El Norte de Castilla

El Ibex-35 gana un 2,2% en la semana pese a la caída del 1,25% de hoy

Imagen del parqué madrileño.
Imagen del parqué madrileño. / Efe
  • El selectivo cierra la sesión con un recorte del 1,25%, para dar un último cambio en los 8.823,60 puntos

Los inversores se inclinaron por la recogida de beneficios tras las dos sesiones consecutivas de ascensos en que el Ibex-35, por ejemplo, se había anotado cerca de un 3%, tras las reuniones del Banco de Japón y de la Reserva Federal norteamericana cuyas decisiones tan bien sentaron, en general. La del primero, por controlar la curva de tipos para darle un poco de pendiente a partir de los diez años. La del segundo, por no subir los tipos de interés y avanzar un ritmo más moderado en el proceso de endurecimiento monetario a partir de que vuelva a incrementar el precio del dinero.

En la sesión del viernes, las ventas se fueron acelerando conforme fueron transcurriendo las horas: el selectivo español comenzaba la jornada en el entorno de los 8.880 puntos (la sesión de ayer la terminó en el entorno de los 8.935 puntos), pero pronto, pasadas las once de la mañana bajó hasta los 8.800 puntos, cota que se pasó defendiendo hasta el final de la sesión. Al cierre, la conservaba, al dar un último cambio en los 8.823,60 puntos, lo que supone un recorte del 1,25%. En la semana recupera un 2,2%, después de pérdidas de más de un 4% la semana anterior.

En la semana le ganan el Dax alemán y el Cac 40 francés, que se han anotado alrededor de un 3,5%, mientras que el Ftse Mib de Milán, con su subida del 1,6% en las cinco últimas sesiones se ha convertido en el más discreto.

En la jornada, sólo el Ftse Mib de Milán perdió también más de un punto porcentual. El PSI-20 de Lisboa, por su parte, se dejó un 0,77%. El Cac 40 francés y el Dax alemán cedieron cerca de medio punto porcentual. El Ftse 100 británico, mientras, terminó el día prácticamente en tablas.

Lo que posiblemente movió a las ventas, además de la recogida de beneficios impuesta por el vértigo que suscitaba haber recuperado los niveles previos al 'Brexit', fue la agenda económica europea, de la que el mercado extrajo la conclusión de que la economía del Viejo Continente se está enfriando. Por ejemplo, el PIB del segundo trimestre en Francia se contrajo un 0,1%, mientras que el índice de gestores de compras del sector industrial en la zona euro se colocó por debajo de lo esperado, lo que empujó al indicador compuesto a decepcionar, pese a que el del sector industrial batió expectativas.

El peor, el Ibex-35, por la banca

Si el selectivo español fue el peor del día ello fue debido a la fuerte caída de los bancos. Así, el Sabadell fue el peor, con un descenso del 4,15%. Después se colocó CaixaBank, con un retroceso del 3,75%, mientras que Bankinter y el Santander perdieron alrededor de un 3,25%. También Bankia cedió más de un 3%, mientras que el Popular cayó un 2,70%. El mejor de los bancos fue BBVA, con un descenso de sólo un 0,7%.

Tras los bancos, Técnicas Reunidas, que retrocedió un 1,54%, mientras que Inditex, Red Eléctrica e IAG se dejaron más de un punto porcentual.

Entre los peores, más 'blue chips': Telefónica e Iberdrola cayeron un 0,94% y un 0,86%, respectivamente.

En verde, ArcelorMittal fue el valor que más subió, con una revalorización del 2,43%. Además de éste, sólo otros cuatro valores cerraron en verde y con ganancias de menos de un punto porcentual. Así, ACS se anotó un 0,71%, mientras que Meliá ganó un 0,26%; Merlín Properties y Repsol apenas ganaron alrededor de un 0,05% cada uno.

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Dogi fue el valor más rentable, con una subida del 4,11%, seguido de OHL, que ganó un 3,63%. En rojo, ningún valor perdió más que el Sabadell y CaixaBank.

En el Eurostoxx 50, el peor fue el Santander, seguido de cerca por Intesa SanPaolo, que sufrió un recorte del 3,20%, mientras Deutsche Bank se dejó otro 2%.

En todo caso, aunque las pérdidas en Europa eran mayores, también en Wall Street los índices sufrían descensos, coincidiendo con la publicación del índice de gestores de compras del sector manufacturero en Estados Unidos, que ha caído en septiembre desde los 52 hasta los 51,4 puntos.

Bonos, divisas y materias primas

En el mercado de deuda, vimos una ligera subida de las rentabilidades de los bonos, también por cierta recogida de beneficios en los títulos, puesto que los datos económicos de la sesión no hacían pensar en subidas de tipos ni de la inflación. El interés de los títulos españoles a diez años subió desde niveles del 0,92% en que terminaba la sesión de ayer hasta el 0,96%. El de los alemanes a diez años, mientras tanto, corregía desde el -0,10% hasta el -0,08%.

En el mercado de divisas, el euro registraba un ligero avance al cierre desde el nivel de 1,12 unidades hasta 1,1230. De todas formas, son niveles inferiores a los máximos que tocó la jornada pasada, cuando superó el nivel de 1,1250 unidades. Aunque lo más significativo en este mercado fue la caída de la libra hasta su nivel más bajo en cinco semanas después de que el ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, haya afirmado que cuenta con activar el 'Brexit' a principios del año que viene, cuando el mercado contaba con que no fuera hasta finales de 2017.

En el mercado de materias primas, el barril de Brent cedía levemente, un 0,3%, hasta los 47,51 dólares. Y algo parecido sucedía con el barril de West Texas, que se dejaba un 0,10%, hasta los 46,12 dólares. No hay demasiada confianza en que la OPEP llegue a un acuerdo para estabilizar el precio del petróleo, aunque Rusia ha apuntado que se unirá a las conversaciones si el cártel llega a un arreglo para conseguirlo, mientras trascendía que Arabia Saudí ha realizado una oferta a Irán, que en principio quiere, no rebajar la producción, sino recuperar sus niveles previos a las sanciones. Pero a las seis de la tarde el precio del petróleo se vino abajo. Y, posiblemente, por dos razones. Por un lado, la Fed ha propuesto una nueva regulación por la que los bancos de inversión tendrán que tener más reservas para sus inversiones en materias primas físicas. Así, el barril de Brent, a las seis en punto de la tarde, que era cuando se conocía la propuesta de la Fed, retrocedía cerca de un 2,80%. Por otro lado, Arabia Saudí declaró que la reunión de la próxima semana sólo será una oportunidad para hablar, pero no para tomar decisiones.

El oro, por su parte, encadenó su quinta sesión consecutiva de ascensos, hasta los 1.338 dólares la onza.