El Norte de Castilla

El Ibex sube un 0,55%, pero continúa estancado en los 8.600 puntos a la espera de la OPEP

Bolsa de Madrid.
Bolsa de Madrid. / Juan Carlos Hidalgo (Efe)
  • En el mercado de deuda, la prima de riesgo se coloca en 129,9 puntos básicos, con la rentabilidad del bono a diez años en el 1,523%

El tedio sigue siendo el principal protagonista en el Ibex-35: en la sesión de hoy intentó atacar los 8.700 puntos a las diez y media de la mañana, pero se replegó, para mantenerse durante gran parte de la sesión prácticamente plano en el entorno de los 8.620 puntos. A partir de la apertura de la Bolsa de Nueva York registró un tirón alcista que le llevó a terminar el día en los 8.667 puntos, lo que supone una revalorización del 0,55%. El índice va camino de completar tres semanas enteras sin despegarse de los 8.600 puntos. Aunque ello no impediría que vaya a cerrar el mes de noviembre con un recorte del 5,44%, a falta de una jornada. 

El Ftse Mib de Milán fue el índice más rentable del día, con una subida del 2,13%, dado que Intesa SanPaolo registró una fuerte subida del 4,25%, convirtiéndose en el valor más rentable del Eurostoxx 50. Ello, quizás, como explica Daniel Pingarrón, de IG, porque, pese a que parece que el "no" en el referéndum sea el resultado más probable, es posible que no se salde con una dimisión de Matteo Renzi: "Aunque esa fuera la intención real del líder socialdemócrata, es posible que el presidente de la República no acepte la dimisión y le pida seguir unos meses más al frente del Gobierno, teniendo en cuenta la reestructuración bancaria que atraviesa el país y la reforma de la ley electoral, que aún no está ultimada. Esta cuestión, de producirse de esta manera, podría ser una buena noticia para los activos trasalpinos". 

A continuación, el Cac 40 francés, que se anotó un 0,91%. El Dax alemán, por su parte, se anotó un 0,36%. En rojo, el PSI-20 de Lisboa, que retrocedió un 0,26%, mientras que el Ftse 100 británico se dejó un 0,40%. Todos los indicadores aceleraron al final. 

Y es que la Bolsa de Nueva York abrió al alza, después de la publicación de datos de crecimiento en Estados Unidos: de acuerdo con la segunda revisión, el PIB americano creció un 3,2% en el tercer trimestre en tasa anualizada, dos décimas más de lo esperado por los analistas. Y ello gracias al tirón del consumo personal, que creció un 2,8%, cinco décimas más de lo esperado por los analistas. Además, el índice de confianza del consumidor que elabora la Conference Board subió desde los 100,8 puntos hasta los 107,1 puntos, frente a los 101,5 puntos que esperaba el consenso de analistas. Aunque la evolución del precio de la vivienda decepcionó, los resultados del Cyber Monday mostraron ventas on-line récord, con un incremento del 12% respecto a un año antes, de acuerdo con datos de Adobe Digital Insights. 

Con ello, ante la presión que este dato puede imprimir sobre la Reserva Federal para que suba los tipos ya este mes de diciembre, vimos un repunte de las rentabilidades de los bonos americanos a diez años, desde el 2,31% hasta el 2,34%. También subió el rendimiento de los bonos alemanes a diez años: desde el 0,20% hasta el 0,23%. 

En cambio, bajaron los rendimientos de los títulos de la periferia europea. Sobre todo los de los títulos italianos, que retrocedieron desde niveles cercanos al 2,10% hasta el 1,97%, debido a la fuerte demanda que tuvieron sus emisiones de deuda hoy, pese a los riesgos que se atribuyen al referéndum que tendrá lugar el próximo domingo. La rentabilidad del bono español a diez años bajó desde el 1,55% hasta el 1,50%.

Con esa combinación, asistimos a un estrechamiento de las primas de riesgo: la de España cayó por debajo de los 129 puntos básicos. 

IAG, el mejor, y Acerinox, el peor

En el selectivo español, IAG encabezó los ascensos, con una revalorización del 2,58%. A continuación se colocaron Gamesa y el Popular, con ganancias de más de dos puntos porcentuales. Después, ACS, que se anotó un 1,80%. Viscofán, Dia, Bankinter, Santander y Ferrovial ganaron más de un punto porcentual. Entre los grandes valores también destacaron Telefónica y BBVA, que se anotaron alrededor de un 0,95%. Iberdrola también terminó al alza: se anotó un 0,23%. 

Acerinox fue el peor valor del día, con un descenso del 2,10%. A continuación, Aena, Indra, tras lanzar la opa sobre Tecnocom, Endesa y Acciona, con pérdidas de más de un punto porcentual. Seguidamente, Enagás, que se dejó un 0,74%, mientras que Red Eléctrica retrocedió un 0,61%, y Gas Natural, algo más de medio punto porcentual. 

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, GAM encabezó los ascensos, con una revalorización del 14,81%, seguido de Deoleo, que se anotó un 7,89%. Después se colocó Tecnocom, con un avance del 6,30%, tras la opa lanzada por Indra. En la jornada de ayer, antes de conocerse la operación, se disparó un 13,39%. La oferta es por 4,25 euros por acción. Hoy ha terminado la jornada cambiándose por 4,05 euros por acción. En negativo, Dogi fue el peor valor, con un descenso del 28,10%, seguido de Amper, que retrocedió un 8,33%. 

Divisas y materias primas

En el mercado de divisas, el tipo de cambio entre el euro y el dólar llegaba al cierre de la sesión europea en el entorno de 1,0615 unidades, niveles similares a los del cierre de la sesión anterior. Ello, después de haber marcado mínimos por debajo de 1,057 unidades poco después de las dos de la tarde. 

En el mercado de materias primas, fuerte caída del barril de Brent, de referencia en Europa: al término de la sesión perdía un 3,67%, tras haber ganado un 2,12% en la sesión anterior. Con ello, se cambiaba por 46,47 dólares. Ello, ante la incapacidad que están mostrando los socios de la OPEP para acordar el recorte de la producción. La reunión de los países de la OPEP comienza mañana. En principio, parece que Irán no quiere aplicar recortes a su producción, mientras que Arabia Saudí cree que sus vecinos deberían tener un papel importante en cualquier acuerdo que se alcance. De acuerdo con Daniel Pingarrón, de IG, si finalmente no se alcanza un acuerdo mañana, es probable que tengamos reacciones rápidas en forma de declaraciones de los representantes de los países implicados en las negociaciones, que sigan alimentando la expectativa de que se alcanzará un acuerdo en el corto plazo.