Hacienda aprueba el déficit autonómico pese a la rebelión de las comunidades

La consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, saluda al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. / Ballesteros (Efe)

Hasta nueve regiones, todas las del PSOE más Cataluña y Cantabria, votaron en contra del déficit del 0,3% para 2018

David Valera
DAVID VALERAMadrid

Hacienda sacó adelante el objetivo de déficit del 0,3% para las comunidades en 2018 con la oposición de una mayoría de autonomías. En concreto, se opusieron a la senda las nueve regiones, las siete gobernadas por el PSOE además de Cataluña y Cantabria. El ministro Cristóbal Montoro contó con siete votos gracias a las cinco comunidades populares además de Ceuta y Melilla, mientras que Canarias se abstuvo. Sin embargo, el sistema de votación que otorga al Gobierno la mitad de los votos dejó la rebelión en algo simbólico.

Las comunidades que rechazaron los objetivos consideraron que el Estado se reserva un mayor margen para cumplir con el déficit. De hecho, destacaron que mientras el objetivo para las comunidades se reduce un 50% al pasar del 0,6% de 2017 al 0,3% de 2018, el límite del Estado sólo lo hace un 36% al pasar del 1,1% al 0,7%. Por eso, pidieron durante el Consejo de Política Fiscal y Financiera celebrado ayer un reparto más equitativo entre distintas administraciones. También se aprobó la senda de estabilidad hasta 2020 que incluye el equilibrio presupuestario para las comunidades en 2019 y 2020.

“No se nos puede pedir un esfuerzo adicional en la disminución del déficit, repercutirá con menos ingresos en la prestación de servicios públicos", señaló el consejero de Aragón, Fernando Gimeno. Asimismo, otras comunidades achacaron las dificultades para alcanzar los objetivos de déficit a su infrafinanciación. Así, el consejero de Hacienda de la Comunidad Valenciana, Vicent Soler, pidió reformar el problema de la financiación autonómica par resolver “la ineficiencia global de las comunidades autónomas en general y de algunas en particular". Otra de las comunidades más beligerantes fue Andalucía. Su consejera de Hacienda, María Jesús Montero, calificó el objetivo del 0,3% de “rechazable” y “reprobable”.

Por parte de Cataluña acudió a la reunión el consejero de Justicia, Carles Mundó, en sustitución el vicepresidente y consejero de Hacienda, Oriol Junqueras. El responsable catalán reivindicó los déficit asimétricos para las comunidades -una postura que defiende también la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal- al considerar que no tiene sentido aplicar "un criterio uniforme para todas". "Queremos que se permita un nivel de déficit congruente con la situación de cada administración", explicó Mundó.

Fotos

Vídeos