El Norte de Castilla

La minera Astur Leonesa solicita concurso voluntario de acreedores al no haber acuerdo con los acreedores

  • Las negociaciones con los acreedores no han llegado a buen término y la empresa opta por ir al concurso voluntario | «La continuidad de la Compañía Minera Astur Leonesa parece que está llegando a su fin»

La minera Astur Leonesa, titular de la mina de Cerredo y con una amplia presencia de trabajadores leoneses en su plantilla, ha acordado finalmente la presentación de un concurso de voluntario de acreedores.

La decisión se ha tomado tras fracasar las negociaciones con los acreedores de la compañía, con los que se han mantenido reiterados contactos a lo largo de los tres últimos meses. El titular de la empresa, Rodolfo Cachero, ya había formalizado entonces el preconcurso de acreedores con el objeto de salvar la situación de parálisis en el sector.

La declaración de concurso voluntario de acreedores supone un último intento por salvar la compañía, que en sus planes tiene la recuperación de los pozos -hoy inundados por falta de suministro eléctrico- a partir del día próximo día 9.

Regreso a los tajos

El empresario cree que en esa fecha podrá volver a la actividad algo más de la mitad de la plantilla, mientras que el resto lo haría en el mes de febrero. El comité de empresa recela de los planteamientos de la empresa al acumular cinco nóminas pendientes de cobro.

A esa inquietud ha respondido el propio Cachero advirtiendo que el próximo día 11 se podrán abonar dos de las cinco nóminas pendientes. Astur Leonesa cuenta en la actualidad con 198 empleados.

La situación hoy es sumamente delicada para la plantilla- «La continuidad de la compañía Minera Astur Leonesa parece que está llegando a su fin», aseguró semanas atrás la propia empresa a través de un comunicado en el que tambien lamentaba la negativa de Hacienda a flexibilizar y negociar el embargo efectuado sobre sus cuentas y clientes, que «ha provocado un bloqueo total y ha imposibilitado el desarrollo de la actividad».

Viabilidad

Según los responsables de la empresa, se han ofrecido garantías por un importe «muy superior» a la deuda contraída. Además, insistió en la viabilidad del negocio, ya que asegura haber cerrado acuerdos con su principal cliente «para importantes ventas en los próximos meses».

«Con los embargos a Endesa, la Agencia Tributaria ha obtenido más de 1.500.000 euros en menos de un mes y podría haber obtenido mucho más hasta cubrir la deuda en pocos meses más, pero ha preferido dejar caer la empresa», reprocha la dirección. El cierre supondría la pérdida de 400 puestos directos de trabajo.