El Norte de Castilla

Las Administraciones de Castilla y León deben 117 millones de euros a los autónomos

Lorenzo Amor, presidente de ATA.
Lorenzo Amor, presidente de ATA. / ESTEBAN COBO-EFE
  • El plazo medio de pago se sitúa en 75 días, menos de los 111 días de media nacional pero más de los 30 que marca la Ley de Morosidad

Un año después de su entrada en vigor, la Ley de Morosidad sigue siendo papel mojado, sobre todo, para las Administraciones Públicas. Según advierte la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), el periodo medio de pago sigue situado en prácticamente cuatro meses, concretamente en 111 días. En Castilla y León, la Junta, las diputaciones, los entes locales y las empresas públicas adeudan a los trabajadores por cuenta propia 117 millones de euros, tras registrar en los tres últimos meses un descenso de tres millones.

En los tres meses transcurridos desde la última encuesta (junio 2014) los periodos medios de pago apenas han descendido en dos días a nivel nacional, al pasar de 113 a los 111 días actuales, un plazo muy alejado de los 30 días que establece la Ley de Morosidad y de la Directiva Europea de la UE. En la comunidad autónoma, la media es de 75 días. En la encuesta del primer trimestre, el retraso fue de 76 días.

ATA destaca que a pesar los esfuerzos por poner coto a la morosidad, a través de las diferentes fases del Plan de Pago a Proveedores, tanto las Administraciones Públicas como el sector privado siguen incumpliendo la Ley, ya que los periodos medios de pago del sector público se sitúan casi cuatro veces por encima de lo que se establece, mientras que baja de 82 a 81 días en el sector privado, frente a los 60 que establece la Ley.

Teniendo en cuenta que el plazo medio de pago de las Administraciones se sitúa en 111 días y del sector privado en 81, el plazo medio de pago de las facturas a los autónomos, entre ambos sectores se sitúa en 96 días, es decir, en más de tres meses, según revela la encuesta trimestral realizada por el Observatorio del Trabajo Autónomo de ATA a 1.067 de sus socios, proveedores habituales del sector público y privado.

Por comunidades

Cataluña, Comunidad Valenciana, Andalucía y Murcia continúan siendo las que más tardan en pagar de todo el territorio nacional. La media del periodo de pago de facturas atrasadas a autónomos y pymes es 138 días en Cataluña; de 135 días en la C. Valenciana, de 132 en Andalucía y de 127 en la Región de Murcia.

Por el contrario, las Administraciones Públicas de La Rioja (32 días), así como Galicia, Navarra y País Vasco, todas ellas con una media de pago de 38 días son las que menos tardan en pagar a autónomos y pymes y las que ya se puede decir que están muy cerca de cumplir los plazos que establece la Ley de Morosidad.

En el caso de las facturas que emiten los autónomos a empresas privadas, ATA destaca que "las empresas de más de 1.000 trabajadores, que a priori puede parecer que son las que más capacidad tienen parar hacer frente a sus facturas con proveedores, continúan siendo las que más tardan en pagar, demorándose en más de cuatro meses (126 días) en hacer frente a las facturas que tienen con sus proveedores autónomos".

Cuanto menor es el tamaño de la empresa, menos tardan en pagar a sus proveedores. Así, las empresas que tienen entre 250 y 1.000 trabajadores pagan en 115 días de media. Si descendemos a las empresas que cuentan con entre 50 y 250 empleados, los plazos medios de pago descienden hasta los 69 días y hasta los 63 en el caso de las que tienen entre 9 y 50 trabajadores.

En cuanto a las transacciones entre los propios autónomos y con empresas de menos de 10 trabajadores continúan siendo los únicos sectores que cumplen con lo que establece la Ley: las transacciones entre los autónomos se sitúan en 55 días y en 58 en el caso de las empresas que cuentan con entre uno y nueve trabajadores a su cargo.

Entre tres, la mitad

A pesar de reducirse ligeramente los plazos de pago, el importe que las diferentes Administraciones Públicas adeudan a los autónomos ha registrado un aumento en los últimos tres meses, que se estima en unos 164 millones de euros, hasta situarse el monto total en unos 2.835 millones de euros, según el Observatorio de ATA.

Ls Administraciones Públicas de Cataluña, Andalucía y Comunidad Valenciana son las que más facturas impagadas adeudan a los autónomos que trabajan para ellas. La deuda asciende a unos 590 mill. de euros en el caso de Cataluña, 481 en el de Andalucía y 448 en el de C. Valenciana, concentrando entre las tres el 53,6% del total de la deuda pública con los autónomos.

La deuda que las Administraciones autonómicas mantienen con los autónomos ha aumentado el 6,1% en los tres últimos meses, lo que se traduce en unos 164 millones de euros, hasta situarse en 2.835 mill. de euros, aproximadamente.

“Tras un año de descensos en cuanto a la deuda de las Administraciones Públicas con los autónomos, motivada fundamentalmente por la puesta en marcha de los distintos planes de pago a proveedores, tal y como ya pasó en el informe presentado en junio, la deuda en los tres últimos meses vuelve a repuntar y aumenta en 164 millones de euros. Hay que tomar medidas y hay que hacer cumplir la Ley de forma urgente, pues la deuda sigue lastrando la actividad de muchos autónomos y microempresas” señaló Lorenzo Amor, presidente de ATA y embajador de la CE para la vigilancia de la morosidad.