«Castilla y León está mejor en digitalización que Italia, pero tiene un amplio campo de mejora»

Rafael Domenech asegura en una jornada de BBVA y El Norte sobre Big Data que este «nos hará más productivos y no tiene por qué provocar más desempleo»

Ángel Blanco Escalona
ÁNGEL BLANCO ESCALONA

La economía global se encuentra estabilizada alrededor de una elevada tasa de crecimiento, si bien no está exenta de riesgos y en España hay algunas señales de desaceleración. Con este telón de fondo, «el progreso económico y el bienestar social dependen a largo plazo del progreso técnico, lo que supone tanto una oportunidad como un reto» ente el cual «la digitalización está en condiciones de dar respuesta a algunos de los mayores problemas históricos del país, como son el desempleo y el escaso crecimiento de la productividad».

El responsable de Análisis Macroeconómico de BBVA Research, Rafael Domenech, ha advertido durante una ponencia titulada 'Perspectivas económicas y retos de la cuarta revolución industrial' que esta, también conocida como 4.0, «tiene efectos disruptivos sobre la creación de empleo, sobre las ocupaciones existentes y las habilidades que son necesarias, así como sobre la brecha salarial, la desigualdad y la polarización».

Ahora bien, «el reto principal será gestionar los cambios de manera activa, ir por delante para aumentar lo que tienen de bueno y reducir sus riesgos» y quienes mejores resultados obtengan saldrán reforzados sin tener por qué sufrir efectos especialmente negativos. El futuro, ha asegurado Domenech, «pasa por la calidad de las instituciones, por más inversión en capital físico pero también en capital humano y por apostar con decisión por la igualdad de oportunidades».

En una jornada organizada por El Norte de Castilla y BBVA bajo el título de 'La importancia del Big Data en el crecimiento empresarial', el profesor de Economía en la Universidad de Valencia ha explicado que según el índice DIGIX BBVA -que evalúa el nivel de digitalización de los territorios en lo que se refiere a infraestructuras, accesibilidad, nivel de implantación en las empresas y de adopción por los usuarios, oferta de contenidos de las administraciones públicas y regulación-, «Castilla y León está claramente mejor que algunos países europeos como Italia o incluso Portugal». «Sin embargo ello no quita para que tenga un amplio campo de mejora por delante para igualar no solo a los países nórdicos, sino a otras regiones del resto de Europa», ha puntualizado Domenech.

En cuanto a las previsiones económicas de cara a 2018, el analista de BBVA ha manifestado que «el euro seguirá en un nivel de cotización favorable a las exportaciones, al igual que el precio del petróleo y la prima de riesgo, que se mantendrá moderada gracias a la política monetaria del BCE, que no parece que vaya a tocar los tipos de interés hasta 2019». De modo que «el crecimiento global se mantendrá por encima de su potencial» siempre y cuando «las tensiones geopolíticas sigan contenidas».

En el plano autonómico ha señalado que «la renta per cápita en Castilla y León se ha situado ya el 7,5% por encima del nivel que tenía al inicio de la crisis económica, pero no así la tasa de desempleo, que además seguirá siendo mayor». «Hemos demostrado que somos capaces de producir lo mismo o más que antes con menos puestos de trabajo,lo que significa que ha habido una ganancia de productividad, pero seguimos teniendo el reto pendiente de crear más empleo y que con una baja tasa de temporalidad siga siendo productivo».

Fotos

Vídeos