Empresa Familiar pide cogestionar la ADE, «que se ha convertido en un paquidermo»

José Miguel Isidro, a la derecha, y Eduardo Estévez./EL NORTE
José Miguel Isidro, a la derecha, y Eduardo Estévez. / EL NORTE

La asociación elabora un documento con 67 propuestas y demandas a las tres administraciones «para crecer y crear empleo de calidad»

Ángel Blanco Escalona
ÁNGEL BLANCO ESCALONAVALLADOLID

Los empresarios familiares de Castilla y León creen que la Agencia de Innovación, Financiación e Internacionalización Empresarial (ADE), que ahora se llama Instituto para la Competitividad Empresarial es «un ente ineficiente que debería transformarse en un organismo público-privado» en cuyo consejo tuvieran cabida «empresarios de reconocido prestigio». Esta propuesta, lanzada hoy por parte del presidente de la asociación Empresa Familiar de Castilla y León (EFCL), está recogida en un documento de propuestas sectoriales dirigidas a mejorar la competitividad del tejido empresarial de la región.

En palabras de José Miguel Isidro, «la ADE ha ido creciendo más y más hasta convertirse en un paquidermo lento, difícil de movilizar y poco eficiente». En opinión de los empresarios familiares, la entrada del sector privado en el órgano ejecutor de las ayudas públicas de la Junta «contribuiría a que todos rememos en la dirección adecuada».

En este mismo sentido, el director de EFCL, Eduardo Estévez, ha señalado que «su manera de trabajar no es válida para las actuales necesidades de las empresas». Recientemente, la asociación ha colaborado con la Consejería de Economía y Hacienda (de la que depende la ADE) en la redacción del Plan de Crecimiento Innovador con el que la Junta pretende favorecer el aumento de tamaño de las pymes de la comunidad mediante la mejora de la financiación y la inyección de 75 millones de euros hasta 2020.

Documento «de trinchera»

Las propuestas recogidas en el documento presentado por EFCL, «elaboradas desde la independencia, sin connotaciones políticas y a pie de trinchera empresarial», según Isidro, abarcar a los sectores productivos de industria, construcción, servicios, agroalimentario, comercio, transportes y forestal. «Queremos aportar soluciones y que las administraciones conozcan qué es lo que la empresa familiar necesita para crear más empleo, más rápido y de mayor calidad», ha manifestado Estévez.

Entre las sugerencias están la agilización de plazos para obtener licencias, una apuesta más decidida por la atracción de grandes empresas, «que después tienen gran capacidad de arrastre de otras más pequeñas», o propiciar que las microempresas del sector alimentario se agrupen en cooperativas para que estas ganen dimensión y productividad.

También se han referido a la necesidad de una mayor colaboración público y privada en el sector de la construcción, que reclama asimismo un impulso a la rehabilitación de viviendas y menos dilaciones municipales en la contratación. «Creemos que en la estructura de los pliegos debería pesar más la parte técnico que la económica, ya que esta última da pie a bajas temerarias», ha señalado Estévez.

El sector servicios reclama líneas de financiación específicas, no vinculadas a inversiones, y el cumplimiento de la ley de pagos en 30 días. Por otro lado, EFCL cree que el sector forestal debería pasar a depender de la Consejería de Agricultura y dejar Fomento. Y también en otro orden de cosas, demandan una lucha más eficaz contra la competencia desleal y la economía sumergida, «ya que actualmente está enfocada en inspecciones y sanciones que reaen en las empresas legales».

Otra sugerencia, en este caso del sector comercial, pasa por la puesta en marcha de una formación específica, tanto universitaria como de FP, en comercio electrónico. «No podemos seguir formando carretilleros -ha puesto como ejemplo Isidro-, cuando lo que va a hacer falta son técnicos de mantenimiento de carretillas automatizadas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos