El Norte de Castilla

Autónomos «para probar suerte»

Los responsables de la Asociación de Trabajadores Autónomos Dependientes, Tradecyl, de CC OO, Antonio Díez y Ángela Curiel, abordan la situación de este colectivo en Castilla y León.
Los responsables de la Asociación de Trabajadores Autónomos Dependientes, Tradecyl, de CC OO, Antonio Díez y Ángela Curiel, abordan la situación de este colectivo en Castilla y León. / CARLOS S. CAMPILLO-ICAL
  • Tradecyl sostiene que el 80% de los nuevos trabajadores por cuenta propia se dan de alta por la ‘tarifa plana’ y califica de «gran estafa» la prestación por cese de actividad

La Asociación de Trabajadores Autónomos Dependientes de Castilla y León (Tradecyl) denunció hoy la precariazación del trabajo autónomo como consecuencia de la crisis económica pero también de la ‘tarifa plana’ fijada por el Gobierno y que, a juicio de este colectivo, no está provocando los efectos deseados. Según los responsables de la asociación, el 80% de los nuevos autónomos se da de alta “para probar suerte” motivados por esta medida.

De esta manera, y teniendo en cuenta que el alta no suele prolongarse más allá de los seis primeros meses en que se abonan únicamente 50 euros por ejercer la actividad, el trabajo autónomo “no garantiza salir de la pobreza” pero tampoco otorga “una estabilidad laboral” en un trabajo que “no es digno ni estable”, explicó Ángela Curiel, de Tradecyl. “Se están dando de alta en la Seguridad Social, pero con cotizaciones tan mínimas, que es simbólico”, y apuntó a la intención de que los trabajadores “se quiten del paro para que cada vez haya más cotizantes a la Seguridad Social”, dijo, según informa Ical.

Con esta situación, Curiel lamentó que el sector del autónomo sea “bastante vulnerable” en el que la prestación por cese de actividad de los autónomos se ha convertido en “una gran estafa”, ya que alrededor de la mitad de los autónomos que solicita esta prestación por desempleo “se la deniegan”, lo que provoca que cada vez sea menor el número de autónomos que cotizan por el cese de actividad. “Ahora están subiendo las cifras de gente a la que se está concediendo esta prestación, pero es porque cada vez la presentan menos, el volumen está bastante mal regulado”, añadió Curiel, que consideró la medida como “una gran decepción”.

Evolución ascendente

En lo que a la situación de los trabajadores autónomos dependientes se refiere, Curiel relató que Castilla y León ha registrado, hasta finales del mes de octubre, una evolución ascendente hasta el mes de agosto, en que se alcanzaron casi los 204.000 autónomos, aunque desde ese momento comenzó a bajar hasta llegar a los 203.230 de finales de octubre. En el caso de la provincia de León, que acoge el 19,7 por ciento de los autónomos de Castilla y León, el número de autónomos a 31 de octubre era de 39.175, aunque en ese último mes se registró un descenso de 813 autónomos a pesar de que se dieron de alta 672.

En la provincia de León, los mayores porcentajes de trabajadores autónomos se localizan en los sectores de comercio, reparación de vehículos, agricultura y construcción, mientras que en el resto de sectores la diferencia es mayor. En Castilla y León, el 68% de los autónomos son hombres, una cifra que en el caso de León se reduce al 63%, donde el número de mujeres es superior dado que la mayoría se encuentran dadas de alta en el régimen agrícola.

Por último, Tradecyl hizo un llamamiento para que los trabajadores autónomos denuncien los casos en los que se les obliga a desarrollar la actividad en este régimen para mantener su puesto de trabajo, porque “una cosa es un autónomo, y otra una persona a la que se fuerza a trabajar como si fuera autónomo para un empresario”, sentenció Curiel.

Temas