La banca española, la última de la UE en solvencia aunque supera los mínimos exigidos

Sede de la Autoridad Bancaria Europea (EBA) en Londres./
Sede de la Autoridad Bancaria Europea (EBA) en Londres.

De las 13 entidades analizadas por la EBA solo una supera la media europea, con Kutxabank y Bankia con las mejores y Santander la penúltima

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

Aprobado suficiente, pero es la última de la clase. La banca española parece haber sufrido un baño severo de realidad a la vista de las últimas calificaciones ratificadas por la Autoridad Bancaria Europea (EBA) respecto a la solvencia de sus principales entidades financieras y publicadas a última hora de este viernes.

Para medir la salud del sector el regulador comunitario toma como referencia el denominado ratio de capital de calidad frente a activos de riesgo (CET1), en su categoría completa (‘fully loaded’), esto es, el que deberán tener en 2019 si se aplican todas las normas de Basilea III que deben entrar en vigor para entonces. Desde diciembre de 2014, el promedio europeo de este ratio no ha dejado de crecer hasta llegar al 14%.

En España también, pero a bastante menor ritmo, lo que deja la media de su sector en un 11,29% si se escogen a las 13 mayores entidades, si bien por encima del 7% que se exige como suelo. El análisis de la EBA incluye datos relativos a 132 bancos de 25 países del Espacio Económico Europeo (EEE), y achaca el incremento generalizado del ratio a la rebaja del capital dependiente de riesgos en los balances aunque, eso sí, a distintos ritmos por países.

Con cifras cerradas a 30 de junio pasado, el regulador apunta que los activos totales de la banca europea cayeron un 6,3% en los doce meses anteriores debido, fundamentalmente, a un descenso en la exposición a derivados financieros y bonos. Asimismo, la tasa de acumulación de préstamos fallidos (NPL) bajó casi un punto hasta el 4,5%, aunque la EBA precisa que hace falta «un mayor progreso» en ese ámbito; de hecho, un tercio de los países aún tienen esa referencia mayor del 10%. En España se sitúa en el 5,41%.

Sobre la rentabilidad media sobre recursos propios (RoE), alcanzaba un 7% en el conjunto del año para el promedio del sector frente al 5,7% de mediados de 2016. Sin embargo, la autoridad bancaria avisa de que se ha debido en gran medida a un «escenario benigno» y que sigue siendo «uno de los grandes retos». Otro punto positivo es que las entidades europeas han reducido su exposición a Reino Unido, ante los efectos negativos del temido ‘brexit’.

En términos de activos se ha reducido en 300.000 millones en doce meses al quedar en 1,6 billones a 30 de junio. Además, han mejorado de forma notable su resiliencia ante posibles ‘shocks’ en el sector, al adelgazar en más de 890.000 millones su montante de préstamos de alto riesgo, pero todavía es «un desafío».

La nota media más baja

La banca española también registra las mismas tendencias positivas, pero su fortaleza ante riesgos eventuales mejora de forma más lenta que en sus competidores. Hasta tal punto, que en nota media es la última de la lista por países en términos de solvencia, con un CET1 del 11,29%, diez puntos por debajo de los mejores alumnos de la clase en el sector financiero comunitario: Luxemburgo (22,76%) y Suecia (21,08%).

Por entidades, solo Kutxabank logra superar el promedio europeo, situado en el 14%. El banco vasco registraba una nota de 14,51% a 30 de junio pasado, con un colchón de 4.486 millones. Es, no obstante, una de las seis que ha empeorado su ratio, siendo la peor en este aspecto el Santander tras haber asumido el control del Popular este verano.

Aunque la EBA no ha considerado la ampliación de capital del primero para digerir el segundo, anunciada en julio por 7.072 millones, el grupo que preside Ana Botín ha perdido un punto en CET1 en doce meses –queda en el 9,58%– y se sitúa el penúltimo entre los 13 mayores bancos españoles. Desde la entidad sostienen que es un efecto temporal y que volverán a mejorar para el siguiente examen, al tiempo que destacan que su capital de calidad (60.312 millones) es el mayor.

El segundo mejor banco en fortaleza ante posibles riesgos, y primero entre los cinco grandes, es Bankia. Su nota es del 13,09%, con unos fondos de 9.950 millones para hacer frente a imprevistos conforme a los criterios de la EBA. El tercer lugar sería para otra de las entidades consideradas medianas, Abanca, que alcanza una ratio del 12,62%.

Sabadell, otro de los ases del sector, aparece en el cuarto lugar con una calificación del 12,19% y un colchón de 10.169 millones. Le siguen el Banco de Crédito Cooperativo (BCC) de las cajas rurales (11,37%), Bankinter (11,29%), BBVA (11,10%, si bien su capital de calidad es el segundo más grande con 41.425 millones), BMN (10,79%), Liberbank (10,67%) y Criteria Caixa (10,31%), que cierra el ‘top 10’ nacional igualada con Ibercaja banco (10,31%). Por debajo queda el referido Santander (9,58%) y Unicaja banco (8,94%).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos