El patrimonio invertido en fondos representa un tercio del PIB de Castilla y León

El patrimonio invertido en fondos representa un tercio del PIB de Castilla y León
Fotolia

La inversión de los ahorradores de la región en instrumentos colectivos se dispara hasta el 33,8% del PIB, once puntos sobre la media nacional

Ángel Blanco Escalona
ÁNGEL BLANCO ESCALONAValladolid

El idilio de los ahorradores / inversores castellanos y leoneses con los fondos de inversión viene de lejos y lejos de perder fuelle, sigue 'in crescendo'. La comunidad autónoma, que tiene una población menguante y el año pasado se situó entre las de menor crecimiento económico, es casi una potencia en lo que se refiere a destinar su ahorro a los instrumentos de inversión colectiva. El año pasado, el patrimonio invertido en fondos creció el 12,2% en Castilla y León, hasta los 19.326 millones de euros, cantidad que supone el 7,4% del total nacional, una décima más que en 2016. El número de cuentas de partícipes se situó en 760.192, el 17,7% más, y la inversión representa ya más de un tercio (el 33,8%) sobre el PIB regional, frente al 22,6% de media nacional. En Soria y Burgos alcanza nada menos que el 44,6% y el 41,5%, respectivamente.

De acuerdo con el balance anual del Observatorio Inverco, la patronal de fondos de inversión, estos mantuvieron en 2017 la senda de crecimiento mostrada en los cuatros años precedentes y registraron a final de año el mayor volumen de activos de la serie histórica, tras superar el registro de mayo de 2007, y lograr en el ejercicio un aumento de activos de 27.499 millones de euros en el conjunto de España, el 11,7% más que a finales de 2016.

Según informó Inverco en diciembre pasado, la rentabilidad de los fondos en 2017 fue del 2,64% en lo que supuso el sexto año seguido en terreno positivo, con todas las categorías a excepción de los Monetarios en números negros. Por lo tanto, el repunte de patrimonio tuvo más que ver con la entrada de nuevas aportaciones que con una ganancia de las ya existentes.

El sector atraviesa por una nueva edad de oro y el gran incremento registrado en los dos últimos años por los servicios de gestión discrecional de carteras ha tenido un reflejo equivalente en el número de cuentas de partícipes, que aumentó en 2017 en más de dos millones en todo el país, para situarse en 10,3 millones a finales de 2017. En Castilla y León, donde se sumaron 114.431 cuenta, (el 17,7%, siete puntos por debajo de la media), se alcanzó la cifra nunca vista de 760.192 cuentas.

«La gestión discrecional de carteras asigna a cada partícipe varios fondos, y en consecuencia varias cuentas, por lo que el incremento neto de partícipes sería inferior. No obstante, el significativo crecimiento del número de cuentas demuestra el elevado grado de penetración de los fondos de Inversión como instrumento de ahorro e inversión de las familias españolas», explicó la patronal.

Casi la mitad de las cuentas en fondos de inversión domésticos (48,8%) se corresponden a partícipes que residen en Madrid, Cataluña o País Vasco, mientras que su población supone el 34,9% del total nacional. Castilla y León, con el 5,2% de los habitantes de España, tiene el 7,4% de cuentas de partícipes.

Recorrido al alza

Los depósitos bancarios siguen siendo el activo financiero con mayor importancia para los ahorradores españoles, pero los bajos tipos de interés vigentes en la zona euro desde hace varios años les restan atractivo y limitan su contratación, dado que ya ninguno ofrece rendimientos positivos. La representatividad de los depósitos en el conjunto del ahorro de las familias españolas cayó en 2017 hasta el 37% del total, porcentaje desconocido desde 2007, frente al máximo alcanzado en esta última década (42,9% en 2010). Mientras, las Instituciones de Inversión Colectiva (fondos y sicavs) ya representan el 14,6%, un nuevo récord histórico.

El volumen de ahorro destinado por las familias en 2017 a las IIC fue superior a los 30.000 millones y, a la vez, los depósitos experimentaron una desinversión neta (incluyendo el efectivo) de casi 2.000 millones de euros. Esto ha provocado que, a nivel nacional, el ratio fondos/depósitos alcance ya el 23,7% a final de 2017, por encima del 21,4% de 2016 y más de doble de lo que representaba en 2012 (11,4%). En Castilla y León es aún mayor y escala hasta el 30,3% desde el 27,5% del año anterior. La región se sitúa en sexta posición en esta ratio, por detrás de Navarra (45,1%), La Rioja, Aragón, País Vasco y Cataluña.

Como consecuencia del auge de la inversión colectiva en el último lustro, los fondos han situado su volumen de activos en una cantidad equivalente a casi el 23% del PIB en 2017, por encima del 21% que representó en 2016. Hay que tener en cuenta que el crecimiento del patrimonio de los fondos de Inversión fue superior al experimentado por el Producto Interior Bruto.

En cinco comunidades -La Rioja (43,1%), País Vasco, Aragón, Navarra y Castilla y León (33,8%)-, la inversión en fondos supone más de la tercera parte de su PIB en 2017.

Por provincias, Soria encabeza la clasificación de España con el 44,6%, con Burgos en cuarta posición con el 41,5%. León es décima (34,9%), Segovia ocupa el puesto 12º con el 33,4%, Zamora el 14º con el 32,6%, Salamanca el 15ª con el 31,8%, Palencia el 16º con el 31,4%, Valladolid 18º con el 29,4% y Ávila, el 19º con el 27,2%.

Pese al aumento experimentado en los últimos años, Inverco cree que los fondos de inversión «siguen teniendo recorrido como instrumento canalizador de recursos a la financiación de la economía española», ya que en países como Francia, Reino Unido o Alemania, el patrimonio en fondos supera el 50% del PIB.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos