Empleo vaticina que la creación de puestos de trabajo se acelerará en 2018 más que el PIB regional

Carlos Fernández Carriedo, con la presidenta de la Comisión de Economía y Hacienda, Irene Cortés./R. GARCÍA-EFE
Carlos Fernández Carriedo, con la presidenta de la Comisión de Economía y Hacienda, Irene Cortés. / R. GARCÍA-EFE

El consejero Fernández Carriedo presenta un presupuesto de 297 millones, el 3,76% superior al de este año

Ángel Blanco Escalona
ÁNGEL BLANCO ESCALONAVALLADOLID

En 2016, la economía de Castilla y León se anotó un crecimiento del 3,2%, mientras que el mercado laboral registró a final de año un aumento del empleo (en términos de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo) también del 3,2%. (La tasa de paro, por su parte, descendió hasta el 15,8% de la población activa). El pasado mes de mayo, cuando la Junta presentó sus Presupuestos para 2017 (con retraso debido al efecto dominó de la tardanza en la formación del Gobierno central), las previsiones para el presente año aludían a un incremento del PIB regional del 2,5% para el final del presente ejercicio, con un augurio en la creación de empleo algo menor a esa tasa, en concreto del 2,1% (con la tasa de paro cayendo 1,7 puntos, hasta el 14,1%).

En su comparecencia ante la Comisión de Economía y Hacienda de las Cortes para presentar los presupuestos de la Consejería de Empleo para 2018, Carlos Fernández Carriedo detalló que han «diseñado un Presupuesto con unas cifras amparadas en unas previsiones macroeconómicas para nuestra comunidad de un crecimiento del PIB del 2,7%, una tasa de paro del 12,2% y un crecimiento del empleo del 2,8%». Es decir, que (independientemente de que las estimaciones para este año se cumplan o no) las previsiones de la Junta para el año próximo pasan por una aceleración del crecimiento económico, de dos décimas, y también una mejoría en el ritmo de creación de puestos de trabajo, en este caso de siete décimas.

Los presupuestos del departamento que dirige Fernández Carriedo experimentan un incremento del 3,76% con respecto a los del presente año un modesto avance que el consejero justificó diciendo que en 2017 han aumentado el 11%, «lo que supone un incremento del 15% en los dos ejercicios». En total serán 297,27 millones de euros con tres objetivos: «seguir creando empleo dentro de la senda del crecimiento económico, mejorar la calidad y estabilidad de los nuevos puestos y favorecer la integración laboral de las personas con mayores dificultades».

Partidas millonarias

Unas prioridades que no impidieron que, en su valoración de la situación actual, Fernández Carriedo afirmase que «Castilla y León ha recuperado ya el 51,17% del empleo perdido durante los peores años de la crisis, cuenta con una tasa de paro casi dos puntos menor que hace un año y un diferencial inferior de casi tres puntos con la media nacional». Además de que «hoy hay 6.800 mujeres ocupadas más que antes de la crisis y «de los 25.500 nuevos asalariados del último año el 70 % fueron creados por el sector privado y de ellos el 65% a tiempo indefinido».

Tras incidir en que Castilla y León «sigue siendo una de las pocas comunidades que aportan fondos propios a las políticas de empleo, con un aumento superior al 6% frente al ejercicio anterior», Carriedo recordó que se encuentran «a la espera de consensuar en el seno del Diálogo Social el próximo Plan de Empleo».

El PSOE recuerda que «el 43% nunca se ejecuta»

«Es un presupuesto sin nada nuevo, que no se ajusta a situación real de Castilla y León y, además, mentiroso -replicó Óscar Álvarez, portavoz del PSOE-. La realidad es que cada día 24 personas abandonan el mercado laboral en la comunidad y ya van 21.100 desde el inicio de la legislatura. Como advirtió el presidente del CES hace unos días, la reducción de la tasa de paro no es consecuencia solo de la creación de empleo, sino de la pérdida de población, en concreto 51.100 personas desde 2010. Los jóvenes no ven futuro en Castilla y León y no les compensa quedarse aquí, condenados a una continua sucesión de contratos. Y son unos presupuestos falsos porque 124 millones de los de 2016 y 2017, el 43% del total, no se han ejecutado; en realidad la consejería de Empleo solo gasta los fondos que le llegan de fuera, lo que no le queda más remedio que gastar».

Para Adela Pascual, de Podemos, «son unos presupuestos que en absoluto avalan un cambio del modelo productivo, que otra vez se olvidan de las personas para priorizar otros intereses y que suponen una ocasión perdida. Además carecen de criterio». «El año pasado reducían el 34% la partida para las mujeres del medio rural y este año la incrementan en un 178%, de 280.000 a 780.000 euros. No se entienden cuáles son los criterios que siguen, pero se debe a que son partidas que aportan titulares de prensa. No hay intención de gastarlo, como tampoco hay justificación para estos bandazos».

En opinión de Belén Rosado, de Ciudadanos, se echan «de menos más políticas públicas destinadas a atajar las diferencias provinciales». «Valoramos la disposición a crear el ‘cheque formación’ por la iniciativa de Ciudadanos, que pediremos que se incremente en su cuantía (aún no está detallada, a expensas de su desarrollo en el Consejo de Diálogo Social) una vez se evalúe y se constate su eficacia», añadió. «En cuanto al incremento de dotación del Serla, creemos que son dos millones de euros tirados a la basura. Es un servicio que se hacía a nivel nacional, que antes no nos costaba nada y ahora sí. Por otro lado, faltan políticas públicas para igualdad, un reconocimiento de que la mujer es un pilar fundamental contra la despoblación».

Con todo, sí concretó que el Plan de Empleo Local contará con 40 millones de euros, «buscando la cofinanciación de las Entidades Locales y la complementariedad de actuaciones en la consecución de un empleo productivo, con más calidad y con más derechos, y con atención específica a jóvenes, mujeres, personas con discapacidad y resto de colectivos con mayor dificultad de acceso al empleo».

El presupuesto reserva más de 28 millones al empleo de personas con discapacidad y 91 millones a políticas de formación y cualificación profesional, tanto para trabajadores desempleados como ocupados, «con un crecimiento superior al 17% frente al ejercicio anterior, cuando ya aumentaron un 10% frente al precedente», dijo «como muestra de la apuesta por la formación como mejor palanca del empleo de calidad, con una oferta orientada a los requerimientos de las empresas y del mercado laboral y la puesta en marcha de nuevos sistemas como el ‘cheque formación’».

Riesgos y ERE

La intermediación y la orientación laboral recibirán más de 39 millones, mientras que los fondos para prevención de riesgos laborales «crecen el 2,6% sobre un aumento ya experimentado también el último año del 7%, con el objeto de hacer frente a los nuevos riesgos que se derivan de la mayor actividad productiva y de la incorporación al empleo de personas con menor experiencia», dijo.

Pese a la reducción de los expedientes de regulación de empleo, los recursos destinados a impedir despidos y complementar prestaciones aumentan el 15%, mientras que las actuaciones en materia de formación y anclaje empresarial y la búsqueda de alternativas en caso de crisis industriales contarán con dos millones de euros.

La dotación del Servicio de Relaciones Laborales (Serla) ascenderá también a dos millones para incorporar en todo el territorio de la comunidad las nuevas actividades relativas a los conflictos individuales.

Fotos

Vídeos