Metales Extruidos presenta concurso de acreedores en el Juzgado de lo Mercantil

  • La empresa vallisoletana, con una plantilla de 350 trabajadores, alega falta de liquidez por parte de proveedores

La dirección de la empresa vallisoletana Metales Extruidos ha presentado ante el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Valladolid solicitud de concurso de acreedores voluntario, en un intento de dar viabilidad a la sociedad que atraviesa por dificultades económicas desde hace varios meses.

La solicitud ha sido presentada la semana pasada con la documentación económica correspondiente, en la que se contempla un pasivo cercano a los 100 millones de euros. Ahora el magistrado de lo Mercantil deberá de resolver en las próximas semanas en un auto la admisión formal de esta petición y posteriormente designar a los dos administradores concursales, uno vinculado al actual equipo de gestión, y otro por nombramiento judicial, que deberá ser un economista-auditor o abogado colegiado.

Metales Extruidos dispone de una plantilla de 350 empleados, lo que otorga a este concurso la característica de «especial transcendencia», según se contempla en la ley Concursal que fija en 100 trabajadores el número para tramitar este tipo de expedientes judiciales. El concurso anunciado es el más importante en lo que va de año dado el volumen de empleados a los que afectará, algunos de ellos sometidos a un ERE de rotación.

La empresa justifica la presentación de este concurso por los problemas de liquidez que viene registrando como consecuencia de la crisis económica que afecta al sector de la construcción y al metalúrgico. Unas dificultades procedentes de la falta de materias primas que le suministran sus proveedores habituales, algunos de ellos europeos.

Fuentes del despacho de abogados Uría Menéndez, encargado de la tramitación del expediente del concurso, rehusaron ayer pronunciarse sobre este concurso de acreedores y las consecuencias que acarrearía para la factoría de Valladolid del polígono industrial Jalón.

Metales Extruidos se fundó en febrero de 1962 y su objeto social es la transformación y elaboración del aluminio y otros metales, así como sus aleaciones. También fabrica productos con componentes metálicos. Hasta el año 2003, su domicilio social estaba en la avenida de Burgos 45, y a partir de esa fecha se transformó en sociedad limitada que está presidida hoy por Fernando Posadas Moyano. Según el Registro Mercantil, en su consejo de administración figuran sociedades como Invertia Mateos Holding, Inverlo S. L., y Alfa Meldon.

Desde febrero de este año, la vicepresidencia la ostenta Grupo de Negocios Duero. En junio del 2010, la empresa realizó una ampliación de capital por importe de 4,4 millones de euros, y posteriormente, en abril del pasado año, realizó una segunda de 1,4 millones, por lo que el capital actual alcanza los 19 millones de euros.