El Norte de Castilla

«Bajar los impuestos ha sacado a muchos autónomos de la economía sumergida»

Soraya Mayo, tras la entrevista.
Soraya Mayo, tras la entrevista. / GABRIEL VILLAMIL
  • Soraya Mayo presidenta de ATA Castilla y León, que opta a un tercer mandato

  • La candidata, que concurre sin oposición, cree que la falta de crédito ha servido para mejorar la preparación de los emprendedores

Como presidenta regional de la Federación de Autónomos (ATA), la mayor asociación del sector, lleva diez años poniéndole rostro a los trabajadores por cuenta propia de Castilla y León. «Hemos crecido juntas», bromea. Soraya Mayo (Folgoso de la Ribera, León, 1980) opta el miércoles sin competencia a un tercer mandato de cinco años, en una asamblea –con 12.000 socios con derecho a voto– en la que estará arropada por el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, y el de ATA enEspaña, Lorenzo Amor.

–Diez años al frente de ATA Castilla y León; ¿han cambiado mucho los problemas de los autónomos en esta década? ¿Qué balance hace?

–En 2004, cuando estábamos en pleno boom, no había problemas de financiación y se batían récords de altas mes a mes. En 2009, cuando fui reelegida por primera vez, perdíamos quinientos autónomos todos los meses y las cosas estaban muy mal. Ahora, una de cada tres altas laborales es de un trabajador por cuenta propia. No creo que hayamos salido de la crisis, ni mucho menos, pero nuestro sector está mejor. De mi trabajo en ATA, me siento satisfecha del ‘ruido’ que hemos hecho en Castilla y León. Hemos contribuido a que se hable de los autónomos, a ponerlos en la agenda mediática y en la política. Aquí se hablaba de ‘empresarios’ cuando el 90% de ellos son autónomos y micropymes. Hemos ayudado a reivindicar el término y la figura del autónomo como es. No todos son empresarios, ni tienen por qué serlo. Muchos autónomos estarían encantados de crecer y tener una gran empresa, pero hay muchos otros, sobre todo los que empiezan, los emprendedores, los que se autoemplean... que lo que más valoran es su tiempo, no tener a nadie por encima, tener libertad. Y eso, con una estructura grande no es posible. Caben tantas definiciones de autónomos como los 203.000 que hay en Castilla y León.

–¿Todos estos nuevos emprendedores saben dónde se meten? ¿Percibe que se inician con conocimiento y formación, o lo hacen a la desesperada... y pueden ser flor de un día?

–Hemos sido muy machacones en este sentido. Además, cuando fluía el crédito, había gente que se metía con menos cabeza. Ahora, como los bancos te exigen cuentas y un plan de negocio, casi te hacen un favor. La gente es cada vez más consciente de que, además de tener una buena idea, hay que planificarla bien.

–El sector que menos nota la recuperación son los servicios, incluido el comercio, en el que los autónomos son mayoría. Aun así, hay cierto optimismo en la valoración de ATA sobre la recuperación...

–Es verdad que las estadísticas hablan de más altas que bajas y eso está ahí. También que las grandes cifras macro, de momento, no nos afectan, aunque espero que lo hagan pronto. Por eso nos asusta oír hablar de tercera recesión. Mi opinión es que hay meses que funcionan muy bien y otros que resultan muy malos. Por ejemplo, este octubre para el comercio las cosas no van bien en absoluto. Pero lo bueno que hemos hecho los autónomos en estos años ha sido desapalancar, deshacernos de las deudas y elevar el nivel de cautela. Estamos aguantando el chaparrón, compensando unos meses con otros y con mucho miedo a dar cualquier paso, por si luego no lo puedes pagar. Somos más austeros... si cabe.

–De sus dos mayores caballos de batalla, la financiación y la morosidad, ¿cuál va mejor?

–Las Administraciones de Castilla y León pagan de media en 76 días, así que estamos en la media nacional. Ojalá llegáramos a los 30 que dice la ley, pero con ayuntamientos que están verdaderamente quebrados, no sé si se puede mejorar. En cuanto a la financiación, siguen dándola solo a los autónomos que nunca han tenido problema para acceder a ella. La consiguen los que están saneados y eso, para una pequeña empresa, es mucho decir. Dan de comer al que pesa 300 kilos, no al que quiere pesarlos.

–Tarifa plana de 50 euros, IVA de caja, posibilidad de cobrar el paro... ¿Cómo valora la aplicación práctica de estas iniciativas, que sonaban bien sobre el papel?

–El IVA de caja ha sido un fracaso por la presión a la que nos someten las grandes empresas. La prestación por cese de actividad hay que reformarla, porque es una vergüenza que solo el 20%de quienes cotizan por ella hayan podido cobrar algo... siendo tan mínima como es. Un señor que está en módulos no tiene casi manera de acreditar que su negocio ha ido mal. La tarifa plana es lo que mejor ha funcionado. En Castilla y León, gracias a ella se han dado de alta trece mil y pico autónomos este año. Está demostrado que si bajan los impuestos, la gente reacciona. Mucha gente que estaba en la economía sumergida ha visto que ya puede cotizar, que ya no le cuesta 200 euros, sino 50.

