Las empresas que se trasladan a la región facturan menos de la mitad que las que se van

Las empresas que se trasladan a la región facturan menos de la mitad que las que se van
  • Castilla y León sufrió en 2016 la deslocalización de 251 sociedades a otras autonomías

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡La moda que más te gusta al mejor precio!

Hasta 80%

¡Viaja con estilo!

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Accesorios y gadgets electrónicos

Hasta 90%

¡Moda y complementos con diseños originales!

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda urbana para hombre y mujer

Hasta 80%

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

Viste tu cama con la Denim más reconocida

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Zapatos y botines de piel para hombre

Hasta 70%

¡Moda para hombre y mujer a precios inmejorables!

Hasta 90%

La marca Denim italiana de moda

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda infantil con sus personajes favoritos

Hasta 70%

Grandes descuentos en calzado

Hasta 80%

Selección de joyas exclusivas para hombre y mujer

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Porque el descanso es salud

Hasta 80%

¡Joyas de tus marcas favoritas!

Hasta 80%

La mejor selección de productos para mantener tu hogar organizado

Hasta 70%

Joyería y relojería de tus marcas favoritas

Hasta 70%

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Cosmética de calidad al mejor precio

Hasta 90%

¡El calzado de moda a tus pies!

Hasta 70%

El año pasado, 4.240 empresas españolas cambiaron su domicilio social de una comunidad autónoma a otra. Unas lo hicieron por razones impositivas, o por considerar que sufrían mayor o menor inseguridad jurídica; otras para mejorar la productividad, o la logística, acercándose a sus proveedores o a sus clientes (o alejándose de la competencia); algunas más pudieron tener como razón del traslado la reducción de costes mediante la concentración de sedes o instalaciones; o fueron compradas por firmas rivales que optaron por la mudanza. Siete comunidades salieron ganando del trasiego –con Madrid como la que mejor saldo obtuvo de las entradas y salidas– y las diez restantes, perdiendo –con Cataluña al frente–. Castilla y León fue la quinta que peor balance arrojó, con 251 empresas ‘fugadas’ frente a las 197 que atrajo, es decir, con un resultado negativo de 54.

Pese a ello, el recuento fue sensiblemente menos malo que el del año 2015, cuando las 244 que se fueron y las 168 que vinieron produjeron un saldo de pérdidas de 76 compañías. En el conjunto del país, la práctica de la migración interregional se mantuvo estable con ligera tendencia al alza, ya que se incrementó el 1,1% con respecto a un año antes.

Los datos facilitados por Axesor, la mayor agencia de ‘rating’ española, se refieren a sociedades mercantiles y a cambios de domicilio social y, un año más, aúpan a la comunidad donde se ubica la capital de España como la que más poder de captación ejerce sobre el resto de autonomías. A Madrid se deslocalizaron casi una de cada cuatro empresas, en concreto 1.013, y más de la mitad de las empresas que dejaron Castilla y León, exactamente 144. A bastante distancia se situaron el País Vasco, Cataluña y Andalucía, destinos respectivamente de 17, 15 y 13 empresas anteriormente radicadas en tierras castellanas y leonesas.

Todas las comunidades, incluida Canarias, con dos casos, salvo una, Baleares, acogieron a alguna empresa procedente de Castilla y León que, a la vez, captó sociedades procedentes de casi toda la geografía nacional, con la excepción de Murcia. De las 197 empresas incorporadas, 67 vinieron desde Madrid, 36 del País Vasco, 19 de Cataluña, 15 de Galicia y 13 de Navarra. Once procedían de la C. Valenciana y nueve de Andalucía.

Pero si preocupante es que el cruce entre las que entran y las que salen sea negativo, más inquietante resulta que las empresas que levantan el campamento y dicen adiós sean más grandes que las que se instalan por estos lares procedentes de otras autonomías. Y también esto sucede. Así, el importe neto de la cifra de negocio de las 251 que marcharon ascendió el año pasado a 410,50 millones de euros, mientras que las 197 recién llegadas sumaban una facturación anual conjunta de 194,36 millones, es decir menos de la mitad.

Y si Madrid se llevó el 57% de las empresas que abandonaron las tierras castellanas y leonesas, en el caso del capital el bocado fue mucho mayor, nada menos que el 82,86%, ya que la cifra de negocio de esas 144 sociedades ascendió el año pasado a 340,16 millones de euros. Por detrás se situaron Galicia (19,14 millones), Cataluña (12,90 millones) y la C. Valenciana (13,67 millones).

En el otro plato de la balanza, de los más de 194 millones facturados por las empresas llegadas a la comunidad autónoma, 86,64 millones corresponden a las venidas desde Madrid, 32,10 millones a las del País Vasco, 17,53 millones a las de la C. Valenciana, 16,52 a las de Navarra y 13,04 a las de Galicia.

Según la Estadística de Empresas Inscritas en la Seguridad Social, el año pasado se cerró con 723 empresas más que en 2015, un total de 68.612 enCastilla y León. Se trata de un incremento del 1,1%, inferior al 2% de media del conjunto del país (hasta 1,31 millones de empresas) pero que supone cerrar tres años consecutivos con saldos positivos, tras el 0,6% de 2015 y 2014. El sector agrario cerró el ejercicio pasado con 169 empresas más; la construcción, con 164 y el sector servicios ganó 390. La industria repitió cifra: 6.908 empresas inscritas, ya que mientras en Valladolid (17), Segovia (4) y Soria (3) crecieron, las otras seis provincias tuvieron saldos negativos.

Por otro lado, las empresas con sede en Castilla y León llevaron a cabo en 2016 ampliaciones de capital por valor de 564,18 millones de euros, cantidad que es un notable 35,1% superior a la del ejercicio anterior. Más si cabe teniendo en cuenta que a nivel nacional las ampliaciones movilizaron 32.413 millones, el 10,7% menos que en 2015.

El objeto de las ampliaciones de capital, es decir de la captación de dinero entre accionistas actuales o potenciales, puede ser desde la adquisición de otra empresa hasta la inversión en aumentar o mejorar la producción, si bien en los últimos años ha sido frecuente tener que hacerlo debido a un deuda elevada que imposibilita financiarse en las entidades y obligaba a hacerlo por la vía de la ampliación de capital.

A nivel nacional es el tercer año consecutivo de retroceso de la estadística de ampliaciones de capital, según los datos del gabinete de estudios económicos de Axesor, que además detalla que las cifras de 2016 son las más bajas para un ejercicio completo en toda la crisis. Los sectores que son los principales responsables de estos datos son los vinculados al ladrillo: las inmobiliarias ampliaron capital en 2016 por un importe total de 5.728 millones de euros, el 23,8% menos que en el ejercicio anterior y el dato más bajo desde el año 2014, mientras que la construcción se situó en mínimos de toda la crisis, al cerrar el ejercicio con 5.015 millones, una caída del 26,2% en la comparativa año contra año. Estos dos sectores son responsables de un tercio de las ampliaciones de capital que se mueven en España.

En términos absolutos, el sector que más dinero movió en ampliaciones de capital fue el de actividades financieras y de seguros, con 10.839 millones; es decir, uno de cada tres euros captados en España a través de ampliaciones de capital fue a parar al sector financiero. Tras retroceder un 35,7% en 2015, las actividades de banca y seguros han ido mejorando según avanzaban los meses y concluyeron el ejercicio con unos importes prácticamente idénticos a los de aquel año.