La presidenta de la CVE, Ángela de Miguel, durante la rueda de prensa.
La presidenta de la CVE, Ángela de Miguel, durante la rueda de prensa. / Ramón Gómez

Los empresarios vallisoletanos reclaman moderación salarial en 2017

  • La presidenta de la CVE, Ángela de Miguel, cree que la contención de los salarios y la rebaja de impuestos ayudará a seguir con la recuperación económica en el nuevo año

La presidenta de la Confederación Vallisoletana de Empresarios, Ángela de Miguel, ha querido aprovechar el primer día plenamente laborable en la comunidad de Castilla y Lleón para realizar un balance de lo acontecido en las empresas de la provincia durante el extinto 2016 y formular algunas peticiones para el entrante 2017. Ángela de Miguel ha augurado para 2017 un crecimiento menor en las economías local, regional y nacional y ha aprovechado para reclamar que se debe continuar con la moderación salarial en el nuevo año para consolidar la incipiente recuperación, «porque se ha demostrado positiva», además de demandar una bajada de los impuestos que afectan a las empresas y que los empresarios se vean amparados por una seguridad jurídica, unas normas fiables que a su juicio, por ejemplo, no se han respetado con la reforma del Impuesto de Sociedades.

En un desayuno informativo celebrado en la sede de la CVE, la presidenta de los empresarios vallisoletanos ha detallado que por cada 100 euros que percibe un trabajador asalariado, la empresa paga 160 euros como consecuencia de las cotizaciones sociales, lo que debe ser valorado en las negociaciones de los convenios colectivos. Ángela de Miguel ha abogado por variar el modelo impositivo, de forma que la carga recaiga al final de la cadena de valor y no al inicio, con el fin de que no se reste competitividad a las empresas y se pueda generar más empleo.

La presidenta de la CVE ha formulado otras demandas que en el nuevo año favorezcan a las pequeñas y medianas empresas locales, como una fórmula que además evita su deslocalización, como ha sucedido en 2016 con Lauki, Dulciora, Sada o Lex Nova. La reducción de los impuestos a las empresas se encuentran entre esas demandas, además de reclamar que las administraciones locales sigan implicándose en el apoyo a las empresas de la ciudad y de la comunidad y que haya mayores estímulos para que las pymes puedan apostar de una forma decidida por la I+D+i.