«Hay empresas que se interesan por contratar a los alumnos que formamos»

Diego López posa en el colegio de las Jesuitinas de Valladolid momentos antes de la entrevista./Gabriel Villamil
Diego López posa en el colegio de las Jesuitinas de Valladolid momentos antes de la entrevista. / Gabriel Villamil

La consultora forma a sus futuros empleados a través de una titulación de grado superior que la misma compañía imparte

ELISA CAMPILLOValladolid

En la consultora Everis empezaron a advertir hace unos años dificultades para encontrar profesionales con una preparación acorde a sus necesidades de contratación. Por eso decidieron formarles ellos mismos. Así nació Everis School, que este curso comenzará a impartir el ciclo de Técnico Superior en desarrollo de aplicaciones multiplataforma. Preparará a 30 alumnos en el colegio vallisoletano de las Jesuitinas y a otros 30 en un centro de Madrid. El director de Everis School, Diego López, explica los detalles de este proyecto.

¿Cómo surge Everis School?

–Surge de la necesidad que tiene Everis de contratar a personal cualificado. Sobre todo en este último año ha aumentado muchísimo la demanda de empleo; estamos hablando de casi 2.500 contrataciones las que se prevén a lo largo de 2017 a nivel global. Tradicionalmente se habían contratado ingenieros, pero en los últimos años la contratación de técnicos superiores ha supuesto un porcentaje importante, y ante esa demanda de empleo la empresa lanza esta iniciativa que es Everis School, con la intención de formar a sus futuros empleados a través de un título oficial adaptado a las necesidades reales que tiene la empresa. Además habrá una formación complementaria en cuatro ámbitos muy demandados ahora mismo que son la ciberseguridad, la movilidad, el Big Data y la experiencia de usuario, aspectos que no se estudian en ningún título oficial y que estará impartida por profesionales de la propia compañía. Y como la FP tiene un módulo obligatorio de formación en centros de trabajo, habrá prácticas en el último trimestre, lógicamente en las oficinas de Everis.

Más información

Comienzan con 60 plazas pero las previsiones de contratación son grandes. ¿Tienen idea de ofrecer más cursos en años próximos?

–Cuantos más alumnos tengamos en Everis School, más facilidad para que la empresa pueda incorporar a la plantilla a la gente que ha formado. Nuestra idea es empezar en Valladolid y Madrid y extrapolarlo al resto de ciudades donde Everis tiene oficinas. Yo creo que el futuro es bastante bueno y luego quién sabe si daremos el salto América Latina, donde casi tenemos 8.000 empleados.

En una empresa grande como Everis, con trabajadores de muchos perfiles distintos, han apostado por el desarrollo de aplicaciones multiplataforma. ¿Por qué?

–Porque es el título oficial que más se adaptaba a las necesidades que tiene la empresa de contratar personal en el sector de las nuevas tecnologías.

En el momento en el que surge la necesidad de encontrar gente especializada, ¿por qué se optó por un ciclo de grado superior en vez de otro nivel de formación?

–Ya la propia Everis tiene una universidad corporativa donde se imparten másteres. Lo que se busca aquí es cubrir la necesidad de encontrar a trabajadores. Porque hasta ahora hacen como cualquier otra empresa: currículums, entrevista personal y luego formar a los contratados, pero si estos están trabajando el coste en tiempo y en dinero es muy alto. De esta manera, si estás año y medio dando esos contenidos teóricos y tienes tres meses de prácticas, cuando termines ya puedes trabajar directamente y no iniciar otra vez ese proceso.

Se supone que es una formación para personas que van a integrar la plantilla de Everis, pero la contratación no está asegurada, claro...

