Fuerte alza de la inflación en la eurozona al 1,1% durante diciembre

Sede del Banco Central Europeo.
Sede del Banco Central Europeo. / Archivo
  • Esta cifra supone su nivel más alto desde el año 2013

La inflación en la eurozona se aceleró fuertemente al 1,1% en diciembre, su nivel más alto desde septiembre de 2013, según indicó este miércoles la Oficina Estadística de la Unión Europea (Eurostat) y por encima de las estimaciones de los analistas.

La cifra es ligeramente superior al 1% estimado por los analistas de Factset y al 0,6% registrado el mes de noviembre, avanzando hacia el objetivo del Banco Central Europeo de una inflación cercana aunque inferior al 2%.

Este alza se benefició del aumento de los precios de la energía, que registró en diciembre su tasa anual más alta de 2016 en los 19 países de la zona euro, al 2,5%, según Eurostat; en noviembre, había registrado un -1,1%.

La inflación subyacente, que no tiene en cuenta los precios de la energía y de los alimentos no elaborados, aumenta levemente al 0,9%, frente al 0,8% registrado mensualmente desde agosto del año pasado.

El impulso de los precios energéticos

"Aunque la fuerte subida de la inflación en la zona euro en diciembre al 1,1% es superior a lo esperado inicialmente (...), quizás fue inferior a lo que podía esperarse después de conocerse que la inflación en Alemania subió del 0,7% al 1,7%", indicó el analista de IHS, Howard Archer.

Alemania, la primera economía de la zona euro, anunció el martes una inflación del 1,7% en diciembre, la mayor en más de tres años, gracias a la subida de los precios de la energía, que también impulsó este indicador en España al 1,4% interanual ese mismo mes, frente al 0,5% de noviembre.

Entre las principales economías de los 19 países del euro, los precios al consumo en Italia cayeron en cambio en el conjunto de 2016 un 0,1%, la primera deflación anual registrada en la tercera economía de la zona euro desde 1959.

Según Archer, la inflación seguirá aumentando con gran probabilidad los próximos meses por los efectos de la evolución de los precios de energía, que, en concreto, pasaron de un -1,1% en noviembre a un 2,5% un mes después.

"Para el BCE, esta aceleración es, sin lugar a dudas, un desarrollo positivo", indicó por su parte el analista de Natixis, Jésus Castillo, quien consideró "justificada" la continuidad de la política acomodaticia del BCE, cuyo objetivo sin embargo "no esta garantizado en el medio plazo sin otro combustible" que los precios de la energía.