferta y precios del metal y puede impactar en el crecimiento de Chile. Unos 1.200 operarios que reclaman aumentos salariales acamparon a las afueras de ese gigantesco complejo del norte chileno que es operado por una sociedad que tiene a la australiana BHP Billiton como principal accionista.

Los trabajadores reclaman contra la reducción de sus sueldos en hasta 300 dólares y cláusulas discriminatorias en contratos para nuevos trabajadores, dijo a la AFP Carlos Allendes, vocero del sindicato. Asimismo, exigen un reajuste del 7 % y un bono de unos 39.000 dólares. Los 2.500 trabajadores de Escondida reunieron un fondo de 389.000 dólares para esta huelga que, vaticinan, será "larga y dura". En 2006 una huelga en esta mina duró 26 días.

BHP Billiton suspendió la producción por 15 días y pidió a los trabajadores evitar la "violencia".

La huelga inquieta a los mercados que temen un alza de precios; máxime cuando la situación también es inestable en la segunda mayor mina del mundo; la de Grasberg, en Indonesia, administrada por la corporación estadounidense Freeport-McMoRan. Con 679.000 toneladas de concentrado y 312.000 toneladas de cátodos de cobre, Escondida es la mayor mina del mundo por producción al responder por el 5 % de la oferta global.

La huelga podría afectar el precio del cobre, el cual estuvo en sus menores niveles durante los últimos cuatro años debido a la disminución de las adquisiciones de China, mayor importador mundial. "Eventualmente pudiera darse una situación de un efecto temporal en el precio del metal según la producción de la mina y otras condiciones del mercado. No es tan fácil señalar cuantos centavos van a ser", dijo Aurora Williams, ministra de Minería de Chile, mayor productor de cobre del mundo con un tercio de la oferta total.

Analistas indican que si la huelga se prolonga por un mes, provocaría una merma del 0,2 % del ya débil PIB de Chile. En 2016, las exportaciones de cobre chileno, principal fuente de divisas del país, cayeron 8,9 % debido a la bajada de precios. Tras una sostenida caída, el metal acumuló un alza 30 % a final del pasado año, la mayor en 18 meses, empujado por la promesa del nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de invertir en infraestructuras.

"Escondida tiene los trabajadores mejor pagados del país con un salario promedio de 150.000 dólares anuales", dijo a la AFP Gustavo Lagos, profesor de minería de la Universidad Católica. Lagos considera que una victoria de los trabajadores sería negativa pues podría provocar un efecto cascada en las negociaciones de los convenios colectivos de otras minas que expiran este año, cuando el sector afronta a una profunda reducción de gastos ante la caída de precios y producción y la desaceleración de China.

"Una huelga en Escondida será importante, no solo a causa del efecto que tendrá en la producción y el equilibrio del mercado, sino también a causa del peso simbólico que tendría en un momento en que las negociaciones de este año podrían afectar a 2,5 millones de toneladas de extracción minera (de cobre) en el mundo, es decir, el 12 % de la producción mundial", dice en una nota Dane Davis, del banco Barclays.

China, primer consumidor mundial, podría sufrir una "escasez estacional", debido a la huelga en Escondida, aunque un repentino aumento de los precios no bastará para desalentar su demanda, dijo a la AFP Chris Wu, analista de CRU. Las empresas chinas "no tienen opción, pues tienen existencias de cobre para algunos días, no para tres meses", agregó.

No obstante, tras un período difícil por la desaceleración económica, China recuperó el apetito en 2016 (con importaciones récord de cobre por 4,95 millones de toneladas), gracias a un boom inmobiliario y más inversión en infraestructura. Pero el salto en las importaciones podría durar poco si el endeudado gobierno chino intenta reequilibrar la economía en detrimento de la industria pesada porque "no puede mantener el nivel de gastos en infraestructuras", dice Wu.