Los bancos españoles, un poco más sanos a cuatro años del rescate europeo

Luis María Linde, gobernador del Banco de España.
Luis María Linde, gobernador del Banco de España. / EFE
  • «El sistema está más cerca de dejar atrás los legados de la crisis», estiman los analistas del FMI

Calzado de piel al mejor precio

Hasta 80%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Hasta 70%

Diseños exclusivos en bolsos de piel

Las mejores marcas a los mejores precios

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Selección de marcas especializadas en outdoor

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Encuentra la cazadora que se adapta a tu estilo!

Hasta 90%

Moda casual para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡La moda que más te gusta al mejor precio!

Hasta 80%

¡Viaja con estilo!

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Accesorios y gadgets electrónicos

Hasta 90%

¡Moda y complementos con diseños originales!

Las mejores marcas a los mejores precios

Viste tu cama con la Denim más reconocida

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Joyas de tus marcas favoritas!

Hasta 80%

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Cosmética de calidad al mejor precio

Hasta 90%

¡El calzado de moda a tus pies!

Hasta 70%

Complementos y juguetes eróticos.¡Mantén viva la pasión!

Hasta 80%

Golpeado como en Italia por una grave crisis desde hace varios años, el sector bancario español avanza en su saneamiento, cerca de la media europea pero luchando por deshacerse de sus activos tóxicos, en medio de despidos masivos. "El sistema está más cerca de dejar atrás los legados de la crisis", estimaron a mediados de diciembre los analistas del Fondo Monetario Internacional (FMI) a cargo de España.

El anuncio, justo antes de Navidad, del rescate público del banco italiano Monte dei Paschi di Siena (BMPS), revivió recuerdos dolorosos en España. En la primavera de 2012, la Unión Europea tuvo que acudir al rescate de los bancos españoles, con un plan de salvamento de 41.300 millones de euros, contra cerca de 50.000 millones para Grecia, por ejemplo. El sector español había recibido un duro golpe por el estallido cuatro años antes de la burbuja inmobiliaria tras años de euforia, durante los cuales los préstamos eran otorgados incluso a hogares incapaces de pagarlos.

Desde entonces, la proporción de préstamos dudosos en el balance de los bancos ha disminuido. En el segundo trimestre de 2016, la cifra fue de 6%, ligeramente por encima de la media europea (5,4%), pero muy por debajo de Italia (16,4%), Portugal (20%) o Grecia (47%), según el último informe de la Autoridad bancaria europea (EBA).

El Banco de España, con otra metodología de cálculo, estimó en noviembre pasado un 9,2% de préstamos dudosos, contra 13,6% a fines de 2013, un pico histórico. Esa tendencia a la baja debería continuar hasta 2018, producto de "condiciones macroeconómicas favorables", estimó la agencia de calificación Moody's. España espera un crecimiento de 3,2% en 2016, doblando la media de la zona euro.

Los condiciones para conceder préstamos son actualmente más estrictas. Por el contrario, los bancos sufren para revender la enorme cantidad de bienes inmobiliarios embargados durante la crisis ante el impago de las familias, sin muchos compradores interesados. "Pese a la ligera recuperación del mercado inmobiliario en 2015, las ejecuciones hipotecarias continúan superando el volumen de bienes que alcanzan a vender", explicó Moody's, que cifró en 350.000 millones de euros el monto de activos "problemáticos" todavía en manos de los bancos.

Por otro lado, "se ha hecho un buen trabajo desde el punto de vista de liquidez y de capital", punto crucial para la solidez de los bancos, señaló Nuria Álvarez Añibarro, analista de Renta 4. Los resultados de los grandes bancos en los últimos tests de resistencia de la EBA fueron satisfactorios. En paralelo, el sector ha lanzado al extranjero para sobrevivir. "La diversificación internacional (...) ha facilitado sin lugar a dudas la digestión de la crisis reciente", escribió en noviembre Daniel Manzano, del gabinete Analistas financieros internacionales.

A su juicio, 42% de la cifra de negocios del sector se logra fuera de España, el doble que antes de la crisis. Pero el 'brexit' eleva temores -el primer banco español, el Santander, está muy presente en Reino Unido-, así como la elección de Donald Trump en Estados Unidos, en razón de la fuerte penetración del BBVA (el número 2) en México.

Como en el resto de Europa, la preocupación es sobre todo una rentabilidad baja producto de las débiles tasas de interés. En los nueve primeros meses de 2016, el margen bruto del sector cayó un 7% interanual, según BBVA Research. Para reducir costos, el sector ha soportado una severa cura de reducción de tamaño: 27% de los empleados (75.000 puestos) y 36% de las agencias fueron suprimidos en siete años, según la misma fuente.

En 2016, Banco Santander y CaixaBank lanzaron planes de salidas voluntarias y preretiros. Esta tendencia "continuará" en 2017, pero con menor intensidad porque las "limpiezas" están alcanzando "el punto óptimo de eficiencia", estimó Álvarez Añibarro. A medio plazo, se esperan fusiones.