«El supervisor no tenía poderes suficientes de intervención»

Miguel Ángel Fernández Ordóñez, exgobernador del Banco de España.
Miguel Ángel Fernández Ordóñez, exgobernador del Banco de España. / Óscar Chamorro
  • «Las irregularidades no se hacen a la luz del día» recalcó Fernández Ordóñez sobre el 'caso Bankia' en una entrevista el pasado 7 de febrero

  • El exgobernador del Banco de España confesó sentirse «escandalizado» como cualquier ciudadano

Miguel Ángel Fernández Ordóñez, exgobernador del Banco de España entre 2006 y 2012, era el máximo supervisor cuando Bankia salió a Bolsa, operación que ahora está siendo juzgada en los tribunales. Él siempre negó que hubiera actuado con negligencia o error. En una entrevista publicada por este medio el pasado día 7 de febrero, se negó a hablar de dicho asunto e incluso afirmó sentirse escandalizado, como el resto de ciudadanos, por los comportamientos que se han ido conociendo. Acaba de publicar un libro, 'Economistas, políticos y otros animales', en el que aboga por una democracia ilustrada donde se debata y escuche a los expertos antes de aprobar leyes.

-El presidente de Bankia dijo en la presentación de resultados de la entidad que no había leído su libro. ¿Quién cree que debería leerlo?

-Si Goirigolzarri no quiere leer mi libro... será que no le ha dado tiempo. Yo creo que lo leerá. El libro está escrito pensado en los electores, porque en una democracia quienes deciden no son los políticos, son los que eligen a esos políticos. Mi preocupación es que si no introducimos cambios institucionales no vamos a hacer lo que tenemos que hacer. Creo que España ha dado un salto enorme en cincuenta años copiando a los países más avanzados y nos ha ido muy bien. Pero en infraestructuras, en la normativa laboral o energética no hacemos lo que han hecho otros.

-En el libro llega a acusar al ministro de Economía, Luis de Guindos, de sectarismo y de politizar el rescate bancario.

-Describo lo que a mi juicio pasó. Cuando el PP está en la oposición, Rajoy respalda todas las leyes, incluso la de mayores requerimientos de capital contra la que algunas comunidades autónomas hicieron una presión tremenda porque temían perder el control de su caja de ahorros, y Rajoy resistió. Pero llega el PP al Gobierno y a lo largo de seis meses se dedica a desacreditar al Ejecutivo anterior, a decir que no se había hecho nada. Bankia fue el remate. A los mercados les importaba nada que los problemas vinieran del Gobierno de Zapatero o del de Rajoy. Lo que estaba diciendo el PP es que había un problema enorme y que lo iba a resolver sin meter dinero en los bancos. El mercado no lo entendía. Inmediatamente lo que llegó es la desconfianza y se produjo el rescate, junto a un memorándum que, felizmente, vino a decir lo que se había estado diciendo antes: que había que recapitalizar. Y el Gobierno del PP ha cumplido ese memorándum. Por eso, en mi opinión, los dos Gobiernos (PSOE y PP) lo han hecho bien, excepto seis meses. Si uno mira del 2008 al 2014, todo lo que se ha hecho está bien. ¿O es que las provisiones que se hicieron antes, que superaron los 100.000 millones, no valían para nada?

-Entonces, ¿considera que se podría haber evitado el rescate?

-Lo que es evidente es que con eso se cerraron los mercados y no les quedó más remedio que pedir un rescate, de una cantidad mucho mayor que la que estaba manejando el Banco de España, que eran 40.000 o 50.000 millones. Si no se arma ruido, salir a los mercados para conseguir 50.000 millones encajaba en lo que se estaba captando. Pero si uno dice que Bankia ha quebrado, lo lógico es que los mercados queden absolutamente alarmados. Si además luego se dice que la culpa la tiene el Banco de España, el mensaje resulta tremendo porque desde fuera piensan que el responsable es el supervisor que no se ha enterado de nada. ¡Pero si el supervisor estaba el día anterior hablando con todos a ver cómo cerraban el tema!

-¿Y cuál hubiera sido la solución del Banco de España para Bankia?

-Si realmente necesita capital porque ha entrado la segunda recesión, hay que poner dinero y cambiar al gestor. Dos cositas solo, y en eso estaba el banco.

-La diferencia entonces con lo que hizo el Gobierno fue el altavoz en la forma de gestionar la crisis de Bankia?

-Si por altavoz entiende usted -y vamos a hablarnos de usted- que un día se levante alguien y, en vez de saber que se ha cambiado al gestor, que hay dinero y que, por tanto, la entidad no tiene ningún problema, se abra con una dimisión y luego dos días en la Bolsa sin dar una solución, la diferencia resulta abismal.

-Vamos a hablar de la salida a Bolsa de Bankia

-No voy a hablar nada porque está sujeto a los jueces. De la salida a Bolsa o de las preferentes estamos hablando de posibles ilegalidades o irregularidades. Lo que tenemos que hacer es dejar a los jueces que decidan.

-Bankia sale a Bolsa con unas cuentas... (interrumpe Fernández Ordóñez).

-Esto está todo 'sub iudice', yo no voy a decir nada y creo que tampoco nadie debería decir nada. En esto no me hace caso la gente.

-Al ciudadano le han escandalizado las cosas que se hicieron en algunas entidades. ¿Eso no lo veía el Banco de España: los créditos arriesgados, las indemnizaciones millonarias....?

-Yo también estoy escandalizado. Pero en el momento en que el Banco de España ha visto una irregularidad siempre la ha mandado a los jueces. Han aparecido sobre todo en las entidades intervenidas porque llegan nuevos administradores nombrados por el Banco de España, empiezan a pedir papeles y se enteran. Y es hasta cierto punto normal porque el que comete irregularidades no lo hace a la luz del día. En el tema prudencial hoy sabemos que la legislación que había era insuficiente y el supervisor no tenía poderes suficientes de intervención temprana..

-Pero, entonces...

-Vamos a ir acabando.

-¿Habrá más crisis financieras?

-Si no hubiéramos tenido los años del 'España va bien', de 1996 a 2006, no hubiera habido crisis bancaria. Hay que evitar nuevas burbujas. Todas las medidas que se están tomando son para corregir la acumulación de desequilibrios. Hemos reducido la probabilidad de las crisis y el coste de las mismas... Pero vamos a acabar. Esta es la última pregunta.

-Pues tengo muchas más...