–¿Tanto como para decir que el fraude está en retirada?

–No lo sé. En este asunto siempre se cargan las tintas sobre el autónomo, pero es un problema de todo el país. El ‘pirata’ ofrece un precio más barato, pero el cliente lo prefiere al que está dado de alta y le cobra más. Dos no riñen si uno no quiere y el examen de conciencia tenemos que hacerlo todos. En el sector hay mucho ‘listo’, pero tambiénhay muchos que caen en el fraude por necesidad. ¿Quién puede culpabilizar a alguien que lo hace porque tiene una hipoteca y tres bocas que alimentar?

–¿Se dan muchas ayudas al que empieza, aunque sea una incógnita, y no tantas al que tiene experiencia?

–Sí, es un poco verdad. Es paradójico que al que ha aguantado con uñas y dientes no se le faciliten las cosas. Pero bueno, la tarifa plana también ayuda a los que contratan y es cierto que la Administración está como está, no tiene dinero para todo, y ha priorizado sacar a la gente del desempleo.

–Siguen siendo mayoría los autónomos que cotizan por la base mínima, quizá pecando de falta de previsión...

–Lo que falta es información. En cuestión de cotizaciones, los autónomos están perdidísimos. Hay quienes pudiendo cotizar no lo hacen porque, dicen, nadie les ha avisado. Para eso estamos las asociaciones, para hacer fuerza y para aclarar conceptos.

–¿Cómo ha evolucionado el grado de asociacionismo en la época de dificultades?

–Hemos sufrido bajas y ha sido por dos motivos. Hay quienes piden que les borres porque echan el cierre, y eso lo siento como la peor puñalada que nos pueden dar;y quienes dicen que están recortando gastos y creen que estar asociados es algo superfluo. Pero el asesoramiento ilimitado que damos, el derecho a formación, el descuento de siete céntimos en gasolina... no es en absoluto superfluo. Y todopor diez euros al mes.

–¿Diría que han avanzado algo en lograr el reconocimiento de la Administración, a la hora de que valore a los representantes de los autónomos como un interlocutor autorizado?

–Relativamente. En 2009 pedía que nos dejaran sentarnos en el Consejo del Diálogo Social de Castilla y León, porque todo pasa por ahí, y lo sigo pidiendo. Tenemos accesibilidad, canales de comunicación, llamo al consejero y hablo con él... Pero una cosa es que te den el Plan de Empleo para que lo eches un vistazo y opines, y otra que te sientes a hacer aportaciones mientras se está elaborando. Yo quiero sentarme, remangarme y trabajar para el colectivo. Más. Patronal y sindicatos han tenido sensibilidad con los autónomos, es cierto, pero nos sentimos tratados como menores de edad. La Mesa del Autónomo está bien, pero ahí no se corta el bacalao. Ytenemos una ley que data de 1977, que yo no había nacido, para un tiempo en el que uno de cada tres empleos lo generan los autónomos.

«Proliferan las asociaciones debido a las subvenciones para cursos de formación»

–Que no haya más aspirantes a presidir ATA Castilla y León, ¿es positivo o negativo?

–Es positivo en el sentido de que la organización está tranquila y unida y no pierde tiempo ni energías en cosas que no sean trabajar. Puede ser negativo si hubiera otra persona capaz de hacerlo mejor y no se presenta.

–¿Por qué cree que nadie más quiere el puesto?

–Esto no es fácil. No es una presidencia representativa, sino ejecutiva. Requiere mucho trabajo, interno y externo. Es un trabajo a jornada completa y te tiene que gustar hacerlo.

–Cuotas aparte, ¿qué otras fuentes de financiación tienen? Subvenciones...

–Estamos forrados, solo hay que vernos –bromea–. No todos nuestros 12.000 socios pagan cuota, lo hacen unos tres mil y pico. La Junta nos va a dar este año 178.000 euros para formación, de los que ATA se queda el 20% para gestión. También tenemos un pequeño programa con la Diputación de Valladolid, de unos 10.000 euros, del que ATArecibe otro 20%.

–¿ATA tiene ideología política?

–Aquí hay gente de su padre y de su madre. Aquí hay gente del PP, del PSOE, de no se sabe qué, gente en crisis de valores...

–Y Soraya Mayo, ¿qué ideología tiene?

–Yo soy de los que pasan por una crisis de valores.

–¿Podemos, quizá?

–Tienen cosas que me parecen bien y otras que veo como una aberración. En el PP hay cosas buenas y otras que me parecen fatal. Yen el PSOE, igual. En los tres hay cosas que me gustan y cosas que no. A UPyD no les conozco y en cuanto a IU, no veo mucha diferencia con Podemos. Mi ideología es defender a los autónomos.

–¿Por qué hay tantas asociaciones de autónomos? ¿No sería interesante un acercamiento para hacer más fuerza por el sector?

–En Castilla y León, además de ATA, tienen representatividad UPTA, ligada a UGT; Tradecyl, de CC OO; y Feacyl, de la patronal. Luego han surgido algunas otras al olor de las subvenciones para formación, que en Castilla y León son pocas, pero las hay. Algunas están compuestas por un solo señor emitiendo comunicados como churros, que logra que le hagáis casos muchos medios de comunicación.