El Ibex-35 pierde los 8.000 con la libra cayendo más

Interior de la Bolsa de Madrid.
Interior de la Bolsa de Madrid. / Emilio Naranjo (Efe)
  • El selectivo español cierra la sesión con un descenso del 1,75%, para dar un último cambio en los 7.926,30 puntos

Las pérdidas del Ibex-35 fueron de menos a más conforme fue transcurriendo la jornada. El índice comenzó el día rondando los 8.000 puntos, para venirse abajo a partir de las nueve y media de la mañana para estabilizarse en el entorno de los 7.900 puntos, y otra vez a partir de la apertura de la Bolsa de Nueva York, que provocó que el índice perdiera esa cota que luego volvió a recuperar. El castigo, de todas maneras, en el selectivo español fue importante, de un 1,75%, para dar un último cambio en los 7.926,2 puntos. Ya son tres días consecutivos de descensos tras el rebote que logró acumular después de la debacle provocada por el 'Brexit'.

El peor de todos los indicadores fue el Ftse Mib de Milán, que retrocedió un 2,26%, tras el que se colocó el Cac 40 francés, que sufrió un descenso del 1,88%. Algo menos que el selectivo español sufrió el Dax alemán, que terminó el día con una caída del 1,67%. El PSI-20 de Lisboa y el Ftse 100 británico perdieron alrededor de un 1,25%. En el índice británico se nota cómo suben las compañías exportadoras y cómo bajan las compañías más expuestas al mercado doméstico, así como las empresas inmobiliarias.

En el selectivo español, sólo tres valores se salvaron de los recortes. Mediaset fue el único de ellos que terminó en verde: se anotó un 0,32%. A continuación, Abertis y FCC terminaron la jornada en tablas.

En negativo, el peor fue IAG, que retrocedió un 7,47%. Después se colocó el Popular, que se dejó un 4,36%, mientras que Bankia y el Sabadell cedieron alrededor de un 3,8%. Más de un 3% también retrocedieron Merlin Properties y Técnicas Reunidas, mientras que Indra se dejó prácticamente un 3%. Más de un 2% perdieron Telefónica, Mapfre y ArcelorMittal. Entre los grandes, además de la operadora, también Santander, BBVA y Repsol, que se retrocedieron alrededor de un 1,8%.

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Sniace fue el valor más rentable, con una subida del 14,48%, seguido de Urbas, que ganó un 10%. En negativo, Codere fue el valor que más cayó, con un descenso del 9,52%. Fue el único que bajó más que IAG. También pérdidas de más de un 7% para Pharma Mar.

En el Eurostoxx 50, Deutsche Bank fue el valor que más sufrió, con un recorte del 5,56%. Ningún valor del índice terminó la jornada en positivo. Pero en el índice bancario paneuropeo los italianos volvieron a ser los peores: Banca Popolare de Emilia Romagna retrocedió algo más de un 7%, mientras que el Banco Popolare SC se dejó más de un 6%. Entre los diez peores, se colocaron, además de Deutsche Bank, Commerzbank. Y varias entidades españolas.

Divisas, deuda y materias primas

Bolsas a la baja y descenso también de la libra: al cierre de la jornada, retrocedía alrededor de un punto porcentual frente al billete verde. De acuerdo con Goldman Sachs, Deutsche Bank y Citigroup, la libra caerá hasta niveles de 1,20 contra el dólar, ante las expectativas de más actuaciones monetarias por parte del Banco de Inglaterra. El objetivo de Deutsche Bank es incluso peor: ve al tipo de cambio en 1,15 para finales del año 2016. De momento ya se encuentra en 1,28 unidades, nivel que se encuentra cuatro centavos por debajo de los mínimos tras el 'Brexit'.

Los efectos financieros del 'Brexit' no tienen freno en la City londinense, con otras dos gestoras, Henderson y Columbia Threadneedle, suspendiendo sus fondos inmobiliarios. Con ello, con los productos de Aviva, M&G y Standard Life, ya son cinco los fondos cuyos reembolsos se han suspendido.

El euro también caminaba a la baja respecto al billete verde: retrocedía alrededor de un 0,10%, hasta el nivel de 1,1065 unidades.

El dólar sigue siendo refugio, aunque en la jornada de hoy se mostraba dubitativo en su tipo de cambio con el euro, porque el mercado estaba a la espera de la publicación de las actas de la última reunión de política monetaria de la Reserva Federal norteamericana.

En el mercado de deuda, los rendimientos de los títulos de la periferia caminaban a la baja: de los de los bonos españoles a diez años, hasta el 1,16% desde el 1,18%, mientras que el de sus comparables italianos retrocedía hasta el 1,23% hasta el 1,26%. En cambio, se recuperaba algo el interés de los bonos alemanes: hasta el -0,18% desde el -0,19% en que terminaba la sesión anterior. El rendimiento de los bonos americanos a diez años se mantenía en el entorno del 1,38%. Esto último, después de la publicación de unos índices de gestores de compras del sector servicios americano que han batido expectativas y que mostraban la mayor expansión de su actividad de los últimos siete meses. Ello contrasta con los decepcionantes datos publicados en Estados Unidos, con los pedidos de fábrica de Alemania en mayo, así como la producción industrial de España de ese mismo mes. Por eso, quizás, los índices americanos aguantaban mucho mejor en la sesión de hoy: el Nasdaq estaba en verde, con ganancias de alrededor de un 0,20%, mientras el S&P 500 se encontraba plano y el Dow Jones cedía alrededor de un 0,15%.

Si bien no se acentuaba la entrada de dinero en los bonos, sí lo hacía en el oro, que ganaba posiciones por sexta sesión consecutiva, para rondar los 1.370 dólares la onza, su nivel más alto desde 2014.

Pero el petróleo perdía posiciones: el barril de Brent, de referencia en Europa, retrocedía un 0,60%, hasta los 47,67 dólares. El barril de West Texas, de referencia en Estados Unidos, también perdía en torno a un 0,60%, hasta los 46,31 dólares.