El Norte de Castilla

Del Olmo resta importancia a la ralentización ante la fuerte creación de puestos de trabajo

José Armando Baeta , director General de Presupuestos y Estadí­stica, con la consejera Pilar del Olmo.
José Armando Baeta , director General de Presupuestos y Estadí­stica, con la consejera Pilar del Olmo. / EL NORTE
  • La economía regional crece el 3% en el tercer trimestre, cuatro décimas menos que en el anterior, pero crea en un año 44.500 empleos

En el primer trimestre creció el 3,5%, en el segundo, el 3,4% y en el tercero –según difundió la Consejería de Economía y Hacienda–, el Producto Interior Brutoregional registró un crecimiento del 3% con respecto al mismo periodo del año anterior. El año que viene, distintas previsiones sitúan la evolución del PIB en el entorno del 2%. Pero el futuro se pronostica con los datos que se tienen en el presente y estos pueden cambiar. «Las previsiones que hicimos en los Presupuestos de 2016 eran del 2,7% a final de año y, por mal que se dé el cuarto trimestre, las vamos a cumplir con creces», recordó Pilar del Olmo

El optimismo, o cuando menos la tranquilidad que mostró la consejera respecto a la situación de Castilla y León se sustenta en el hecho de que pese a la desaceleración, la economía de la comunidad fue capaz de crear entre los meses de julio a septiembre pasados más puestos de trabajo que en cualquiera de los trimestres con los que se compare. «Tenemos 44.507 empleos a tiempo completo más que hace un año y eso supone un comportamiento del mercado laboral excepcional.Además son personas que producen, consumen y generan actividad económica; son un factor que puede servir para mejorar las previsiones que hablan de ralentización», aseveró Del Olmo en la presentación del dato de Contabilidad Regional.

Tras asegurar que « ahora mismo no hay motivos de preocupación», la consejera recordó que cuando se basa el empeoramiento de las previsiones en «la incertidumbre que aportan Donald Trump, o los precios de las materias primas, basta con que cambien las hipótesis de partida para que cambie todo». «También se podía pensar que no es posible batir tres años consecutivos el récord de exportaciones y es algo que hemos superado», añadió.

La realidad es que en el tercer trimestre del 2016, en el que el PIB autonómico creció el 3% en tasa anual, cuatro décimas menos que en el segundo trimestre, y el 0,3% en comparación con el trimestre anterior, cuando el crecimiento fue del 0,9%, todos los sectores registraron números positivos salvo los productos energéticos. En especial los servicios y la construcción, que mejoraron los registros inmediatamente anteriores, y algo menos el sector primario y la industria. En concreto, la agricultura y ganadería tuvo una variación interanual del 5,4%, una décima menos. La consejera aclaró que evoluciona mejor la producción agrícola que el sector ganadero.

La industria, que experimentó un incremento del 1,5%, sufrió un severo parón desde el 5,7% anterior como consecuencia de la contracción de las ramas energéticas y la desaceleración del de las manufactureras. Las primeras decrecieron un abrupto 10,5% interanual, frente al -2,7% del segundo trimestre, que la consejera atribuyó en parte a la nula actividad de las centrales térmicas de la comunidad, «que en el verano del año pasado sí compraron carbón». «En este IV trimestre están volviendo a funcionar», aclaró.

En cuanto a las manufacturas, destaca la menor aportación de los subsectores de material de transporte y alimentario, así como a la contribución negativa de la industria química y metalurgia y de los productos metálicos. «Es habitual que Castilla y León presente registros de crecimiento más flojos en los terceros trimestres, en especial en estos apartados, ya que se producen los cierres por vacaciones de agosto en muchas fábricas», aclaró Pilar del Olmo.

El sector de la construcción autonómico se aceleró de forma moderada en el tercer trimestre (pasó del 1,5% anterior al 1,7%), gracias a la mayor actividad desplegada en la edificación residencial y no residencial, así como en la obra civil.

El sector servicios es el que mejor evolución presenta, ya que progresa desde el 2,9% del segundo trimestre al 3,4% del tercero. De sus dos componentes, los servicios de mercado registran una variación anual del 3,8% que es seis décimas superior a la del trimestre precedente, mientras que los servicios no de mercado –educación, actividades sanitarias y de servicios sociales, entre otros– se aceleraron dos décimas, hasta el 2,2%.

Desde el punto de vista de la demanda, la interna aportó al crecimiento del PIB una décima más que en el periodo abril-junio (hasta 3,6 puntos porcentuales) y sobre ella recayó todo el peso del avance del PIB, ya que la contribución del sector exterior fue negativa en seis décimas.

El gasto en consumo aumentó el 3,8% de julio a septiembre, tres décimas más, gracias al impulso de las compras realizadas por las Administraciones Públicas (4,5%, cuando venían del 2,2%) y pese al menor crecimiento del consumo final de los hogares, que afloja cuatro décimas hasta el 3,5%. La formación bruta de capital fijo o inversión empresarial anotó un crecimiento interanual del 2,5%, siete décimas menor, debido a la desaceleración de la inversión en bienes de equipo, que aun así creció el 4,2% interanual. Pero venía de registrar un 6,2% en el trimestre precedente.

El sector exterior restó 0,6 puntos porcentuales al crecimiento del PIB en el tercer trimestre del año (cero puntos en el anterior), debido a la desaceleración de las importaciones totales (que se situaron en el 1,1% frente al 5,1% del periodo abril-junio) y, en mayor medida, de las exportaciones, que de crecer el 5,2% en el segundo trimestre pasaron a aportar un modesto 0,3% en el pasado. En esta estadística de exportaciones se incluye el comercio no solo con el extranjero, sino con destino al resto de comunidades autónomas.

En cuanto al empleo, que la Contabilidad Regional mide en puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, se produce un llamativo incremento interanual del 4,5% en este tercer trimestre del año, 1,9 puntos más que en el precedente. Aumentan los ocupados en todos los sectores productivos excepto en el de la construcción (-7,4%) y con tasas superiores al 9% en los casos de industria y agricultura, además del 4,2% de los servicios. Por segundo trimestre seguido, la comunidad superó el millón de puestos de trabajo, en concreto 1.027.796, gracias en este caso a las contrataciones estacionales de temporada. Son 25.588 empleos más que en el trimestre anterior (periodo en el que se ganaron 22.743) y 44.507 que un año antes.