El Norte de Castilla

Fomento estudia vender otra parte de AENA

Aena está controlada en un 51% por el Estado a través de Enaire.
Aena está controlada en un 51% por el Estado a través de Enaire. / Reuters
  • Solo con privatizar otro 10% (ya lo está el 49% del capital) ingresaría casi 1.900 millones y, además, facilitaría su expansión internacional

El Ministerio de Fomento tiene «encima de la mesa» la posible venta de otra participación minoritaria de AENA, el ente semipúblico que gestiona la red nacional de aeropuertos y que ya tiene el 49% de su accionariado en manos privadas. Las cifras avalan esa opción, pues bastaría con colocar otro 10% en el mercado para ingresar prácticamente 1.880 millones de euros.

Es, sin duda, una suma más que apreciable para reducir parte del aún abultado endeudamiento que arrastra el grupo -8.241 millones de euros al cierre del tercer trimestre, si bien ha logrado reducirlo un 12,3% desde principios de año- y, de paso, ayudar al Estado para cumplir con las exigencias severas de tope del déficit público que Bruselas impone para 2017.

El propio titular de Fomento, Iñigo de la Serna, confirmó este lunes un extremo que en medios gubernamentales se maneja hace semanas, al igual que la posibilidad de que Loterías del Estado pudiera terminar siguiendo el camino bursátil de AENA. No obstante, el ministro matizó en declaraciones a la cadena Cope que aún es «muy pronto» para tomar una decisión al respecto de traspasar otro paquete de títulos al sector privado, entre otras cosas porque se están haciendo números.

Los títulos del gestor aeroportuario cerraron este lunes a un precio unitario de 125,15 euros, de modo que solo con vender un 5% se podría lograr un pellizco de casi 940 millones. Su cotización está cerca de máximos históricos –lo registró el 24 de octubre con 136 euros, aunque algunos analistas ven margen para llegar a los 140– y aún está pendiente de resolverse si logra mantener las tasas aéreas actuales o, como demanda la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) -en línea con lo que piden las aerolíneas y el sector turístico-, ha de bajarlas un 2% anual desde el próximo año y hasta 2021, aunque la última palabra la tendrá el Gobierno.

Un segundo punto a considerar sería, a priori, diluir entre varios inversores ese nuevo paquete para evitar que alguno hiciera sombra al Estado, que hoy controla el 51%. Y el tercero sería ayudar, a priori con mayor peso del sector privado, a la expansión internacional de AENA gestionando más aeropuertos en otros países, pues en algunos todavía se ve con cierto recelo que una empresa extranjera de capital público mayoritario pueda terminar haciéndose cargo de sus principales aeródromos.

Ganancias casi milmillonarias

AENA logró disparar su beneficio un 48% de enero a septiembre, con unas ganancias netas de 944 millones de euros fruto del tirón turístico del país -2016 cerrará con nuevo récord en las llegadas de visitantes extranjeros (en lo que va de año el número de pasajeros en los aeropuertos ha aumentado un 10%)- y la reversión extraordinaria de provisiones de intereses por las victorias que la compañía ha obtenido en algunos de los pleitos por la expropiación de terrenos para la ampliación de aeropuertos.

Sus ingresos, a su vez, mejoraron un 7,4% en ese período para un total de 2.889 millones facturados, con importancia especial para el área comercial donde las ventas (que suponen una cuarta parte del total, 26%) crecieron un 10%.