video

La economista Nuria Chinchilla, en el Foro Económico de El Norte, presentado por el subdirector del periódico, Ignacio Foces. / Ramón Gómez.

«Las personas equilibradas llevan a familias sólidas y empresas productivas»

  • La profesora Nuria Chinchilla aboga por aplicar valores éticos para favorecer un liderazgo empresarial responsable y también por jornadas laborales más racionales

La economista Nuria Chinchilla, profesora del IESE Business School y doctora en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Navarra, ha aprovechado el Foro Económico de El Norte de Castilla celebrado este jueves en Valladolid para ofrecer un manual de instrucciones a los directivos de las empresas para que tiendan a lograr un 'liderazgo empresarial responsable para una sociedad sostenible', tal y como ha titulado la conferencia que ha ofrecido en el hotel Vincci Frontaura, en una cita con el mundo de la empresa que ha vuelto a estar patrocinada por la Junta de Castilla y León, Banco Sabadell, Gullón, Corporación Llorente y Collosa.

  • Foro Económico de El Norte de Castilla con la profesora Nuria Chinchilla

Nuria Chinchilla, directora del centro de investigación I-WIL IESE y titular de la cátedra Mujer y Liderezgo, ha tratado también de dar respuestas a la compleja situación de conciliar la vida profesional con la familiar y con la personal, una materia sobre la que ha investigado profusamente y que ha recogido también en un libro titulado 'Dueños de nuestro destino', del que es autora junto a Maruja Moragas.

Horarios más racionales y flexibles

Nuria Chinchilla se ha basado permanentemente en la necesidad de aplicar valores éticos a las actuaciones personales y colectivas para lograr de esta manera fámilias sólidas, empresas más productivas y en definitiva una sociedad más sana. La profesora se ha inclinado por una 'cultura enriquecedora' que favorezca en la sociedad los principios de la Ilustración de igualdad, libertad y fraternidad, fente a una 'cultura contaminadora' que conduce a una sociedad desvinculada, en donde no hay nada que perdure, con empresas mecanizadas, familias débiles, personas descentradas y empleados escasamente comprometidos con sus empresas.

Impulsora de un neofeminismo sobre la aportación específica al mundo de la empresa y el trabajo y de los estilos femeninos de dirección, la profesora Chinchilla ha abogado también por la necesidad de establecer horarios de trabajo más racionales y flexibles, empezando por adelantar una hora el huso horario español, para poder conciliar mejor el trabajo con la vida familiar. También se ha inclinado por jornadas laborales más racionales y flexibles, incluso en aquellos sectores menos favorecedores, como las industrias con turnos o la hostelería. «Siempre se puede organizar mejor el trabajo», ha señalado.