El Norte de Castilla

«Galicia y Castilla y León pueden ganar más con colaboración que si compiten»

Francisco Conde, entre Manuel Perucho y Andrés Ramos, a su llegada al Aula José Berbel de la San Pablo CEU.
Francisco Conde, entre Manuel Perucho y Andrés Ramos, a su llegada al Aula José Berbel de la San Pablo CEU. / WELLINGTON DOS SANTOS
  • Francisco Conde, consejero de Economía, Empleo e Industria de la Xunta de Galicia, cree que el nuevo modelo económico que trae consigo la industria 4.0 incluye un gran margen para propiciar sinergias

Francisco Conde López, consejero de Economía, Empleo e Industria de la Xunta de Galicia, pasó por el Aula José Berbel de la Fundación San Pablo-CEU, donde pronunció una conferencia con el título de ‘El sector industrial ante los retos de la innovación’. A su juicio, las pymes pueden sacarle tanto jugo a la industria 4.0 como las empresas grandes y, de paso, ganar tamaño y competitividad.

–Un número de habitantes similar, tasa de paro inferior a la media española, gran peso de la industria de automoción, y de la agroalimentaria, las dos con gobierno del PP... ¿Son Castilla y León y Galicia hermanas siamesas?

–Es cierto que compartimos estructras productivas muy similares y esto nos otorga una gran oportunidad de establecer sinergias y sumar. Lejor de ver la situación actual como un elemento de competencia, esta economía cada vez más global y más abierta requiere que colaboremos para aprovechar esas sinergias, que nos pueden aportar más, sobre todo en los sectores en los que tenemos elementos en común.

–¿La cuarta revolución industrial es un ámbito en el que se puede colaborar?

–Sin duda. Todo lo que trata de innovación se basa en colaboración: entre empresas, centros tecnológicos y también adminsitraciones porque los dos gobiernos tenemos objetivos y políticas muy comunes.

–La innovación en la industria parece un reto que deben asumir y liderar las propias empresas del sector, ¿qué papel debe desempeñar a la administración?

–La iniciativa, efectivamente, le corresponde a las empresas, pero las características del nuevo modelo económico de crecimiento incluye importantes labores que las administraciones deben desarrollar. Desde el punto de vista de factores de competitividad tenemos que trabajar en que la Administrción no sea un impedimento para el desarrollo de la industria y todo lo que signifique agilización administrativa, que el sector productivo encuentre en el sector público un aliado. También tenemos que colaborar para que el tejido productivo gane tamaño. En España, en Galicia y en Castilla y León contamos con mayoría de pequeñas y medianas empresas y el crecimiento es un reto colectivo. Otro ámbito es el conocimiento, el talento y a la hora de apostar por él mediante la I+D, los centros tecnológicos y las universidades, la Administración tiene mucho que aportar.

–¿Ve riesgo cierto de que la llegada de la industria 4.0 expulse a muchas pymes del mercado? ¿Sin tamaño no hay oportunidad?

–La innovación tiene que permeabilizar a todo el tejido productivo. No puede ser exclusiva de las grandes, sino llegar a todas. La digitalización permite mejorar procesos y productos y esto es algo muy amplio, donde la pyme puede ganar mucha competitividad. Sobre todo si aprovecha las sinergias y saca partido del conocimiento. La Administración debe hacer de puente para que las pymes puedan identificar las oportunidades que aportan herramientas como el Internet de las cosas, el big data, la logística, la intercomunicación y la eficiencia energética y ganar con ellas competitividad internacional. Con estos elementos el problema no es el tamaño, sino que hay que tener una concepción y una cultura de afrontar el nuevo contexto económico.

–Hasta antes de ayer estábamos hablando de que los jóvenes cualificados se marchaban al extranjero, ¿no va a suponer eso ahora un problema?

–Todo lo contrario. La nueva revolución industrial basada en el conocimiento nos puede permitir generar un ecosistema de innovación centrado en el talento. La clave está en el que la Administración ponga en marcha programas para captar y retener talentos. Incluso de otros países. Estamos en ello.

–Los presidentes Herrera, Feijóo y Cifuentes han creado una alianza para el desarrollo económico de sus regiones, ¿qué resultados concretos y constatables se pueden esperar, siendo realistas?

–Hay que crear puentes de colaboración e intercambio de buenas prácticas. Si logramos sumar, el impacto será mayor, sobre todo en política industrial y de empleo. Esta alianza puede dar mucho de sí.

–Pero a la hora de la verdad, ante una inversión extranjera, por ejemplo, ¿no será inevitable competir por ofrecer las mejores condiciones y quitársela al vecino?

–Lógicamente las comunidades tenemos el objetivo común de atraer talento e inversiones. Pero el nuevo modelo económico ofrece muchos márgenes de maniobra para colaborar. Estoy pensando en la compra pública innovadora, donde se puede trabajar de forma conjunta. Además, cada uno tenemos sectores estratégicos y sectores emergentes propios. En Galicia tenemos la automoción, pero también el naval, el textil, la piedra natural, el biotecnológico...

–La Junta de Castilla y León lleva muy a gala el Diálogo Social, con un Consejo en el que están presentes los agentes sociales y rango estatutario. ¿Conoce los resultados que da aquí y tienen algo similar?

–Tengo conocimiento directo. En esto Castilla y León es un ejemplo a seguir y en la presente legislatura queremos impulsar el diálogo social en lo que respecta a las nuevas necesidades del tejido productivo. También queremos aprobar una nueva ley de empleo consensuada con los agentes sociales. El diálogo social es clave para garantizar la calidad y sostenibilidad del empleo.