La justicia europea reconoce a Gullón el derecho de utilizar su marca O2

Línea de fabricación de Galletas Gullón en la localidad palentina de Aguilar de Campoo./El Norte
Línea de fabricación de Galletas Gullón en la localidad palentina de Aguilar de Campoo. / El Norte

El tribunal determina que la marca que da nombre a unas galletas puede ser empleada de forma legítima por la compañía palentina

EL NORTEValladolid

El Tribunal General de Justicia de la Unión Europea ha dado la razón a la compañía palentina Galletas Gullón en relación a dos logotipos comerciales de la galletera cuyo uso había prohibido la Oficina de Propiedad Intelectual de la UE (EUIPO). La justicia europea determina ahora que los iconos pueden ser empleados de forma legítima por la compañía alimentaria, que había recurrido la decisión de la EUIPO tras una solicitud de caducidad de la empresa británica de telefonía O2 Holdings Ltd.

Los dos logotipos comerciales de Gullón, dos signos tridimensionales con las letras «O2» en color rojo y azul, fueron registrados en los años 2004 y 2009, pero la empresa británica presentó en 2014 dos solicitudes de caducidad contra las marcas, ya que, según alegaban, estos «no habían sido objeto de un uso efectivo durante un período ininterrumpido de cinco años».

La EUIPO optó entonces por retirarle a Galletas Gullón sus derechos sobre las marcas reproducidas debido a la falta de uso, ya que en su uso comercial presentaban un aspecto diferente a aquel con el que habían sido registradas y el logotipo no figuraba en las facturas aportadas por la sociedad palentina.

Además, la Oficina de Propiedad Intelectual europea señaló que las ventas de los productos comercializados bajo estas marcas «no eran significativas» y que la empresa palentina «no había sido capaz de justificar un uso constante de las marcas durante el período pertinente ni un uso efectivo de las mismas respecto de los consumidores finales».

Derechos de uso

Ante el recurso de Gullón, el Tribunal General de Justicia de la UE ha decidido este lunes anular las decisiones de la EUIPO y devolver a la compañía alimentaria española sus derechos de uso de la imagen de marca que habían registrado.

Ese tribunal, con sede en Luxemburgo, considera que la Oficina de Propiedad Intelectual cometió un error al considerar que las marcas de Galletas Gullón no habían sido usadas de forma efectiva, ya que «las modificaciones aportadas a las marcas respecto a los originales registrados no alteraban su carácter distintivo».

Además, la corte determina que Gullón había comercializado las galletas en cuestión durante un tiempo lo suficientemente largo como para afirmar que su uso era efectivo, aunque el volumen de ventas fuera bajo, informa Efe.

Fotos

Vídeos