Draghi garantiza que el BCE no manipula el euro, frente a las acusaciones de EE UU

Mario Draghi.
Mario Draghi. / Efe
  • Ve "muy preocupante" que Estados Unidos desregule el sector financiero

El presidente del Banco Central Europeo (BCE) ha garantizado este lunes que la institución monetaria europea no manipula el euro para obtener ventajas competitivas frente a los socios comerciales, en respuesta a las declaraciones por parte de la nueva Administración de Estados Unidos, que acusó a Alemania de intervenir la moneda única.

"En primer lugar, no somos manipuladores de divisas. En segundo lugar, las políticas monetarias que ejecutamos reflejan la posición distinta del ciclo de la zona euro y de Estados Unidos", subrayado ante la comisión de Asuntos Económicos del Parlamento Europeo.

El banquero italiano ha citado un informe del Tesoro norteamericano de octubre del pasado año en el que se afirma que Alemania "no manipula su moneda" y no cumple los tres criterios para "identificar una práctica monetaria desleal". "Alemania tiene un superávit comercial con Estados Unidos muy importante pero no está interviniendo de manera unilateral el tipo de cambio", ha expresado Mario Draghi, para después asegurar que este excedente se debe a una política basada en la productividad.

En declaraciones a 'Financial Times', el director del Consejo Nacional de Comercio de EEUU, Pete Navarro, ha indicado que Alemania está explotando a Estados Unidos y a otros países de la Unión Europea (UE) con un "marco alemán implícito" -en referencia a la divisa comunitaria- que está "manifiestamente devaluado". Preguntado por las declaraciones de Navarro, el presidente del BCE ha recordado que la institución monetaria europea "no ha intervenido en los mercados desde 2011" cuando, "en concertación con el G-7" se actuó para apoyar a la divisa japonesa tras el tsunami y el terremoto.

Relajar la regulación

Por otro lado, preguntado por las órdenes ejecutivas que ha firmado el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para iniciar la paralización de la reforma financiera de Barack Obama, Draghi ha defendido la necesidad de regular el sector y ha afirmado que "lo último" que se necesita es "relajar las normas".

A su juicio, la crisis financiera fue fruto de una "combinación" de dos factores. Por un lado, el "desmantelamiento" de la regulación financiera durante los años previos a la crisis y, por otro, el desarrollo de políticas "demasiado expansionistas".

"Hoy en día tenemos políticas expansionistas más o menos en todos los lados, con diferentes grados dependiendo del momento del ciclo de la recuperación en el que están las diferentes economías. Por lo tanto, lo último que necesitamos es luna relajación de la regulación", ha manifestado. "La idea de repetir las condiciones que existían antes de la crisis es algo muy preocupante", ha asegurado.

En cualquier caso, el banquero italiano ha asegurado que es "pronto" para evaluar las medidas anunciadas por Trump en materia económica, comercial y financiera, aunque ha añadido que la institución mira "con preocupación" los anuncios de acciones proteccionistas. "Después de todo, la UE fue creada sobre los fundamentos del libre comercio, sobre el fundamento de las cuatro libertades", ha explicado.

Sobre el euro

Draghi ha intervenido ante la comisión europarlamentaria la víspera del 25 aniversario del Tratado de Maastricht, que, a su juicio, estableció los fundamentos de la unión económica y monetaria y del BCE.

"Es fácil subestimar la fortaleza de este compromiso. Pero esto pasaría por alto el progreso que hemos logrado. Con la moneda única hemos creado vínculos que han sobrevivido a la peor crisis económica desde la Segunda Guerra Mundial", ha destacado.

A su juicio, esta era la "razón de ser" original del proyecto europeo. "Mantenernos unidos en los momentos difíciles, cuando todo es demasiado tentador volvernos contra nuestros vecinos y buscar soluciones nacionales", ha apostillado.