El coste de la deuda también repunta por el conflicto catalán

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (i) y el expresidente Artur Mas. / Efe

España tiene que pagar un 0,55% por los bonos a cinco años, el doble que en la anterior subasta, y un 1,87% por las obligaciones a 30 años.

Jueves, 5 octubre 2017, 17:00

La primera subasta de deuda pública que ha emitido el Tesoro en medio del conflicto catalán ha reflejado lo que los mercados venían anticipando en los últimos días: los inversores exigen más intereses a España por adquirir su endeudamiento ante el riesgo que observan en torno a la secesión de Cataluña. En la subasta de esta mañana, se han conseguido colocar casi 4.600 millones de euros en varias emisiones a largo plazo, con precios ligeramente más altos que las anteriores.

El grueso de la emisión ha salido en bonos a cinco años, 3.208,46 millones de euros, con un interés marginal del 0,552 % el más alto desde marzo, frente al 0,223 % de la puja anterior del mismo plazo. Es decir, el doble de intereses en apenas medio año.

La Autoridad Fiscal cree que España no alcanzará su meta de deuda hasta 2035

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) cree que la deuda pública no logrará situarse en el 60% del PIB -el objetivo marcado en la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera- al menos hasta 2035, cuatro años antes que en su última revisión.

En el Observatorio de Deuda Pública del segundo trimestre, publicado hoy tras conocerse los datos de deuda del Banco de España, la AIReF observa una "senda levemente decreciente" del nivel de deuda, aunque la meta del 60 % del PIB no se alcanzaría "al menos" hasta 2035.

En la revisión de los datos de deuda del segundo trimestre del año, el plazo de cumplimiento de este requisito se extendía al menos hasta 2039.

La Autoridad cree que todos los subsectores van a contribuir a reducir la deuda en los próximos cuatro años, especialmente la administración central y los fondos de la Seguridad Social.

Así, considera probable alcanzar los objetivos de deuda establecidos en el Programa de Estabilidad 2017-2020, aunque detecta riesgos a medio y largo plazo ante un posible empeoramiento de las condiciones macroeconómicas y financieras. Por comunidades autónomas, prevé que Cantabria, Madrid y el País Vasco logren su objetivo -13 % de su PIB- en los próximos cinco años, mientras que Cataluña, Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha no conseguirán esta meta en los próximos treinta años en un escenario neutral.

La AIReF también apunta que se ha reducido en todas las comunidades autónomas el número de días de trabajo por persona necesarios para pagar la deuda común, que oscilan entre los 393 de Extremadura o Andalucía y los 195 de Madrid. En cuanto a la deuda autonómica, varía entre los 152 días de la Comunidad Valenciana y los 52 días de Madrid.

También se han colocado 1.086,07 millones en obligaciones a 30 años en la reapertura de una vieja referencia, con un rendimiento del 1,878 %, también más alto que el 1,779 % anterior, y, por último, se han vendido 304 millones en obligaciones indexadas a la inflación de la zona del euro, con un interés del -0,036 % frente al 0,384 %.

En este contexto, la prima de riesgo -el indicador que mide la diferencia entre lo que le cuesta a España colocar su bono a 10 años en el mercado frente al alemán- se encuentra estable en el entorno de los 130 puntos básicos, con una ligera caída del 1,6% con respecto al cierre de ayer. En la jornada de este martes, el 'spread' se situó en su nivel más alto desde el pasado mes de marzo, también perjudicado por el proceso soberanista.

Secciones
Servicios