Las multinacionales extranjeras crean en dos años veinte mil empleos en la comunidad

Fábrica de GSK en Aranda, que el año pasado celebró el 35 aniversario de su apertura en 1981, cuando comenzó la producción de Ventolín./SUSANA GUTIÉRREZ
Fábrica de GSK en Aranda, que el año pasado celebró el 35 aniversario de su apertura en 1981, cuando comenzó la producción de Ventolín. / SUSANA GUTIÉRREZ

La recuperación eleva a 187 la presencia de filiales en Castilla y León

Ángel Blanco Escalona
ÁNGEL BLANCO ESCALONAVALLADOLID

Hace algo más de un año, cuando Valladolid estaba ‘caliente’ por los anuncios de deslocalización de multinacionales como Lactalis o Mondelez, el presidente de la Junta afirmaba que no se debía «estigmatizar» a estas empresas, sino reconocer «las contradicciones del modelo capitalista liberal» por el que «unos se van y otros vienen» (algunos, puntualizaba, gracias a «los esfuerzos de la Junta para captar inversiones extranjeras»). Lo decía Juan Vicente Herrera durante una visita a las instalaciones de la multinacional Cognizant en el Parque Tecnológico de Boecillo.

Además de ese carácter ‘pasajero’ al que se refería Herrera, habría que añadir que las multinacionales son, por encima de todo, rentables. Podría decirse que tienen un olfato hiperdesarrollado para las oportunidades de negocio y para los indicios de bonanza económica y no pierden el tiempo. Según informa el INE, entre los años 2013 y 2015 el número de multinacionales con filiales en Castilla y León pasó de 157 a 187 y su cifra de negocio progresó de 5.452,4 a 11.880,6 millones de euros, más del doble.

Las sucursales de estas grandes empresas también crearon empleo de forma intensa en la comunidad autónoma. Comenzaron el primero de esos dos ejercicios con unas plantillas de 12.324 personas y terminaron el segundo con 31.702. Es decir, registraron un aumento de 19.378 empleados, o del 157%.

Las sucursales foráneas acaparan el 22% de la cifra de negocios empresarial de la región con el 8,5% de los ocupados

Para completar la visión panorámica de lo que representan las multinacionales en Castilla y León hay que tener en cuenta que apenas suponen el 0,19% del total de sociedades que componen el tejido empresarial de la región. En el conjunto de España también son un porcentaje mínimo, aunque el triple, en concreto el 0,60%. Eso sí, en la comunidad, esos casi doce mil millones de facturación equivalen al 22% de lo logrado por el total de empresas instaladas en el territorio. En toda España esta cuota se eleva al 29,1%.

Y en cuanto al empleo, sus trabajadores suponen el 8,5% del total regional (dos años antes apenas eran el 3,5%), frente al 13,8% de personas ocupadas que emplean en el agregado de España. Así que, lo dicho:su rentabilidad se pone de manifiesto al constatar que las filiales de estas grandes empresas extranjeras son capaces de facturar, en el caso de la región, casi tres veces más del empleo que generan, ya que acaparan ese 22% de la cifra de negocios empresarial con poco más del 8% de los ocupados.

Desembarcos comerciales

A las ‘tradicionales’ filiales de multinacionales extranjeras radicadas en Castilla y León (léase Renault, Nissan, Iveco, Michelin, L’Oreal, Bridgestone, GlaxoSmithKline –GSK–, Lesaffre...) se han unido, pues, un buen puñado en los últimos años, al calor de la recuperación y de las buenas expectativas económicas que desde 2014 comenzó a ofrecer España en general.

Ejemplos de recientes aterrizajes en la comunidad son los de los gigantes del comercio Ikea, Primark, Decathlon, Tiger o H&M, entre otros. También se han producido adquisiciones de empresas o unidades de negocio que tenían capital regional, como es el caso de la norteamericana Amri, que desembarcó en la farmacéutica Gadea; la mexicana Extrusiones Metálicas, que adquirió la concursada Metales Extruidos; o la agroalimentaria Ceralto, que se hizo con la planta de Briviesca de la que desprendió el Grupo Siro.

Según la base del INE, en el año de referencia, el valor de la producción de las filiales extranjeras en la comunidad fue de 10.773,4 millones de euros, frente a los 3.739,3 millones de dos años antes. Supone el 29% del total fabricado en Castilla y León, en línea con la media nacional. En cuanto a las compras y trabajos realizados por otras empresas ascendió a 9.294,2 millones, el 25% del total.

Coste de la mano de obra

Con el 8,5% del total de trabajadores ocupados, los gastos de personal de las filiales foráneas en Castilla y León suponen el 16% del total empresarial (1.124,7 millones), aunque lógicamente el desfase entre la masa salarial de los directivos y el coste de la mano de obra desvirtúa la relación. En España, con el 13,8% de los ocupados, los gastos de personal representan el 23,3%.

La inversión bruta en activos materiales de estas compañías ascendió en 2015 en la comunidad a 499,7 millones, el 26% del total. Las multinacionales extranjeras con sedes en Castilla y León venden fuera de España el 73,3%de lo que facturan, frente al 43%de media nacional.

La facturación y las plantillas de estas grandes empresas se duplicaron con creces entre los años 2013 y 2015

La Estadística de Filiales de Empresas Extranjeras en España del INE señala que facturaron 488.156 millones de euros y ocuparon a 1.380.544 personas en 2015. Francia (18,1%), Estados Unidos (15,6%) y Alemania (13,9%) fueron los países cuyas filiales en España generaron mayor cifra de negocios. Las ramas de actividad donde las filiales extranjeras obtuvieron mayor cifra de negocios fueron Material de transporte (14%) e Industrias extractivas, energía, agua y residuos (12,2%).

Simultáneamente, el INE publicó la Estadística de Filiales de Empresas Españolas en el Exterior, que revela que estas generaron una cifra de negocios de 185.027 millones y ocuparon a 654.994 personas. Reino Unido (15,6%), Estados Unidos (12,5%) y Brasil (11,4%) fueron los países donde generaron mayor cifra de negocios, mientras que las ramas con mayor presencia fueron Información y comunicaciones (con el 20,3% de la facturación generada por las filiales) e Industria manufacturera (17,1%).

Fotos

Vídeos