El Colegio de Economistas de Valladolid se une con el de Titulares Mercantiles

Roberto Gutiérrez y Juan Carlos de Margarida./El Norte
Roberto Gutiérrez y Juan Carlos de Margarida. / El Norte

Juan Carlos de Margarida entiende que «la fusión permite que haya una única voz de los profesionales de la economía»

Elisa Campillo
ELISA CAMPILLOValladolid

El Colegio Oficial de Economistas de Valladolid y el Colegio Oficial de Titulares Mercantiles de Valladolid han unido sus caminos, una fusión que ha dado lugar a la creación del Colegio Profesional de Economistas de Valladolid. Lo mismo han hecho sus homólogos burgaleses. Ambas uniones se produce a petición propia de las instituciones ante la «duplicidad colegial»y después de que en el año 2011 los consejos generales de ambos ámbitos profesionales decidieran juntarse para aunar esfuerzos y competencias. Esa confluencia en el ámbito nacional produjo que la idea se reprodujera en algunas comunidades autónomas, como el País Vasco, Cataluña, Andalucía, Galicia, Murcia... Ahora ha llegado a Castilla y León. El pasado 10 de noviembre, tras la aprobación unánime de las Cortes de Castilla y León, se publicó en el Boletín Oficial del Estado la ley que extinguía los antiguos colegios oficiales y creaba las dos nuevas instituciones –vallisoletana y burgalesa– que agrupan, cada una de ellas, a las tres profesiones.

«En España existen tres profesiones económicas, que son los titulares mercantiles, los diplomados en Ciencias Empresariales y los economistas. La diferencia es una consecución de cambios de planes de estudios, simplemente», explica el decano del Colegio de Economistas de Valladolid, Juan Carlos de Margarida. «Para los titulares mercantiles el cambio de estudios se hizo en 1973, cuando desaparecieron las escuelas de comercio y aparecieron las escuelas empresariales con los nuevos estudios, la diplomatura en Ciencias Empresariales. Ambas son carreras medias, de tres años. Al mismo tiempo apareció la Licenciatura en Ciencias Empresariales, de cinco años. Los licenciados crearon su colegio profesional, que es el de Economistas, y los titulares mercantiles tenían el suyo, al cual al cabo de los años se sumaron los diplomados empresariales», continúa De Margarida. «Lo que pasa es que había dos voces económicas tanto para las instituciones como para la sociedad civil, y ahora empieza a haber una única voz del profesional de la economía, además de que así estamos toda la profesión en un mismo ámbito», argumenta.

«Las mismas funciones»

Los dos órganos colegiados anteriores tenían «prácticamente las mismas funciones, en el 95%, por eso se duplicaba la actividad colegial», explica De Margarida, aunque especifica que «los ámbitos de influencia eran distintos». «Sí que es cierto que los economistas tenían como función suya propia la macroeconomía, lo que no había en el ámbito del titular mercantil, que se dedica más a la empresa».

El primer paso de la nueva entidad ha sido la creación de una comisión gestora, compuesta por siete miembros (cinco economistas y dos titulares mercantiles) y presidida por el propio De Margarida, encargada de realizar una propuesta de estatutos de la nueva entidad y de convocar las elecciones para elegir a la Junta de Gobierno, que se celebrarán el próximo 8 de febrero. Serán candidaturas cerradas de 18 miembros, ya que la Junta se amplía en cuatro personas. La nueva entidad se instalará en la sede que el Colegio Oficial de Economistas de Valladolid tenía en la calle Cebadería, de modo que los titulares mercantiles –presididos hasta ahora por Roberto Gutiérrez– se trasladarán allí desde su anterior sede en la calle Teresa Gil.

El decano del colegio se felicita porque el resultado de esta unión es un colegio «muy potente, de más de 1.200 colegiados», de los que alrededor de 200 son titulares mercantiles y 1.050, economistas. Aunque es uniprovincial, el Colegio de Economistas de Valladolid tiene alrededor de 300 colegiados de Palencia, Zamora y Salamanca y representa el 70% de los colegiados de Castilla y León, ya que el de Burgos tiene unos 400 adscritos y el de León también se aproxima a esa cifra.

«Reciclaje de conocimientos»

De Margarida destaca la importancia de la Escuela de Economía, dependiente del colegio, por la que cada año pasan alrededor de 4.000 personas. La función más importante de colegio, según el decano vallisoletano, es «garantizar la formación de sus miembros para que puedan prestar el servicio de la mejor manera posible a sus clientes». Y explica: «Hay tres tipos de economistas: el ejerciente libre, que tiene su despacho profesional y su clientela de empresas y particulares; el economista de empresa, como los directores financieros o de producción, cuyo cliente fundamental son los accionistas; y el economista docente, cuyo cliente es el alumno, el futuro profesional. La Escuela de Economía del colegio actualiza conocimientos a todo ese colectivo, porque no es una formación de conocimientos, sino de reciclaje».

«Es importante también que el ciudadano vea que al unificar los esfuerzos todos los profesionales de la economía garantizamos que a través de nuestras acciones, gestiones y trabajos se intente lograr el estado del bienestar. Es importante que los gobiernos ajusten un buen presupuesto público y que se logre cumplir. Y ahí el papel del economista es muy importante, porque es el técnico que asesora y que orienta al político para poder ejercer bien sus funciones dentro del sistema económico», finaliza De Margarida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos