El Norte de Castilla
José Luis Perea y Soraya Mayo durante la presentación del informe.
José Luis Perea y Soraya Mayo durante la presentación del informe. / RUBÉN CACHO - ICAL

Castilla y León mantiene en 2014 el presupuesto para la formación de los autónomos

  • La Asociación de Trabajadores Autónomos destaca que la región destina 700.000 euros a la preparación de quienes trabajan por cuenta propia y compensa la bajada de las aportaciones de la Administración central

Castilla y León es la segunda comunidad que más financiación ha destinado a la formación de trabajadores autónomos en 2013, con un total de 700.000 euros, frente a los casi 8 millones de euros que se dirige a los trabajadores de régimen general. Sin embargo, tanto a nivel nacional como regional, los fondos presupuestarios para la formación del colectivo de autónomos sufrió, en los últimos cuatro años, unos recortes del 70%, según ha argumentado el coordinador de formación de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) a nivel nacional, José Luis Perea, en la presentación del informe sobre la formación del colectivo de autónomos. En tres años, el plan de formación dirigido a trabajadores autónomos ha descendido desde los nueve millones de 2011 a casi 4 millones en 2013, lo que supone 10.000 autónomos menos.

«Ni para el 1%»

La financiación para la preparación de los trabajadores autónomos de la comunidad castellano y leonesa se mantiene para el año 2014 en los 700.000 euros. Aunque la Junta destina la misma partida presupuestaria es «insuficiente», ha apuntado la presidenta de ATA en Castilla y León, Soraya Mayo. «Para los tiempos que corren de crisis económica, 700.000 euros está bien. Pero si se echan cuentas, este presupuesto no llega para formar ni al 1% de los trabajadores autónomos de la comunidad. Por eso, hay que ponerse al nivel de la comunidad de Madrid, con una partida de más de un millón y medio de euros», ha expresado Soraya Mayo.

Las comunidades de Madrid, Castilla y León y Extremadura, que ha ocupado el tercer puesto entre las autonomías que más han financiado la cualificación de los trabajadores por cuenta propia, con 640.000 euros, suponen más del 50% del total de financiación autonómica destinada a la formación de autónomos. En contraposición, Murcia y Navarra ha sido las comunidades que menos ha aportado. Según el informe de ATA, los datos arrojados ponen de manifiesto que la tendencia de la financiación para preparar a los trabajadores autónomos para 2014 es a la baja o constante, como el caso de Galicia, Castilla y León y País Vasco, regiones que mantienen presupuesto de 195.000, 700.000 y 300.000 euros, respectivamente.

14,13 euros por trabajador

En cuanto al presupuesto destinado a formar a los trabajadores ocupados en 2013, Castilla y León se posiciona en el cuarto puesto, con más de ocho millones y medio de euros, por detrás de la autonomía de Madrid, País Vasco y la Comunidad Valenciana. De modo que, la región destina casi el 8% para autónomos, del total del presupuesto previsto para la formación de ocupados, por detrás de Extremadura (14,5%), Cantabria y Madrid, con el 9% respectivamente.

Respecto a las diferencias entre los porcentajes destinados a la formación de autónomos del dinero dirigido a ocupados entre 2013 y 2013, han disminuido sus porcentajes Castilla y León (3,81%), al pasar del 11,71% al 7,9%, seguido de la región de Madrid, que pasa del 10 al 8,7% y la Comunidad Valenciana, que desciende del 3,53% al 3,3%.

El presupuesto medio destinado para formar en 2013 a cada trabajador por cuenta ajena en el conjunto de España supone 14,13 euros, frente a los 2,6 euros que supone preparar a un autónomo. Castilla y León a pesar de estar lejos de la cuantía de dinero que se destina a cada trabajadores por cuenta ajena, en cambio, supera en casi un punto porcentual a la media nacional el dinero que destina a formar cada autónomo, con 3,4 euros.

Dificultades

Acceder a una plaza de formación se torna cada vez más difícil, porque en el mundo empresarial han aumentado el número de autónomos formados respecto al año 2012, con el 17,65%, lo que supone un incremento de 275 autónomos a 323. Mientras que los trabajadores en régimen general han disminuido el 11,5%, con un descenso de 59 empleados por plaza en 2012 a 52 en 2013. Así, 323 autónomos compiten por la misma plaza, frente a los 52 trabajadores por cuenta ajena que pugnan por un puesto de formación. La región de Castilla y León sale mejor parada, pues solo 184 autónomos son los que compiten por acceder a una plaza en formación, mientras que en régimen general son 44 obreros por plaza.

«La formación que se otorga a los trabajadores por cuenta propia es insuficiente y esta cuestión no es baladí, porque si de cara a 2020 uno de cada tres trabajadores se hace autónomo, la formación se hace imprescindible», ha argumentado Soraya Mayo. «Las empresas, cada vez, contratan menos, y esto no tiene que ver con la precarización laboral, sino con las subcontrataciones y la externalización empresarial», ha matizado.

José Luis Perea concluye que el gobierno «está dando bandazos a la formación» y, pese a que en Castilla y León se mantienen las partidas presupuestarias, no se sabe hacia dónde van a tirar en esta materia. Pero, prevé que el 60% de la formación va ser gestionada por ATA.