Europa suspende a Castilla y León en calidad de gobierno

Europa suspende a Castilla y León en calidad de gobierno

La UE analiza el nivel de imparcialidad, eficiencia y corrupción de sus 202 regiones y coloca a la comunidad autónoma en el puesto 121º

Ángel Blanco Escalona
ÁNGEL BLANCO ESCALONAVALLADOLID

¿Es verdadero o falso que la gente de su comunidad autónoma debe recurrir a cualquier tipo de corrupción para obtener algún servicio público básico? ¿Está usted totalmente en desacuerdo o totalmente de acuerdo con la afirmación de que 'la autoridad fiscal de su comunidad trata a todas las personas por igual'? ¿En los últimos doce meses algún funcionario público le ha pedido a usted o a un miembro de su familia algún tipo de regalo informal o soborno en cuestiones relativas a la educación, la salud, la Policía o cualquier otro servicio público? Con una veintena de preguntas como estas, la Universidad de Gotemburgo elabora el Índice Europeo de Calidad de Gobierno (EQI), el único informe de calidad institucional disponible a nivel regional en la Unión Europea. En su edición de febrero de 2017, al frente de la cual están los profesores Nicholas Charron y Víctor Lapuente, la comunidad de Castilla y León obtiene una puntuación de 42,3 sobre 100, lo que coloca a la región en el puesto número 121 de un total de 202 territorios. El trabajo detalla que esta posición se encuentra por debajo de la que corresponde a Castilla y León en función de su Producto Interior Bruto per cápita, que es la número 110, en virtud de su registro, que es el 84,2% del PIBde la UE-28.

El informe publicado por la Comisión Europea señala que la 'calidad del gobierno' –entendida como un gobierno que actúa de manera imparcial, eficiente y sin corrupción– «es un factor crucial para explicar las notables diferencias en el desempeño socioeconómico de las comunidades políticas».

Las regiones que más han mejorado en el último estudio son las orientales, y algunas de ellas han sobrepasado a muchas regiones occidentales. Por el contrario, son las regiones de Europa occidental las que muestran los descensos más notables, si bien son bastante heterogéneas en términos de calidad de gobierno. La mayoría de las regiones del norte de Europa se mantienen entre las de mejor comportamiento, mientras que en los últimos años se ha producido una caída de numerosas regiones del sur, en particular en Italia, Grecia y España. En otras palabras, «la geografía parece importar, pero no determina completamente la calidad del gobierno en una región», señala el estudio.

Castilla y León obtiene una puntuación de 4,23;en España lideran el País Vasco (6,36),Navarra (6,03) y Cantabria (5,86)

Así las cosas, de los tres pilares que establecen los autores, Castilla y León solo aprueba uno: obtiene una puntuación de 63,6 sobre 100 en Calidad (se valora la calidad de la educación, la del sistema de salud y la de la aplicación de la ley) que la coloca en la posición 91.

En el pilar de Imparcialidad, el resultado es de 42,2 (el análisis abordó si hay personas que obtienen ventajas especiales en educación, en sanidad y en la aplicación de la ley; y si todo el mundo recibe el mismo trato en esos ámbitos, así como por parte de las autoridades fiscales), lo que hunde a la comunidad autónoma en el puesto 142 de 202 regiones.

El pilar de Corrupción es el que deja peor parada a Castilla y León, que recibe 39,6 puntos para situarse en el lugar número 137. En este apartado se valora, además de si existe corrupción en la educación, sanidad y fuerzas de seguridad, si los corruptos recurren a esta práctica por necesidad o por avaricia. También si las elecciones estuvieron completamente limpias de sospecha.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos