El Norte de Castilla

Sede de la Asociación de Propietarios del Polígono de San Cristóbal.
Sede de la Asociación de Propietarios del Polígono de San Cristóbal. / Henar Sastre

Una central de compras rebajará los gastos en el polígono de San Cristóbal de Valladolid

  • Los empresarios negociarán una tarifa única con distintas compañías distribuidoras de electricidad y agua

Hasta ahora no ha sido posible ante la dificultad de poner de acuerdo a la mayoría de los socios, pero los obstáculos han ido superándose y la Asociación de Propietarios del Polígono de San Cristóbal, en Valladolid, ha puesto en marcha una central de compras que pretende aminorar los costes de suministros tan importantes como la electricidad o el agua a las más de 700 empresas allí ubicadas. «Queremos con el comienzo del nuevo año iniciar negociaciones con las empresas suministradoras que abastecen a los negocios para tratar de conseguir la tarifa única más ventajosa y que nos beneficie a todos», explica Antonio Rodríguez, presidente del colectivo empresarial.

Una de las principales preocupaciones de los empresarios del polígono es el elevado coste de la energía eléctrica. Aunque el consumo final depende del volumen de negocio de cada empresa y del sector al que se dedique, Antonio Rodríguez calcula que puede alcanzar el 10% del conjunto de todos los gastos, un porcentaje que va en aumento si por añadidura se incrementa el recibo mensual como consecuencia de las persistentes subidas. «El alto coste de la factura eléctrica resta competitividad a las empresas, y si logramos una buena tarifa para todos, eso nos ayudará», reitera. «Además cada poco tiempo aparecen nuevas ofertas de distintas compañías, con nuevos precios y diferentes ventajas, lo que hace el panorama general mucho más complejo y lo que exige una negociación con todas y cada una de las empresas suministradoras para decidirnos posteriormente por lo que más nos conviene», agrega Antonio Rodríguez, quien se muestra como un firme defensor de las compras colectivas o de cualquier otro sistema que mejore el precio final a los compradores. «Está claro que no es lo mismo si compramos un kilo de papel que una tonelada. El precio no puede ser igual», resume de forma gráfica.