El Norte de Castilla

Draghi receta reformas y estímulos monetarios y fiscales ante los riesgos al alza

Mario Draghi, presidente del BCE.
Mario Draghi, presidente del BCE. / Frederick Florin (Afp)
  • Tras la victoria del 'Brexit', la elección de Trump, las amenazas terroristas y el aumento de otras tensiones externas, el presidente del BCE ha avisado de que en Europa se han multiplicado los "retos"

En un contexto en el que los riesgos están al alza, el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha recetado hoy a la eurozona una combinación de reformas y políticas fiscales que acompañen a unos estímulos monetarios que Fráncfort se apresta a mantener.

Tras la victoria del 'Brexit' en el Reino Unido, la elección de Donald Trump como próximo ocupante de la Casa Blanca, las amenazas terroristas y el aumento de otras tensiones externas, Draghi ha avisado de que Europa ha visto en unos meses multiplicarse los "retos" que amenazan su "moderada, pero constante" recuperación económica.

Ante este panorama, el banquero italiano ha aprovechado su intervención ante el pleno de la Eurocámara para instar una vez más a los países a actuar, acelerando la puesta en marcha de reformas estructurales, pero también asumiendo políticas fiscales expansivas que apuntalen el crecimiento.

Una expansión fiscal que, eso sí, debe cumplir con las reglas de disciplina fiscal europeas, en palabras de Draghi, lo que pone el foco sobre aquellos países que poseen más margen fiscal, como Alemania.

Así, Draghi se ha unido al toque de atención que la Comisión Europea dio la semana pasada a los socios del euro, al pedir que emprendan un estímulo fiscal adicional de unos 50.000 millones de euros, un 0,5 % de su PIB, para impulsar el crecimiento y apoyar la política monetaria expansiva del Banco Central Europeo.

"Una composición de las políticas fiscales más favorable al crecimiento podría impulsarlo", ha asegurado Draghi.

"Crecimiento" es la palabra clave para el presidente del BCE, quien también recordó que aquél se alimenta, entre otras cuestiones, del flujo de crédito que un sector bancario saneado y estable provee a las empresas, de menor y mayor tamaño.

Por ello ha considerado imprescindible que la banca tome medidas para solucionar su baja rentabilidad, aún lastrada por los créditos morosos que acumula en sus balances y por problemas estructurales como la ineficiencia de sus costes o su exceso de capacidad.

"Allá donde la rentabilidad está viéndose afectada por cuestiones estructurales, la racionalización y la consolidación deben formar parte de la respuesta", ha avisado.

No obstante, se ha mostrado también consciente de las dificultades que crean a la banca los bajos intereses -que ha recordado a sus críticos que "no son una creación del BCE", sino que vienen causados por el escaso crecimiento mundial y la baja inflación-, lo que ha considerado otro argumento más a favor de estimular el crecimiento.

"Es por esto que necesitamos una acción más decisiva para aumentar la tasa de crecimiento potencial de la economía", ha aseverado.

Draghi ha defendido el papel que juega la política monetaria expansiva emprendida por Fráncfort, que ha considerado necesaria aún para devolver el pulso a la inflación a término medio, a la vez que ha avisado de que el repunte previsto en los precios en los próximos meses se deberá a "factores estadísticos relacionados con la estabilización de los precios del petróleo".

Por ello, ha asegurado que el BCE "sigue comprometido en preservar un nivel muy sustancial de política monetaria acomodaticia necesaria para asegurar una convergencia sostenible de la inflación hacia un nivel cercano, pero menor, al 2% a medio plazo".

Draghi no se ha privado tampoco de dar su habitual tirón de orejas a los líderes comunitarios, a los que una vez más pidió que "respondan de manera cohesionada y decisiva a los retos a los que están haciendo frente".

No es para menos, dado que ha considerado que aún es "muy difícil" prever el efecto que tendrán eventos como la decisión de Reino Unido de salir de la Unión Europea o la victoria de Trump, sobre los que no ha dudado que causarán un "impacto a largo plazo" aún por definir.

"Si actuamos solos, actuaremos a merced de eventos mayores que nosotros, eventos que amenazan la paz y la seguridad en Europa", ha alertado Draghi, parafraseando al expresidente de la República de Italia Carlo Azeglio Ciampi.