El Norte de Castilla

CaixaBank y España Duero venden el grupo de residencias Amma a Maisons de Famille

Residencia En Encinar del Rey, del Grupo Amma, en la urbanización Santa Ana de Valladolid.
Residencia En Encinar del Rey, del Grupo Amma, en la urbanización Santa Ana de Valladolid. / HENAR SASTRE
  • La adquisición del dueño del complejo El Encinar del Rey de Valladolid permite a la empresa francesa situarse como segunda a nivel nacional

La compañía francesa Maisons de Famille, propietaria de 16 centros residenciales en Francia y dueña del 57,5% del grupo español Adavir, ha adquirido el grupo de residencias Amma, controlado hasta ahora por CaixaBank y el banco EspañaDuero como principales accionistas. La operación sirve a las entidades financieras para hacer caja en el caso de la primera y, en el de la segunda, para cumplir con la desinversión de negocios no bancarios a que está obligada en virtud del rescate europeo.

Con esta adquisición, cuyo montante económico no ha trascendido, a la espera de que la semana próximo sus protagonistas den a conocer los detalles de esta compra, el grupo residencial galo pasa a estar presente en siete comunidades autónomas y se sitúa como segundo a nivel nacional y primero en la Comunidad de Madrid en cifras de facturación, al pasar a tener un volumen de negocio cercano a los 139 millones de euros y emplear a más de 4.000 trabajadores.

El Grupo Amma es una de las mayores compañías a nivel nacional en el sector de la atención a las personas mayores y dependientes. Se constituyó en 1997 en Pamplona y en la actualidad gestiona 31 centros gerontológicos con más de 5.400 plazas (entre residenciales y de centro de día) en siete comunidades autónomas (Madrid, Cataluña, Navarra, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Canarias y Murcia).

En la región posee las instalaciones de El Encinar del Rey, en la urbanización Santa Ana, en el Camino Viejo de Simancas de Valladolid. Se trata de un complejo compuesto por dos centros interconectados entre sí: una residencia de mayores de 160 plazas residenciales y 30 plazas de centro de día y un edificio de apartamentos tutelados para mayores con capacidad para 60 personas.

El año pasado, Amma logró 96,87 millones de euros de facturación y un Ebitda de 18,14 millones, lo que sirvió para continuar reduciendo la deuda financiera que arrastraba desde que en 2006 firmase un crédito sindicado de 136 millones de euros con 21 entidades bancarias para financiar un plan de expansión que sufrió el impacto de la crisis. En los últimos ejercicios consiguió evolucionar desde los 7,91 millones de pérdidas antes de impuestos de 2011 a los 4,39 millones de beneficios de 2015, más del doble que en el ejercicio precedente. En la actualidad cuenta con una plantilla de 2.800 personas.

En el momento de su fundación, Amma estaba controlado por Caja Navarra y no fue hasta el año 2005, con motivo de su fusión con Gerogestión, cuando se incorporaron como accionistas Caja Duero y Caja de Burgos. CaixaBank llegaría en 2012 para convertirse en mayoritario al absorber Banca Cívica, el efímero proyecto por el que transitaron las cajas navarra y burgalesa.

Tiene conciertos con la administración en todas las comunidades autónomas donde cuenta con presencia física y, así, del total de plazas residenciales, 2.001 son públicas (44,3%) y 2.513 privadas. En los centros de día tiene 446 plazas públicas (46,5%)y 514 privadas. En El Encinar del Rey son concertadas 21 plazas residenciales.

De los casi cien millones facturados en 2015, procedieron de Castilla y León 3,4 millones. En su memoria económica informa de que el 51,29%de su volumen de negocio es privado y el resto, público. El año pasado, el conjunto de sus residencias logró un índice de ocupación del 94,15%, casi cinco puntos superior al del ejercicio precedente. En Valladolid fue del 83,28%.

La contribución fiscal del Grupo Amma ascendió el año pasado a 2,81 millones de euros, 1,87 en Impuesto de Sociedades y 0,94 en tributos y tasas municipales. La empresa cuenta con 1.589 proveedores y tuvo un volumen de compras en 2015 de 28,75 millones, de los que 1,35 millones fueron en Valladolid. Paga a sus proveedores en una media de 45 días.