Nissan Ávila recurre a contrataciones temporales por un incremento de producción

Trabajadores de Nissan en la factoría de Ávila. /EL NORTE
Trabajadores de Nissan en la factoría de Ávila. / EL NORTE

Fundación Anclaje revisará cada tres meses el cumplimiento de los acuerdos para transformar esta planta en una fábrica de componentes de la Alianza Nissan, Renault y Mitsubishi

Julio G. Calzada
JULIO G. CALZADAValladolid

La fábrica de camiones de pequeño tamaño de la multinacional automovilística Nissan en Ávila ha tenido que recurrir a la contratación temporal de personal para cubrir los pedidos de producción que acumula en estos momentos, una paradoja para una planta que abandonará definitivamente la fabricación de automóviles el año próximo. La contratación de personal fue dada a conocer ayer por el presidente del comité de empresa de esta factoría abulense, Rubén Zazo, en el transcurso de la primera reunión de la Fundación Anclaje que analizará cada tres meses la deriva de esta planta, amenazada de cierre en el mes de junio último y que continuará su andadura como una planta de la Alianza Nissan, Renault y Mitsubishi, centrada en la fabricación de componentes y recambios para los automóviles del grupo.

La Fundación Anclaje, de la que forman parte el Gobierno de Castilla y León, la patronal Confederación de Empresarios (Cecale) y los sindicatos Comisiones Obreras y Unión General de Trabajadores centra sus esfuerzos en lograr que las empresas amenazadas por un posible cierre encuentren futuro bien mediante su venta a otros promotores o su conversión en una nueva fórmula de negocio. En el caso de Nissan Ávila, el de Arroyo de la Encomienda, en Valladolid, ha sido el primer encuentro para comprobar cómo se cumplen los acuerdos alcanzados con los trabajadores con la multinacional promovidos por el líder de esta alianza automovilística para España, el también presidente de Renault España y director mundial de Fabricación y Logística de Renault, José Vicente de los Mozos.

«Se trata de la primera reunión y, por el momento, lo único que hemos pedido a la fundación es que permanezca vigilante al cumplimiento de los acuerdos y a que las ayudas públicas prometidas se atengan a que los plazos se mantengan», ha comentado Rubén Zazo al término del encuentro. «Ya sabemos que habrá expedientes de regulación de empleo (ERE) cuando acabe la producción y comience el proceso de adaptación a la nueva producción, pero igual que los trabajadores han tenido que hacer sacrificios y admitir una importante bajada de sueldos, esperamos que ahora la empresa cumpla con todos sus compromisos, no como ha ocurrido anteriormente», ha avisado Zazo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos