José Miguel Isidro: «El dividendo es sagrado y hay que repartirlo»

Pablo Fernández, director de Empresa Familiar-Legal de PwC; José Miguel Isidro, presidente de EFCL, y María Sanchíz, socia responsable del Área de Empresa Familiar de PwC..
Pablo Fernández, director de Empresa Familiar-Legal de PwC; José Miguel Isidro, presidente de EFCL, y María Sanchíz, socia responsable del Área de Empresa Familiar de PwC.. / EL NORTE
  • El presidente de Empresa Familiar de Castilla y León y del grupo palentino Europac recuerda que muchas sociedades familiares han fracasado porque no se han destribuido dividendos

La aplicación del artículo 348 bis de la Ley de Sociedades de Capital, que recoge el derecho de separación de socios en el caso de que no haya un reparto de dividendos, centró una jornada de trabajo que organizó la asociación Empresa Familiar de Castilla y León (EFCL) en colaboración con PwC.

El seminario reunió a cerca de una treintena de propietarios de empresas familiares de la región y tuvo como finalidad analizar la aplicación de esta normativa y de algunos de los tributos que afectan a este tipo de compañías, concretamente el impuesto sobre Patrimonio y el impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.

La jornada fue presentada por el presidente de EFCL, José Miguel Isidro, quien consideró que este artículo es una medida que contribuye a consolidar las empresas familiares, dado que prevé el pago de dividendos a todos los accionistas de la empresa, estén o no en la gestión de la misma.

«La sociedad es de los accionistas», indicó Isidro, quien explicó que muchas sociedades familiares han fracasado porque no se han repartido dividendos, y los accionistas «tienen derecho a cobrar el dividendo, siempre que la situación de la empresa y los planes de crecimiento de la empresa lo permitan, se cumpla la ley y la dotación a las reservas, etc.»

«El dividendo es sagrado y hay que repartirlo», insistió Isidro, quien matizó que hay que trabajar pensando que «un accionista satisfecho es un apoyo para la empresa, y un accionista insatisfecho es que no quiere permanecer en la empresa».

Muchas criticas

En la jornada participó Pablo Fernández, director de Empresa Familiar-Legal de PwC, quien explicó que este artículo estuvo en vigor durante 9 meses desde octubre de 2011 y fue posteriormente suspendido por la conflictividad societaria que provocó su aplicación, si bien volvió a entrar en vigor el pasado 1 de enero a pesar de que se pensaba que el Gobierno iba a volver a prorrogar la suspensión.

Precisó que el objetivo de este artículo es evitar el abuso de derecho de la mayoría en la falta de reparto de dividendos, un derecho al dividendo que no existía como tal antes de este artículo, sino que había un derecho genérico y abstracto a las ganancias.

No obstante, matizó que se trata de un artículo cuya redacción ha provocado muchas críticas dado que no tiene en cuenta la concreta situación económica de la compañía y en situación de conflicto con la sociedad, se puede convertir en una herramienta muy poderosa en manos de los socios minoritarios.

Inspección fiscal más agresiva

Por su parte María Sanchíz, socia responsable del Área de Empresa Familiar de PwC, abordó en su intervención cómo es la actuación de la Inspección fiscal en relación con el IRPF y los impuestos sobre el Patrimonio y sobre Sucesiones y Donaciones, de la que dijo que es más agresiva que en los últimos años debido unos criterios interpretativos más restrictivos y una mayor necesidad recaudatoria.

La jornada celebrada forma parte del ciclo de Encuentro Técnicos 2017 con lo que a lo largo del año EFCL aborda desde un punto de vista práctico diferentes aspectos de interés para este tipo de compañías.

Fundada en junio de 1997 con el objetivo de trabajar para favorecer la continuidad de las empresas familiares de la región, EFCL está constituida por un centenar de empresas familiares de toda la región líderes en sus respectivos sectores, cuya facturación global equivale al 18% del PIB y dan empleo al 10% de la población ocupada de Castilla y León en el sector privado.