Los partidos llegan a un acuerdo para defender a Nissan en Ávila, pero con reproches

El portavoz de Podemos, Pablo Fernández, muestra una camiseta alusiva a Nissan, durante el pleno de las Cortes de Castilla y León
El portavoz de Podemos, Pablo Fernández, muestra una camiseta alusiva a Nissan, durante el pleno de las Cortes de Castilla y León / R. García-Efe
  • El PSOE afea a IU que promueva una inicitiva horas después de una declaración institucional

El Pleno de las Cortes de Castilla y León ha aprobado este miércoles por unanimidad una PNL presentada por el portavoz del Grupo Mixto y procurador por IU, José Sarrión, y consensuada con la mayor parte de los grupos para exigir a Nissan que cumpla el Plan Industrial pactado en 2010 para garantizar la presencia de la empresa en Ávila desde el reconocimiento de todos los partidos de que el cierre de la planta de camiones sería «la puntilla» para la ciudad amurallada.

No obstante, a pesar de haber conseguido el apoyo unánime al texto los distintos intervinientes no han dudado en lanzarse reproches mutuos sobre sus iniciativas respecto a Nissan, con especial atención a las críticas del PSOE a Sarrión por haber desaprovechado una «bala parlamentaria» en una pelea «que se prevé larga» en defensa de Nissan con la presentación de esta PNL cuando ayer se dio lectura en las Cortes a una Declaración Institucional en defensa del futuro de la fábrica de camiones de Ávila.

Sin embargo, Sarrión ha aclarado que, a diferencia del texto leído ayer en las Cortes, su PNL hace especial hincapié en la continuidad de la fábrica de Nissan en Ávila como planta del sector de la construcción de automóviles, matiz que no incluida la citada Declaración Institucional impulsada por los socialistas que han llegado a proponer en el debate cambiar el texto de la PNL de IU por otro para instar a la Junta a asumir y a dar cumplimiento a esa Declaración Institucional.

Sarrión ha lamentado a este respecto que un partido que lleva «obrero» en sus siglas critique un exceso de iniciativas en las Cortes de Castilla y León para recordar que lo verdaderamente importante en este tipo de conflictos es la «unidad», como han aprendido los defensores de los trabajadores en los piquetes de las huelgas.

«Madre mía a lo que hemos llegado», ha exclamado el también coordinador regional de IU, al que el procurador socialista Pedro González ha advertido de que no por mucho vocear el grado de cabreo es mayor. El socialista también ha rechazado los «aspavientos» del portavoz del Grupo Podemos, Pablo Fernández, quien, en su turno de palabra, ha recordado que las decisiones de las multinacionales son fruto de las reformas laborales aprobadas por el PSOE y por el PP.

El socialista ha rechazado lecciones de Podemos sobre planes industriales que, en el caso del de Nissan, rubricó el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, según ha recordado.

Por parte del PP, el procurador abulense Vidal García Jaramillo ha defendido la actuación de la Junta de Castilla y León en el conflicto de Nissan con «constantes llamadas y reuniones» y ha recordado el mensaje del propio presidente, Juan Vicente Herrera, a la multinacional a la que ha advertido de que tenga «cuidadito» si no cumple el Plan Industrial tras haber recibido ayudas por 40 millones de euros, un asunto que llegaría también a la Unión Europea.

De este modo, ha respondido al portavoz de Podemos, quien ha vuelto a expresar su decepción ante el «silencio atrondor» de Herrera en la Conferencia de Presidentes respecto a la situación de incertidumbre que vive Nissan en Ávila.

Por parte del Grupo Parlamentario Ciudadano, la procuradora y también abulense Belén Rosado ha recordado que su grupo pidió hace dos meses y ocho días la comparecencia de la consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, sin que haya a día de hoy «nada claro» sobre el futuro de uno de los tres símbolos de Ávila donde lleva presente más de 60 años.

Ciudadanos ha abogado por hacer de la incertidumbre de Nissan un problema de Estado más que de Castilla y León y, como el resto de los grupos en la oposición, ha pedido a los presidentes del Gobierno y de la Junta, Mariano Rajoy y Juan Vicente Herrera, que se sienten a negociar con los dirigentes de la multinacional nipona. «Ávila sin Nissan todos lo sabemos está muerta», ha sentenciado Rosado quien ha augurado una fuga de habitantes hacia Madrid.