El Ibex-35 se viene abajo al final, pese a los máximos de Wall Street

Imagen de archivo de la Bolsa de Madrid.
Imagen de archivo de la Bolsa de Madrid.
  • Por segunda sesión consecutiva, el sector bancario ha arrastrado al selectivo a pérdidas, incluso después de haber recibido el apoyo de Goldman Sachs

  • El Ibex-35 cedió un 0,28%, para dar un último cambio en los 9.331,50 puntos; el euro perdía al cierre alrededor de medio punto porcentual y se colocaba por debajo del nivel de 1,07 unidades

Jornada de ida y vuelta en el Ibex-35. El selectivo español comenzaba el día en rojo y en el entorno de los 9.310 puntos. Pronto fue recuperando posiciones, para entrar en positivo a las doce de la mañana. En verde y cerca de los 9.400 puntos logró mantenerse hasta las cuatro y media de la tarde. Entonces, el indicador se vino abajo y volvió a entrar en negativo. Al cierre daba un último cambio en los 9.331,50 puntos, lo que supone un descenso del 0,28%.

El índice que más cayó fue el PSI-20 de Lisboa, que perdió un 0,74%, seguido del Cac 40 francés, que se dejó un 0,49%. Mejor que el selectivo español lo hizo el Ftse Mib de Milán, que registró un descenso del 0,17%. En verde cerró el Ftse 100 británico, que avanzó un 0,20%, mientras que el Dax alemán ganó un 0,34%. Pérdida en algunos mercados europeos, pese a que en Wall Street se instalaban los avances, con el Dow Jones volviendo a niveles sobre los 20.100 puntos y el S&P 500 rozaba los 2.300 puntos. 

En el ánimo de los inversores pesaba BNP Paribas, que cedía más de un 4,5% tras presentar unos resultados que decepcionaron al mercado. El mayor banco francés ponía, de esta manera, un signo de interrogación sobre las perspectivas de crecimiento de su mercado de origen, lo que se suma a las incertidumbres políticas existentes sobre Francia y las elecciones de la primavera. En todo caso, sus caídas se contagiaron al resto del sector financiero europeo, que encabezó los descensos dentro del Eurostoxx 50. Así, tras BNP Paribas se colocó Société Générale, con un descenso del 2,50%. El Santander, Intesa SanPaolo y Deutsche Bank también se colocaron entre los diez valores que más sufrieron dentro del Eurostoxx 50. 

En el Ibex-35, el sector financiero fue el que peor lo hizo, con Bankinter a la cabeza, al retroceder un 2,19%. Después se colocó el Santander, que perdió un 1,99%, mientras que CaixaBank retrocedió un 1,85%. A este último valor en concreto le pudo afectar que Criteria anunciara la venta de un 5,3% de CaixaBank con un descuento del 3%. Entre los peores también se colocó Bankia, al perder un 0,84%. El Popular, por su parte, se dejó medio punto porcentual y BBVA, un 0,20%. Los bancos no fueron los únicos grandes valores que cerraron en rojo: Repsol perdió un 1,44%, mientras que Telefónica cedió un 0,26%. 

Pero liderando los ascensos cerró otro banco: el Sabadell, que terminó con una subida del 1,76%, coincidiendo con las buenas expectativas transmitidas al mercado: prevé cerrar 2017 con un beneficio neto de 800 millones de euros, un 12,6% superior al logrado un año antes, de acuerdo con la actualización de su plan estratégico. Después se situaron Viscofán, Red Eléctrica, Grifols, Inditex, Iberdrola y Enagás, con avances de más de un punto porcentual. Las subidas de estos últimos valores hacen pensar que los inversores han apostado por compañías más defensivas. De hecho, también se cuentan entre las compañías alcistas Gas Natural, Dia o Aena.

La deuda, más tranquila

Al menos, en la jornada de este martes las rentabilidades de los bonos se movieron a la baja de manera generalizada. El rendimiento de los títulos franceses bajaba desde el 1,13% hasta el 1,09%, mientras que la rentabilidad de los bonos españoles caía por debajo del 1,75%, y la de sus comparables italianos retrocedía del 2,35% hasta el 2,32%. También a la baja se movían los intereses de los títulos estadounidenses y alemanes. 

La única excepción vino de la mano de Grecia: el interés de los títulos a diez años avanzaba desde el 7,45% hasta el 7,60%, mientras el rendimiento del dos años pasaba desde el 8,50% hasta el 9,25%. Ello, debido a que el mercado tiene la sensación de que al país se le está acabando el tiempo para completar la revisión del programa de rescate antes de que comience la cargada agenda electoral de este año en Europa el próximo 15 de marzo en Países Bajos. En principio, el acuerdo debería llegar el próximo 20 de febrero, cuando se reúnen los ministros de Finanzas de la UE. Pero a ello, se une una dificultad más y es que hay discrepancias entre el FMI y la UE sobre las proyecciones de la economía griega y la sostenibilidad de la deuda y hay dudas de que el Fondo continúe en el programa de apoyo a Grecia. Y, en definitiva, el país mediterráneo tiene que hacer frente a vencimientos de 7.000 millones de euros en julio. 

El euro, con todo ello, perdía un 0,55% con respecto al billete verde y el tipo de cambio se situaba por debajo del nivel de 1,07 unidades. El dólar se reforzaba con respecto a la cesta de monedas más importantes. De hecho, encadenaba su quinta sesión consecutiva de avances. La sensación de riesgo, de todas maneras, era menor hoy que días antes, puesto que el precio del oro retrocedía un 0,15%, hasta los 1.233 dólares la onza. 

El crudo cotizó a la baja: el barril de Brent, de referencia en Europa, bajaba un 1,56%, hasta perder el nivel de los 55 dólares. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, perdía un 1,21%, hasta los 52,37 dólares. Esa caída del petróleo, debido a que las estadísticas oficiales de Estados Unidos revelaron que los inventarios de crudo crecieron por quinta semana consecutiva.