–Claro, no tendría ningún sentido decir ‘te aseguro de que si tú estudias aquí te vamos a contratar’. Pero sí es lógico pensar que te están preparando durante dos años y que si tú apruebas y en las prácticas demuestras que eres una persona responsable, si además tienen mucha necesidad de contratar personal y te están formando sus propios profesionales, pues blanco y en botella. La empresa no se va a ir a buscar otros perfiles profesionales cuando está formando lo que ella quiere, no tendría ningún sentido. El objetivo de Everis School es que cuantos más alumnos contratemos mucho mejor, porque va a ir en beneficio de la propia empresa. No deja de ser curioso es que antes de arrancar el proyecto hemos tenido llamadas de empresas que quieren establecer algún tipo de acuerdo para que la gente que no sea contratada por Everis los puedan tener ellos. Es una cosa de locos, antes de arrancar ya el sector se está poniendo en contacto con nosotros por esta razón. Lo que pretendemos es que la gente tenga dos años de entrevista personal, una megaentrevista donde demostrar que no te contraten. No al revés. Aquí se supone que la gente va a pasar a la plantilla de Everis y vas a tener que demostrar que no te contraten. Entendemos que para cualquier persona que haga un ciclo de grado superior, que tiene una cierta base y que quiera un futuro profesional claro la perspectiva es muy buena.

El desarrollo digital es un ámbito que está en continua evolución, surgen cosas nuevas cada día...

–Hay estudios que aseguran que el 50% de los nuevos empleos a partir de ahora estarán relacionados con las nuevas tecnologías. Esto será continuo, no va a ir a menos. Estamos hablando de que todo vaya evolucionando continuamente y se va cambiando. Y un ejemplo apropiado es la programación del título: a lo mejor resulta que este año se va a ver una cosa pero al año siguiente se va a ver otra porque se va ir modificando, porque la empresa va a identificar dónde están los cambios y eso lo vamos a extrapolar a las enseñanzas. Los centros educativos al uso no pueden ir actualizándose al mismo ritmo. La ventaja que de Everis School es que es la propia empresa la que va a decir si algo hay que modificarlo porque esa tecnología ya no esté en uso o haya cambiado. Hay un concepto muy importante que es el porcentaje de movilidad, que son los empleados que cambian de empresa en el sector y que supone que haya que contratar no porque haya una perspectiva de crecimiento, sino para cubrir lo que ya tienes. Everis tiene una movilidad del 10%. Si en España tenemos una plantilla de 10.000 empleados, hay en torno a mil personas que hay que reponer todos los años y una parte importante pueden ser titulados de grado superior. Y claro, si aquí formamos a 30 y en Madrid a otros 30 no llegamos. Por eso tenemos la intención de abrir centros Everis School en todas las ciudades donde la empresa tiene presencia.

Valladolid, primer centro

¿Por qué razón se eligió Valladolid para abrir Everis School?

–La oficina de Valladolid, por valores estratégicos y corporativos de la empresa es muy importante por dos razones muy claras: está a 50 minutos en Madrid y las previsiones de crecimiento son mayores que en el resto de oficinas. La de aquí tiene unas 150 personas y una proyección de crecimiento importante, y ahora se ha abierto la oficina de Salamanca que depende de Valladolid, que tiene 10 personas pero la previsión es ampliarla a entre 80 y 100 personas en el próximo año.

También han tenido que buscar un centro donde impartir las clases...

–Buscamos un centro que tuviera prestigio y que pudiera adecuarse a las normativas educativas, porque al funcionar nosotros como un centro nuevo teníamos que cumplir una serie de requisitos que no todos los edificios cumplen a día de hoy. No es que los otros colegios no cumplan la normativa, la cumplían en el momento que lo solicitaron, pero cuando tú solicitas un centro nuevo te tienes que adecuar a la normativa actual y el colegio de las Jesuitinas, al ser de nueva construcción, cumple con toda la normativa educativa.

Al ser una formación privada, ¿hay alguna manera de financiarla?

–El coste del título es de 4.900 euros por curso, pero hemos encontrado un acuerdo con Ibercaja que prevé un mecanismo de financiación, adecuado al modelo americano, que concede el crédito a un interés bajo para devolver cuando ya se esté trabajando. Se supone que la gente que empieza ahora estará trabajando dentro de dos años, por lo que devolver el préstamo es más cómodo. No queremos que el aspecto económico sea un hándicap para elegir esta formación, por eso buscamos este acuerdo.

Fotos

Vídeos