CaixaBank devolverá «en muchos casos» las cláusulas suelo, sin generalizarlas

El presidente de CaixaBank, Jordi Gual.
El presidente de CaixaBank, Jordi Gual. / Efe
  • El banco reintegrará el dinero cobrado de más «cuando corresponda» si certifican «falta de transparencia o abusividad», según Gonzalo Gortázar

La devolución del dinero derivado de la aplicación de las cláusulas suelo en parte de sus hipotecas tampoco será generalizada en CaixaBank, según ha anunciado esta mañana el consejero delegado de la entidad, Gonzalo Gortázar. El ejecutivo del banco ha indicado que el reintegro se realizará “en muchos casos”, pero no ha aclarado qué porcentaje de las reclamaciones que reciba el grupo serán validadas para autorizar esta operación.

Gortázar ha explicado que CaixaBank va a poner en marcha “un servicio específico centralizado”, que contará con 130 empleados, para “revisar todas y cada una” de las reclamaciones que se reciban, y que ya está recogiendo la red comercial. A partir de ahí, se evaluará los casos en los que se “cumplan los criterios que dan derecho a la devolución”, según el consejero delegado. Se trata, fundamentalmente, de alegar que hubo “falta de transparencia y abusividad” a la hora de comercializar las hipotecas con limitaciones en los tipos de interés.

Sin embargo, Gonzalo Gortázar también ha aclarado que “si no se cumplen esas características lo diremos y lo explicaremos a los clientes, como pide la legislación”. El consejero delegado ha insistido en analizar “caso a caso” porque existe una amplia casuística entre los afectados, al proceder de antiguas cajas de ahorros absorbidas por CaixaBank, que eran las que sí aplicaban los suelos de forma diferente según sus políticas comerciales. Se trata de entidades como Banca Cívica -donde se integraban Cajasol, Caja Canarias, Caja Navarra y Caja Burgos-, así como Banco de Valencia.

Además, ha recordado que la entidad decidió dejar de aplicar “unilateralmente” las cláusulas suelo de todas sus hipotecas desde mediados de 2015, por lo que, en el caso de tener que realizar devoluciones, se calcularían desde ese momento hasta el primer año en que se activase la limitación de tipos por la caída del euríbor, fundamentalmente entre 2010 y 2011.

En principio, CaixaBank ha provisionado 625 millones de euros para afrontar este conflicto y materializar las devoluciones. Supone 110 millones más de lo calculado inicialmente, pero la mitad de lo que la entidad tenía previsto reservarse en el peor de los casos –si tuviera que reintegrar todos los suelos de forma retroactiva, como pide el Tribunal de Luxemburgo- porque esa cifra ascendería a 1.250 millones. En cualquier caso, Gonzalo Gortázar ha admitido que esa dotación es “una estimación que puede cambiar” tanto al alza como a la baja, para lo que habrá que esperar “unos meses” para conocer el resultado final.

La postura de CaixaBank se asemeja a la que ayer anunció también BBVA de analizar los diferentes casos, aunque difiere de la que mantienen otras firmas como Bankia y BMN, donde estiman realizar la mayor parte de las devoluciones -salvo casos muy concretos- para evitar el coste de la judicialización de este conflicto. Sabadell, por su parte, mantiene que sus suelos eran transparentes y completamente legales.

Reestructuración de plantilla

Por otra parte, CaixaBank no descarta realizar más ajustes de plantilla, aunque serían similares a la estrategia desarrollada hasta ahora por el grupo en base a acuerdos de prejubilación, entre otros, sin EREs traumáticos. Gonzalo Gortázar ha indicado que la reducción de costes “sigue siendo necesario hacer más”, porque se trata de una “asignatura que nunca se aprueba” una sola vez. En los dos últimos años, el grupo ha conseguido unos ahorros de 437 millones de euros en ajustes de personal, frente al objetivo de los 450 millones estimados para 2018.

Temas