El PSOE exige al Gobierno y a la Junta medidas que permitan evitar el cierre de Compostilla

  • El próximo lunes se ha convocado una sesión de la Mesa de la Energía con el fin de adoptar posible acciones

El PSOE de León exigió al Gobierno y a la Junta de Castilla y León la adopción de medidas urgentes que permitan evitar el cierre de la central térmica de Compostilla, después de que la eléctrica Enel, propietaria de Endesa, haya confirmado este viernes que no invertirá en la adaptación medioambiental de la central de Cubillos del Sil, en la provincia de León, a la normativa europea, lo que supondrá su cierre antes del 30 de junio de 2020.

El secretario general del PSOE en El Bierzo, Gerardo Álvarez Courel, lamentó que se hayan ratificado “nuestros peores augurios”, aunque abogó por no quedarse de brazos cruzados “mientras se desmantela lo que ha sido motor económico del Bierzo durante más de 50 años”. Courel exigió al Gobierno y a la Junta “que defiendan la supervivencia de la central de Compostilla y de Teruel e impongan a Endesa y a Enel medidas para que se mantenga la actividad y el empleo”, declaró a través de un comunicado.

Futuro «negro»

Álvarez Courel anunció la convocatoria de la Mesa de la Energía el próximo lunes con el fin de adoptar posibles acciones. “El futuro de la térmica de Compostilla es muchísimo más negro que el carbón autóctono del Bierzo que ya no se quema en ella”, y puso en evidencia que se aplauda el cierre de algunas centrales y el mantenimiento de aquellas que por su situación geográfica próxima a los puertos van seguir funcionando con carbón de importación.

Por su parte, el senador del PSOE por León, Graciliano Palomo, reclamará al ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, conocer los planes que tiene para que las centrales térmicas productoras de energía eléctrica adapten sus instalaciones a la Directiva Europea de Emisiones Industriales y puedan seguir operando más allá de 2020. Palomo resaltó que con esta acción, “el PSOE mantiene su apuesta por la actividad en las centrales térmicas, con todas las garantías medioambientales y con el objetivo de que se defienda el fututo del carbón autóctono como reserva estratégica y el futuro de las cuencas mineras”, concluyó.